Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 6 de diciembre de 2019
Proyecto artístico-medico de artista Papas Fritas

Eutanasia: El derecho de morir en paz

Camila Higuera (desde Quintero-Puchuncaví)

Luego de no poder ayudar a su padre a tener una muerte libre de dolor y tras ver una serie de vídeos de jóvenes y ancianos chilenos pedir al Estado ayuda para obtener la eutanasia, el artista decidió iniciar un proyecto radical: ayudar a pacientes terminales cumplir con su deseo de finalizar su vida de manera asistida.

Amortanasia. Todo partió con una idea. Continuó como una intención y se convirtió en un proyecto artístico-político que literalmente cambió vidas. Francisco Tapia Salinas, conocido como Papas Fritas o simplemente Papas, es el artista detrás de Amortanasia, una exposición en el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM) ubicado en la Alameda con Portugal. El concepto está conformado por las palabras amor y eutanasia. 

Y el tema de fondo es acerca de un tabú en nuestra sociedad actual: cómo morimos. O, para ser más concretos, cuándo, cómo y quiénes deciden la muerte de un individuo. Papas pensó que el gesto de amor más grande que se le puede entregar a una persona que quiere morir dignamente, para terminar con su dolor, es justamente ayudarla a morir.

Tras un año de investigación y de búsqueda logró convocar a un grupo de médicos de distintos países donde la eutanasia está permitida y se practica, que viajaron hasta Chile para acompañar y ayudar a ocho personas a terminar su vida de manera digna. Papas Fritas encontró a estos ocho pacientes de distintas edades y con distintas enfermedades. Algunos fueron contactados por él, otros, lo buscaron. Personas que habían tomado la decisión de dejar de sufrir para tener una muerte digna.

El suicidio asistido y la eutanasia están penalizadas por la ley chilena. Pero ello no significa que no existan decenas de casos de personas, y sus familias, que buscan una salida alternativa. 

Llamados de auxilio

– Hola! Mi mamá está buscando una opción legal para dejar de sufrir…Me cuentan cómo proceder por favor? Ella padece de una neuropatía multifocal diesmilisante. Está tomando una alta dosis de metadona y no logra calmar los dolores. Gracias, Saludos.

Es lo que dice uno de los correos que Papas Fritas ha recibido en los últimos meses. Es uno de muchos. Es una realidad presente, de todos los días, en todas partes. “La eutanasia ha existido toda la vida, y en Chile existe hace mucho rato”, asegura el artista a INTERFERENCIA.

Otros de los correos electrónico que ha recibido Papas Fritas a raíz de su proyecto, proviene lo de una mujer joven. Saluda a Francisco y le dice que él no la conoce, pero que en televisión vio de qué se trataba Amortanasia, y que ellos puede ser una solución a lo que está buscando. "Necesito morir con dignidad, (...), he ido perdiendo autonomía en aspectos relevantes de mi vida. La verdad es que no aguanto más este sufrimiento y por ello me atrevo a escribirte", dice el escrito.

Hace unas semanas en el GAM se inauguró la exposición Razón de morir mi vida, donde Papas presenta una parte de Amortanasia. Un testimonio anónimo y otro público. Dos personas que explican los motivos por los que decidieron morir. 

Pero Amortanasia nunca se trató únicamente de ayudar en el suicidio asistido, sino que además se convirtió en parte del acompañamiento del paciente y sus cercanos. Familiares y amigos que, en un acto de amor, respetaron una decisión compleja. 

La exposición en el GAM comienza con el certificado de defunción de Jorge Valdés Romo, que indica que a sus 85 años falleció de “insuficiencia respiratoria global. Enfermedad difusa pulmonar. Fibrosis pulmonar severa oxigeno dependiente.”

Jorge fue una de las personas que se contactó con Papas Fritas para que lo ayudara a morir. El artista le explicó cuál sería el procedimiento utilizado por los médicos y Jorge sintió alivio. Su testimonio es el único que ha sido divulgado públicamente, ya que su familia apoyó esta decisión.

Durante el proceso de Amortanasia, Papas vio que “(los pacientes) se transforman en alguien que está viviendo un presente y que tiene una tranquilidad del futuro. Proyectan una paz interior que modifica todo”. 

Sin embargo, con la publicidad del proyecto, Papas Fritas se vio imposibilitado de seguir siendo el acompañante de estos pacientes y sus familias. Es por eso que Amortanasia se está convirtiendo, según el artista oriundo de San Miguel, en una ONG.

“Lo fundamental es ayudar a las personas que, estando en sus plenas facultades, están felices con la decisión que han tomado”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Maravilloso

Añadir nuevo comentario