Suscríbete y obtén entre 20% y 25% de descuento en los cursos de inglés del Instituto Chileno-Británico de Cultura. Válido hasta el 26 de septiembre.
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 21 de septiembre de 2019
1° parte

Este es 'Ramiro': De sus inicios en la lucha contra la dictadura a la jefatura militar del FPMR

Manuel Salazar Salvo

Desde el Club de Fútbol Orompello en Valparaíso, cuna de varios frentistas, Mauricio Hernández Norambuena fue ascendiendo en la estructura del FPMR hasta reemplazar en la jefatura operativa a Aurelio, Roberto Nordenflicht, quien cayó en un enfrentamiento en 1989.

La historia del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) se debe dividir en dos grandes partes. La primera se extiende entre diciembre de 1983 y aproximadamente junio de 1987; la segunda, comprende desde esa fecha hasta los primeros años de la década del 2000.

A eso habría que agregar una especie de prehistoria que se inicia cuando el Partido Comunista, en 1977, decidió asumir todas las formas de lucha y encausar a la mayoría de los militantes de la Juventud y del Partido hacia la rebelión armada, incluyendo el ingreso de cientos de muchachos a escuelas militares en Cuba y en diversos países con socialismos reales en Europa.

En la primera etapa del FPMR, todas las acciones emprendidas obedecieron a las directrices del Partido Comunista (PC). La unidad es férrea, la disciplina es vertical y la logística funciona de manera casi perfecta. A mediados de 1987, por diversas razones, que no son del caso revisar en este artículo, el Frente se quebró. Muchos de sus integrantes permanecieron en el PC, pero otro importante sector decidió independizarse y surgió el FPMR-Autónomo, que optó por seguir por el camino de las armas y la búsqueda de una rebelión armada para terminar con la dictadura cívico militar e imponer un régimen socialista y popular.

En el mismo mes de junio de 1987, la Central Nacional de Informaciones (CNI), el organismo represor del general Augusto Pinochet, emprendió la denominada Operación Albania, una acción de exterminio mediante la cual asesina a 16 miembros -hombres y mujeres- del FPMR. Al año siguiente, en agosto de 1988, el FPMR-Autónomo secuestró al coronel Carlos Carreño, director de la Fábrica y Maestranza del Ejército (Famae) al que mantuvo en un refugio secreto mientras exigió un subido rescate por su liberación.

La CNI replicó deteniendo a otros cinco frentistas que fueron torturados, asesinados y lanzados al mar. El coronel Carreño finalmente fue liberado en Brasil, luego de ser sacado subrepticiamente de Chile.

El FPMR, liderado por el comandante José Miguel -el ingeniero Raúl Pellegrín- inició entonces una nueva fase de su lucha, la llamada Guerra Patriótica Nacional, que se puso en marcha en octubre de 1988 con el copamiento de varios poblados en diversas regiones del norte, centro y sur del país.

En uno de ellos, en la localidad de Los Queñes, en la Región del Maule, asesinaron a un carabinero y debieron huir por los faldeos cordilleranos, acosados por fuerzas militares y policiales. Allí fueron detenidos, torturados y asesinados el comandante José Miguel y la comandante Tamara, Cecilia Maggi Camino, quien era su pareja y había participado en la organización del atentado contra Pinochet, en septiembre de 1986, en el cajón del Maipo.

La dirección del Frente la asumió un cuerpo colegiado de comandantes, encabezado por Salvador, Galvarino Apablaza Guerra, un oficial formado, al igual que José Miguel, en las fuerzas armadas cubanas.

Una de las tareas inmediatas que emprendieron los comandantes fue la puesta en marcha de la campaña No a la Impunidad, inscrita en la política de Lucha Patriótica por la Dignidad Nacional. Su propósito: ajusticiar a figuras militares y civiles de la dictadura, que aparecieran comprometidas en violaciones a los derechos humanos. 

Así, el 9 de junio de 1989, un comando de la Fuerza Especial del Frente, acribilló a Roberto Fuentes Morrison, alias el Wally, comandante de escuadrilla de la Fuerza Aérea de Chile y uno de los jefes del Comando Conjunto, aparato represor que funcionó entre 1975 y 1977, exterminando a numerosos dirigentes de la Juventudes Comunistas. El Wally fue emboscado cuando abandonaba su domicilio en Villa Frei, en la comuna de Ñuñoa.

En esos mismos días, los comandantes Eduardo, Bernardo y su pareja, la comandante Mariela Vargas, también conocida como Cecilia, se hicieron cargo de las labores de vocería del FPMR, en un período en que la existencia de Salvador no era conocida por la opinión pública y por la mayoría de los rodriguistas autónomos. 

Al mes siguiente, el 20 de agosto de 1989, el Frente realizó un ataque contra el Aeródromo de Tobalaba, dañando uno de los helicópteros que utilizaba Pinochet. En la ocasión, cayeron acribillados el teniente de Ejército Roberto Zegers Reed y el jefe de operaciones del FPMR, el comandante Aurelio, Roberto Nordenflicht, hijastro del líder comunista y poeta, Volodia Teitelboim, y descendiente de la familia de la peruana María Constanza de Nordenflycht, mujer de Diego Portales.

La decisión de realizar la acción en contra del Comando de Aviación del Ejército fue adoptada mientras Salvador se encontraba fuera del país, en Nicaragua, y corrió por cuenta del comandante Bernardo, quien subrogaba la jefatura principal. Este hombre era uno de los cuadros comunistas que se formaron inicialmente en el Trabajo Militar de Masas (TMM) del PC y, luego, se incorporaron al Frente en 1984, a partir de la constitución de las Fuerzas Operativas Territoriales, que permitieron el encuentro de los oficiales, que recibieron entrenamiento militar en el exterior, en los años 70, con los que aprendieron el uso de las armas en Chile.

El ascenso de Ramiro 

Con la muerte de Nordenflicht, antes de dos años el Frente perdió otro de sus cuadros clave. Aurelio era jefe de las Unidades de Fuerzas Especiales del FPMR y era el tercer hombre de su Dirección Nacional. Había formado parte de los primeros contingentes que formaron la Tarea Militar del PC y posteriormente el FPMR. En 1975 abandonó sus estudios de Agronomía en la Universidad Patricio Lumumba de Moscú, para iniciar su preparación político militar, especializándose en medios mecanizados y blindados. Luego, combatió junto al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en Nicaragua. 

En su reemplazo, a cargo de las operaciones especiales, fue designado Mauricio Hernández Norambuena, Ramiro, uno de los comandantes con mayor prestigio entre los rodriguistas, quien había participado en las acciones más audaces efectuadas desde antes de la irrupción del Frente y se había formado política y militarmente en Chile.

Su trayectoria política comenzó en el trotskismo y en el MIR en 1977, mientras estudiaba Pedagogía en Educación Física en la sede Valparaíso de la Universidad de Chile. Provenía de una acomodada familia del puerto, pero de tradiciones socialistas. En 1979, ingresó a Derecho en la Universidad Católica de Valparaíso y en septiembre de ese mismo año enfrentó su primera detención, durante una romería a la tumba de Salvador Allende en el cementerio Santa Inés de Viña del Mar.

Ramiro se integró al Frente poco después de su fundación asumiendo pronto responsabilidades de mando en la Región de Valparaíso. También era conocido como Braulio o El Abuelo, y recién había cumplido los 31 años.

Las primeras refriegas de Ramiro no fueron en la resistencia a la dictadura, sino en las canchas de fútbol de Valparaíso y sus alrededores. Formaba parte junto a uno de sus hermanos de la defensa del equipo del Club Deportivo y Cultural Orompello, cuya sede estaba en las faldas del cerro Esperanza, al lado del Placeres y del Barón, en calle Barros Arana.

fernando_larenas.jpg

Fernando Larenas, 'Salomón'
Fernando Larenas, 'Salomón'

El arquero de aquel equipo y uno de los mejores amigos de Ramiro era Fernando Larenas Seguel, quien algunos años después, con la chapa de Salomón, sería uno de los primeros jefes del Destacamento Especial del FPMR, la unidad encargada de las principales acciones armadas. En 1977 también se integraron a ese plantel de fútbol los hermanos Arnaldo y Mauricio Arenas Bejas, quienes como Milton y Joaquín, también tendrían una destacada participación en el brazo armado del PC.

Los inicios en la subversión

La rama cultural del club Orompello fue una verdadera incubadora de jóvenes comunistas, la que ya a fines de los años 70, cuando el PC empezó a foguear a sus militante para emprender la rebelión popular, dieron forma a numerosas unidades de acción y propaganda.

Hasta esa sede llegaban jóvenes de aguerridas poblaciones, en especial de Viña del Mar, tales como Forestal, Chorrillos, Gómez Carreño y Achupallas.

Al iniciarse los años 80, ya estaban listos para acciones mayores. En febrero de 1981, miembros del Comando Manuel Rodríguez del Frente Cero del PC oscurecieron gran parte de los alrededores de la Quinta Vergara donde se efectuaba el Festival de la Canción de Viña del Mar. Entre los autores estaba Ramiro y varios de sus amigos.

En mayo de ese año, para el día del trabajo, Ramiro, Fernando Larenas y Mauricio Arenas Bejas fueron detenidos en una marcha y conducidos a la comisaría de Miraflores donde estuvieron varios días. Fue la primera detención de todos. Pocos meses después varios de ellos empezaron a viajar a Cuba para recibir adiestramiento guerrillero y militar. 

maurio_y_hernan_arenas_bejas.jpg

Mauricio y Hernán Arenas Bejas
Mauricio y Hernán Arenas Bejas

Un año después, ya de regreso en Chile, Fernando Larenas, Salomón, fue designado jefe del aparato armado en Valparaíso, pero muy pronto lo trasladaron a Santiago y fue nombrado jefe de la Unidad Especial del FPMR. En su reemplazo en Valparaíso, asumió un militante que se estaba transformando en una leyenda: Luis Eduardo Arriagada Toro, Bigote.

Ramiro, Joaquín y Bigote formaron parte de una unidad especial en Valparaíso que realizó casi todos los asaltos que a partir de 1980 se hicieron en la zona para recaudar fondos destinados a las acciones subversivas. Fueron tan exitosos que incluso ayudaron a financiar el partido y se transformaron en líderes de decenas de jóvenes que poco tiempo después engrosarían las filas del FPMR.

Mañana la 2° parte: Este es Ramiro: Su paso por la Unidad Especial del FPMR en Santiago.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Un dato, para operación allbania fueron 12 los miertis

Añadir nuevo comentario