Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 5 de diciembre de 2019
En medio del estallido social

Fundación de Cecilia Morel sube salarios a plana directiva y rebaja presupuesto a regiones

Camila Higuera
Lissette Fossa

La Fundación Prodemu, dedicada a fomentar la capacitación de mujeres, tiene un presupuesto anual de mas de 10.000 millones de pesos. En noviembre recortó su presupuesto, pero mantuvo intacto el aumento salarial para sus directivos.

Desde su creación durante la presidencia de Patricio Aylwin a inicios de los años 90, la Fundación Promoción y Desarrollo de la Mujer (Prodemu) se posicionó como la fundación de reemplazo de CEMA Chile, dirigida durante la dictadura por Lucía Hiriart, esposa de Augusto Pinochet. Según indica el sitio web de la fundación, “formamos a mujeres para que logren una mejor calidad de vida, dignidad y un desarrollo integral a través de un enfoque de género, territorial y participativo”. Fue así como la fundación comenzó a ejecutar programas de capacitación laboral para mujeres en todo Chile.

Prodemu es una fundación privada sin fines de lucro que forma parte de la Red de Fundaciones de la Presidencia –que acoge siete fundaciones, entre ellas Integra y Chilenter– dependiente de la Dirección Sociocultural de la Presidencia. Según los estatutos, el o la presidente del directorio de la fundación “corresponderá a el/la cónyuge del Presidente de la República o la persona que el Presidente designe”. Así, actualmente Cecilia Morel, esposa de sebastián Piñera, es la presidente del directorio, mientras que Isabel Plá, ministra de la Mujer, figura como vicepresidente. 

Su directora Ejecutiva Nacional, Paola Diez, fue asesora de la ex ministra del Sernam, Carolina Schmidt, y jefa del área Mujer y Trabajo en la misma institución durante el primer gobierno de Sebastián Piñera (2010-2014).

Prodemu es una fundación que depende del aporte estatal y que ejecuta programas definidos por el Ministerio de la Mujer, SernamEG, Indap y la Subsecretaría del Trabajo, entre otros organismos. El 31 de diciembre de 2018 se aprobó el convenio de transferencia de fondos que destina el Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género (SernamEG) anualmente a Prodemu. En esta glosa presupuestaria, se destinó una totalidad superior a los nueve mil millones de pesos que debían ser entregados en dos cuotas.

Según el balance anual de 2018 de la Fundación, el total de ingresos percibidos por Prodemu fue de $12.702 millones de pesos (unos 18 millones de dólares). El 76,5% de ese dinero llegó desde el Convenio SernamEG.

A pesar de su estabilidad económica, el sindicato de trabajadores de Prodemu denunció que hubo un drástico recorte presupuestario a fines de octubre. Por una parte, se rebajó el presupuesto asignado a programas regionales. Esta actualización rebajó el presupuesto en poco más de 74 millones de pesos, siendo las regiones más afectadas las de Antofagasta, Coquimbo y O'Higgins. Pero el mensaje de austeridad que se quería emitir con esta medida fue opacado por el aumento de los salarios de cinco miembros del Comité Ejecutivo de Prodemu, que se evidenció también en octubre. En lo que va del año, esta plana directiva aumentó sus remuneraciones en poco más de 38 millones. 

Entre los directivos a los que se les aumentó el sueldo están: la directora de Comunicaciones, Florencia Cummins; el director Nacional de Innovación y Tecnología, Cristian Montero; el abogado asesor de la Unidad Legal, Matías Hartmann; el director Nacional de Personas, Cristian Canales; y la subdirectora de Programas y Gestión Regional, María José Madariaga. 

Según indica el portal de transparencia, la remuneración mensualizada de la directora de Comunicaciones Florencia Cummins, ha ido aumentando progresivamente desde que asumió su cargo en julio de 2018. Su primera remuneración fue de $1.620.000 y en octubre de este año ya alcanzaba los $3.345.000, incluyendo meses en los que su sueldo disminuyó para luego volver a aumentar.

En el caso del director nacional de Innovación y Tecnología Cristián Montero Hernández, quien llegó a asumir el cargo en enero de este año con una remuneración de $1.300.000, recibió su primer aumento de 400 mil pesos en mayo. Sin embargo, su sueldo se disparó en octubre a 3 millones de pesos. 

Matías Hartmann, el abogado asesor de la Unidad Legal inició sus funciones en mayo de este año con una remuneración mensualizada de $1.200.000 y con un contrato a plazo que finalizaba en julio, según indica el portal de transparencia. Sin embargo, en agosto el contrato se volvió indefinido y en octubre su sueldo aumentó a $2.000.000, un aumento de 800.000 pesos.

El director Nacional de Personas Cristian Canales ingresó a Prodemu en marzo de 2018 con una remuneración de $990.000 y al siguiente mes su sueldo aumentó a $2.700.000. Antes de cumplir un año como funcionario de la Fundación este pasado enero, su sueldo ya había alcanzado los tres millones de pesos y este pasado octubre llegó a los $3.250.000.

María José Madariaga, la subdirectora de Programas y Gestión Regional, inició sus funciones en Prodemu en marzo de este año, según consta en el portal de transparencia, con un ingreso de $1.800.000 que se mantuvo hasta este octubre, mes en el que su sueldo aumentó a $2.300.000.

A raíz de estos aumentos que ocurrieron poco antes de que en noviembre se oficializara la disminución de presupuesto para la ejecución programática regional en un 5%, el sindicato de Prodemu emitió un comunicado el 22 de noviembre. En este manifestaron su repudio por el mal manejo del presupuesto.

“Las medidas adoptadas por la Directora Nacional constituyen una burla para las trabajadoras y trabajadores de esta institución, para las mujeres participantes de nuestro programas y para las miles de personas que por más de un mes se han movilizado para exigir justicia social y el fin de los abusos de la clase política”, expresa el comunicado del sindicato. 

En conversación con INTERFERENCIA, la presidente del sindicato Mary Prada, indicó que luego de haber publicado el comunicado no han recibido respuesta alguna de la directora Nacional Paola Diez. Además, agregó que la próxima semana habría un reunión con Diez para tocar el tema de los salarios y el recorte presupuestario.

Según un reportaje de El Desconcierto de abril de este año, la plana directiva de Prodemu había planteado que la fundación tenía un déficit de más de 400 millones. Sin embargo, su ex contador, Javier Ponce, quien trabajó por 20 años en la fundación, negaba que ese déficit existiera y que “no había balances con pérdidas”.

Consultados por INTERFERENCIA a través de su departamento de Comunicaciones, al cierre de esta edición la Fundación no emitió respuesta oficial a las consultas de este medio. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Buena info

Añadir nuevo comentario