Suscríbete y obtén entre 20% y 25% de descuento en los cursos de inglés del Instituto Chileno-Británico de Cultura. Válido hasta el 26 de septiembre.
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 21 de septiembre de 2019
Vía política y diplomática

Grupo de Lima descarta intervención militar en Venezuela

Vicente Valdivia

La opción militar se desvanece como plan B, luego del fracaso de la operación del 23  F que intentó cruzar ayuda humanitaria desde Cúcuta, Colombia. El más importante reducto diplomático de apoyo a la oposición venezolana, no dio carta blanca a la opción militar.

Este lunes 25 de febrero se reunieron los cancilleres y presidentes de los países que componen el Grupo de Lima en Bogotá, Colombia, para analizar cuál será el camino que deben adoptar frente al fracaso de la operación de ayuda humanitaria de este sábado 23 con la que se pretendía desestabilizar el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

La XI reunión del Grupo de Lima contó con la particularidad de que albergó a vicepresidente de Estados Unidos, Michael Pence y al líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó. También participaron representantes de la Unión Europea y Japón.

La reunión buscaba determinar cuál es el camino que el conglomerado de países adoptará frente al fracaso de traspasar la frontera colombo-venezolana durante el sábado 23. Para lo cual el encuentro culminó con la lectura de una declaración de 18 puntos, entre los que destacan el llamado a actuar a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet; reiteran el llamado a los integrantes de la Fuerzas Armada Nacional de Venezuela a que deserten y juren lealtad ante la Asamblea Nacional con Guaidó a la cabeza. 

Por otra parte, el Grupo también pide a los países que aún mantienen relaciones con el gobierno de Nicolas Maduro, que intenten facilitar la celebración de elecciones.

En el punto 16 de la declaración termina por descartarse cualquier intento de intervención militar. “[Los miembros del Grupo de Lima] reiteran su convicción de que la transición a la democracia debe ser conducida por los propios venezolanos pacíficamente y en el marco de la Constitución y el derecho internacional, apoyada por medios políticos y diplomáticos, sin uso de la fuerza”.

En último lugar se señala que la próxima reunión, sin fecha aún, se realizará en Chile.

Las intervenciones en la reunión 

 En lo principal, las diferentes exposiciones se centraron en establecer que era necesario continuar apoyando el proceso de transición que pretende llevar Guaidó. 

El encargado venezolano de realizar el proceso de transición no se veía con el ánimo de los días inmediatamente posteriores al 23 F cuando se propuso “plantear a la Comunidad Internacional de manera formal que debemos tener abiertas todas las opciones para lograr la liberación de esta Patria que lucha y seguirá luchando”, con lo que en entrelíneas mostró la carta de una intervención militar.

En Bogotá, Guaidó se centró en pedir el apoyo internacional para incrementar la presión del cerco diplomático. A diferencia de algunos políticos venezolanos, como el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, que vía un video en Twitter durante la mañana invitaba a Guaidó a proponer una intervención militar extranjera, pues “todos los venezolanos lo iban a apoyar”.

El presidente de Colombia, Iván Duque, insistió en el llamado hacia las fuerzas armadas venezolanas, para que juren lealtad ante la Asamblea Nacional y al presidente autoproclamado Guaidó. 

Por su parte, el vicepresidente estadounidense, Pence, parafraseó al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien aununció el fin del socialismo en occidente y el apoyo a Guaidó. Además, advirtió sanciones y consecuencias si su aliado, Colombia se veía amenazado. Cabe señalar que Maduro cortó relaciones diplomáticas luego del 23 F.

Pence también reiteró el llamado a los militares, a quienes aseguró no serían perseguidos y se les daría amnistía en caso de desertar del Ejercito que aún es leal a Maduro. 

Por su parte los representantes de Guatemala, exigieron que la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet hiciera más para representar el espíritu democrático del cargo.

Panamá y Perú adhirieron a desistir de cualquier tipo de acción militar en contra de Venezuela, lo que Chile y España ya habían hecho con anterioridad.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario