Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 16 de junio de 2019
Revelación periodística

Filtración golpea a Moro, el superministro de Bolsonaro y encarcelador de Lula

Andrés Almeida

the_intercept_-_moro.png

The Intercept Brasil
The Intercept Brasil

The Intercept Brasil reveló conversaciones que pueden voltear la política brasileña y que complican a los fiscales y al entonces juez Sérgio Moro, quienes llevaron el caso Lava Jato. Estas demuestran motivaciones políticas y colusión indebida entre las autoridades, las que fueron determinantes en la caída del PT y el encarcelamiento de Lula da Silva. Tras ese escenario, triunfó Jair Bolsonaro, quien terminó nombrando superministro a Moro en Justicia, Seguridad y Lucha contra la Corrupción.

Este domingo 9 de julio los teléfonos de los brasileños recibieron masivamente el mensaje sobre una noticia bombástica de un medio relativamente poco conocido para el gran público, la cual puede voltear la política de Brasil.

The Intercept Brasil -un medio electrónico independiente, controlado por prestigiosos periodistas estadounidenses, con ediciones en Estados Unidos y Brasil- reveló una serie de mensajes de Telegram que muestran que el equipo de fiscales que llevó el caso Lava Jato -el mayor escándalo de corrupción del país- estaba comprometido políticamente con evitar que el Partido de los Trabajadores (PT) volviera al poder en la pasada elección presidencial brasileña de 2018.

Además, la filtración de los chats muestra que los fiscales y el juez Sérgio Moro, quienes legalmente deben guardar distancia institucional, estaban coludidos (y dudosos) en las diligencias probatorias de la arista del departamento triplex que supuestamente Lula da Silva recibió como coima, razón por la cual hoy el ex presidente brasileño está preso.

The Intercept compartió con sus lectores las razones que lo llevaron a publicar conversaciones privadas en la primera parte de cuatro de su especial en portugués (hay una versión resumida de tres artículos en inglés), aludiendo la importancia de las revelaciones y los actores involucrados. El medio cuenta, además, que recibieron la filtración de varios documentos de distinta naturaleza por parte de una fuente anónima, pero que solo publicaron las conversaciones por la plataforma Telegram que inciden en la comprensión de las motivaciones y acciones ilegítimas de los fiscales y el juez en el caso Lava Jato.

Fiscales - operadores

En cuanto a la labor del equipo de fiscales que seguía el caso del Lava Jato (lava autos, en español, en alusión a la primera hebra del mayor caso de corrupción que ha afectado a Brasil, cuyas esquirlas han saltado a casi todos los países de la región), los mensajes de Telegram revelan que estos deliberaron y actuaron políticamente para intentar evitar que Lula da Silva -el ex presidente brasileño, hoy y en ese entonces privado de libertad por el caso de corrupción- diese una entrevista a Folha de Sao Paulo a días de la elección de la primera vuelta presidencial.

En ese entonces el juez de la Corte Suprema de Brasil, Ricardo Lewandowski, permitió la entrevista de la periodista Mônica Bergamo a Da Silva en la cárcel de Curitiba, lo que produjo la indignación del equipo de fiscales, quienes en el chat de Telegram calificaron la decisión judicial como "un chiste", "un circo" y manifestaron una intensa preocupación por la posible vuelta del PT al poder. "He rezado mucho para que Dios ilumine a nuestra población y para que un milagro nos salve".

En esos momentos, fines de septiembre de 2018, ya era claro que Lula no podía ser el candidato por sus líos judiciales, pero hasta entonces era el líder que más marcaba en las encuestas. Por eso, se pensaba que una intervención suya podía ser clave para empujar la opción de Fernando Haddad, el candidato alternativo del PT. 

Pero la acción de los fiscales no solo fue criticar la decisión del juez. El chat muestra que además idearon varias maneras de actuar, para impedir que finalmente Da Silva diera la entrevista. Esto incluyó la idea de forzar una entrevista con muchos medios, de modo que se diluyera el impacto posible de la entrevista realizada por Bergamo. Las diligencias en esta línea, llegaron a tal punto que el juez terminó ordenando que la entrevista fuera a solas con la periodista de Folha y con otro profesional de El País.

El triplex de Lula y la colusión entre fiscal y juez

Las revelaciones de The Intercept muestran además altos grados de connivencia entre el jefe del equipo de persecutores del caso Lava Jato, Deltan Dallagnol, y el juez Moro. En especial, el medio electrónico destaca la comunicación entre ambos a propósito del departamento triplex que supuestamente recibió Lula da Silva como coima por parte de la constructora OAS.

"La denuncia se basa en mucha prueba de autoría indirecta, pero no cabría decir eso en la denuncia y en la comunicación evitamos ese punto", confiesa Dallagnol sus dudas a Moro. También ambos abordan la estrategia de llamar a Da Silva como el "líder máximo", con el objetivo de vincularlo con pagos indebidos de la empresa OAS por $ 87 millones de reales por contratos ligados a Petrobras, a sabiendas de que no había pruebas que vinculasen al ex presidente con dichos dineros. 

Frente a las dudas de Dallagnol, Moro le responde: "Definitivamente, las críticas a la exposición de ustedes son desproporcionadas. Siga firme". Gracias a esas indagaciones, Lula da Silva pudo ser procesado y encarcelado, destaca The Intercept.

Pero no fue la única vez que actuaron coludidos. El artículo muestra varios episodios en los cuales Moro instruye a Dallagnol en cuanto las pesquisas. Esto, pese a que en Brasil -así como en Chile- el Ministerio Público es un organo autónomo del poder judicial, estableciendo una clara división entre los roles de acusar y de juzgar. 

La confluencia de intereses entre ambos es tal, según The Intercept, que en algún momento Moro le llega a hablar a Dallagnol de "nosotros". También el juez le dice al fiscal que "desconfío mucho de nuestra capacidad institucional para limpiar el Congreso", esto luego de que la presidenta Dilma Roussef nombrase ministro a Da Silva, para así darle inmunidad legal. Tras ese hecho, Moro consulta a Dallagnol sobre la estrategia de revelar los audios entre Rousseff y Da Silva que desnudan la estrategia de inmunidad del nombramiento:

- Dallagnol: ¿La decisión de abrir [los audios] se mantiene incluso con el nombramiento [de Da Silva]? ¿Confirma?

- Moro: ¿Cuál es la posición del MPF [Ministerio Público Federal]?

- Dallagnol: Abrir.

De juez a superministro

La historia posterior es conocida. Dilma Rousseff fue defenestrada de su cargo, Lula da Silva cayó preso y sin poder ser candidato, por orden de Moro, y el PT quedó desprestigiado. Así, Bolsonaro no tuvo mayor problema de dar cuenta de Haddad en la elección de 2018.

Antes de asumir el 1° de enero de 2019, Bolsonaro anunció que Sérgio Moro se convertía en su ministro de Justicia, Seguridad y Lucha contra la Corrupción, lo que fue un golpe de efecto en Brasil. Por un lado, Bolsonaro se congracia con los brasileños que veían en Moro a un héroe por frenar la corrupción petista, pero por otro despertó la indignación de todo el PT, el que acusó a Moro de haber actuado políticamente al encerrar a Lula, recibiendo por recompensa ese llamado super ministerio. 

Moro había dicho que nunca se metería en política, pero que aceptaba el ofrecimiento de Bolsonaro, como una renovada forma de combatir la corrupción que aqueja a Brasil.

A  partir de este domingo 10 de junio de 2019, Sérgio Moro deberá empezar a explicar la suya propia.

Al menos ya publicó una nota de respuesta que recoge el mismo The Intercept

"En cuanto a los mensajes que me implican, publicados por el sitio web The Intercept el 9 de febrero, lamento la falta de indicación de la fuente de la persona responsable de la invasión criminal de los teléfonos celulares de los persecutores. Así como también la postura del sitio, que no se puso en contacto conmigo antes de la publicación, contrariamente a esa regla básica del periodismo", dice Moro.

Respecto de esto último, The Intercept, en la introducción del reportaje, dice que "consistentemente con las prácticas periodísticas en países donde la prensa opera bajo la amenaza de censura y otras órdenes restrictivas anteriores, como ha sido la situación reciente del Brasil liderado por Bolsonaro, no buscamos los comentarios previos de los poderosos funcionarios mencionados en estas historias, pues no queremos darles un aviso previo del informe y porque los documentos hablan por sí mismos. Nos comunicaremos con ellos inmediatamente después de la publicación y actualizaremos las historias con sus comentarios, cuando los proporcionen".

Justamente, Moro comentó posteriormente: "En el caso del contenido de los mensajes mencionados, no hay signo de cualquier anormalidad o provisión de directrices como magistrado, a pesar de que esto se sitúa fuera de contexto y dentro del sensationalismo de los artículos que ignoran el gigantesco esquema de corrupción revelado por la Operación Lava Jato".

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Malditos corruptos, Solo conspirando pudieron detener a Lula

Añadir nuevo comentario