Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 10 de julio de 2020
Tándem Allamand - Larraín

Guerra Civil RN: Conservadores ponen precio sobre la cabeza de Desbordes y van tras Ossandón

Laura Landaeta
Andrés Almeida

Un conflicto de grandes proporciones está ocurriendo en el principal partido oficialista, el cual está friccionado respecto de cuál debe ser su posicionamiento en un contexto de post pandemia y estallido social II, y respecto de sus liderazgos ¿Camina hacia una fractura?

“Si Mario Desbordes vuelve a ganar la presidencia, muchos de nosotros pensamos en abandonar el partido”. Con esa lapidaria frase uno de los histórico militantes ilustra los estados de ánimo que imperan en el partido que obtuvo la mejor votación en las elecciones pasadas: Renovación Nacional (RN).

“Es que si Mario sigue a la cabeza es entendible la fuga de militantes, porque sería como si nos hubiesen vendido un pasaje en crucero para Nueva York y de repente el capitán cambia el rumbo y se quiere ir al Estrecho de Magallanes. Te tenís que bajar nomás”, agrega otro militante.

Este es el tipo de declaraciones que se dan hacia los periodistas, pero los ánimos están aún más espesos en los grupos de whatsapp, donde los calificativos son mucho más duros e hirientes contra Desbordes. 

Y es que el estilo del timonel de RN hace rato que viene provocando escozor entre los sectores más derechistas del partido, en la misma medida en que genera simpatías entre el mundo progresista. Pero nada había sido tan intenso como las declaraciones del miércoles 24 pasado, cuando dijo: “hay que ponerse en los zapatos de las personas y abrirse a la posibilidad de analizar esta alterativa”, en referencia al retiro anticipado del 10% de los fondos de la AFP por parte de sus usuarios.

Para colmo de muchos en RN, y sólo once horas después, Desbordes dijo en torno a sus anteriores declaraciones que “se está incubando un malestar de clase media que siente que lo va a perder todo”.

Una verdadera estocada al espíritu empresarial del partido, y a los intereses de varios de sus sostenedores. Después de todo en RN militan o al menos simpatizan no sólo altos ejecutivos de empresas que reciben dinero fresco de las AFP, sino que también accionistas de estas administradoras de fondos de pensiones.

Los mismos que aspiran que a que RN ayude a convencer a esa clase media de que esa inversión es algo positivo para su prosperidad.

“Desbordes está fuera de control”, señalan algunos. Es por ello que no pasó mucho tiempo para que Carlos Larraín saliera al paso de los dichos de su presidente, anticipando que no votará por él en las próximas elecciones internas de noviembre, ya que “está llevando a RN hacia la izquierda, está haciendo una cosa gravísima”.

Pero el ex carabinero y timonel del partido ni se inmutó para contestarle a su ex padrino político, el hombre que le dio el pase para convertirse en secretario nacional y posteriormente en presidente de la colectividad. “A lo mejor don Carlos se derechizó”, dijo con ironía.

Otra cuenta pendiente que hizo a su cargo Desbordes con el sector más conservador de su partido, fue la que se ganó por criticar al presidente Sebastián Piñera en público, como lo hizo en medio de la polémica por el funeral de Bernardino Piñera, tío del mandatario. Desbordes señaló: "No me cabe en la cabeza que a alguien se le ocurra contratar músicos".

Este actuar, además, comienza a complicar a los partidos aliados de RN. De tal modo, en la UDI tampoco ven con buenos ojos la gestión de Desbordes. Incluso en más de una ocasión la presidenta del gremialismo, Jacqueline Van Rieselbeghe, lo ha dejado plantado o no ha contestado sus llamadas. En la actualidad, reconocen en RN, las conversaciones con sus aliados políticos las llevan Diego Schalper, Jorge Alessandri, Andrés Allamand y Francisco Chahuan, pues a Desbordes simplemente no lo atienden.

En cuanto a los Kast, las reacciones tampoco son esperanzadoras para Desbordes: 

José Antonio -por su parte- se fue en picada contra el timonel RN y publicó en sus redes sociales: “Una vez más, Mario Desbordes sumándose a la miseria política de la izquierda y dándole un golpe bajo al Presidente en medio del momento más crítico de la pandemia. Una coalición de gobierno con estos 'líderes' no tuvo ni tendrá destino alguno. La peor cara de la 'centroderecha'”.

En tanto, Felipe y Evópoli -quienes en teoría aspiran a conquistar el centro político que los vincula al progresismo liberal- no han dado señal alguna ni de apoyo ni de rechazo, lo que equivale a dar la venia a un posible ostracismo de Desbordes que se decretará en le momento en que tropiece o que lo hagan tropezar.

Pase lo que pase, el destino de Desbordes está asociado a su origen, el que diverge del de los líderes tradicionales de la derecha chilena.

Mario Desbordes es de Los Andes, estudió en escuelas públicas y fue teniente de Carabineros. Proveniente de una familia de clase media, se trasladó a Santiago a muy temprana edad, y a los 19 años fue destinado a Talca como carabinero, institución en la cual trabajó hasta 1994.

Desde su ingreso al partido en el año 2000, Desbordes ganó adeptos y simpatizantes por su sentido del humor ácido, su carácter lúdico y directo pero además bastante confrontacional. Se ganó la simpatía de los militantes más jóvenes y con ello fue abriéndose camino hasta ser apadrinado políticamente por Cristián Monckeberg. 

Fue precisamente el actual ministro de Desarrollo Social quien llevó a Desbordes a codearse con la elite política de RN, donde logró ganar inicialmente la simpatía de Carlos Larraín y escalar en 2010 hasta la secretaría nacional del partido y luego hasta su presidencia.   

 Ossandón versus Allamand

¿Cuáles son las razones que llevan a Desbordes a un comportamiento que implica tanto conflicto en su partido y en su sector?

Varios en RN, y más en el otro lado del río, en el progresismo, ven una aspiración presidencial en el timonel de ese partido en ese esfuerzo por conectar con un electorado de centro que eventualmente puede desencantarse del modelo, dados sus paupérrimos resultados sociales durante la pandemia. 

Sin embargo, esa aspiración está lejos de la realidad, de momento. En primer lugar, porque hoy Desbordes no es un político popular ni demasiado conocido y no tiene duende presidencial. Y en segundo lugar, porque parece que al mismo Desbordes esto le es algo claro, pues de otro modo no habría toreado a las AFP, es decir, a todos los intereses empresariales, sin los cuáles es imposible conseguir una nominación bajo el patrocinio de Chile Vamos.

¿A qué va su juego entonces? Todo parece indicar que juega al rol de articulador en una mirada de mediano plazo, siendo su gran oportunidad un rebaraje del naipe de partidos, que lleve a una nueva alianza de centro derecha, de RN y Evópolis a la DC y el laguismo.

Es por ello quizás que no resulta extraño que el principal aliado de Desbordes por estos días sea el eterno pre candidato presidencial de RN, Manuel José Ossandón.

Por lo mismo no resulta tan curiosa la entrevista publicada ayer 26 de junio por La Segunda, a otro de los líderes de RN, el senador Andrés Allamand, quien anunció su rechazo a la continuidad de Mario Desbordes en la presidencia del partido.

Entre las señales importantes que mandó Allamand en esa entrevista está que haya planteado la necesidad de crear una lista única, con nombres como Francisco Chahuan, Diego Schalper y Diego Paulsen para pelearle la presidencia de la colectividad en el próximo período al timonel actual.

Sin embargo, es llamativo que las palabras de Allamand contra Desbordes fueran mucho más mesuradas que las de Larraín. No así, sus palabras contra Ossandón vertidas en esa misma entrevista.

“Es mi amigo, pero está hace rato con el paso cambiado. Nueve de cada diez de sus declaraciones son contra el gobierno, los ministros, [Cristián] Larroulet  [jefe del Segundo Piso] con quien tiene una verdadera obsesión. A veces parece estar a la izquierda del Frente Amplio, subiéndose a todos los carros demagógicos”, dijo Allamand.

Allamand señala además sobre el senador y ex alcalde de Puente Alto que “nueve de cada diez de sus declaraciones son en contra del gobierno”, algo que lo inquieta pues considera que Ossandón no tiene un rol político claro sino que más bien se mueve por intereses personales.

Palabras relevantes, si se considera que para muchos en RN este es el momento de levantar el liderazgo de Allamand, en la mira -tal vez- de proyectar una aventura presidencial, que aplaque los impulsos prematuros de Desbordes, pero que -principalmente- contenga las aspiraciones más serias de Ossandón.

Ossandón acusó el golpe y en conversación con INTERFERENCIA señaló: “Él cae en descalificaciones personales y le molesta el liderazgo de Desbordes porque es fresco y en sintonía con la realidad del país. Uno puede hacer juicios políticos, pero acá Allamand hace juicios personales. Hemos caído en acusaciones de baja monta que están ensuciando al partido”.

Ossandón comenta además que “el ala de Allamand y Carlos Larraín no se dan cuenta la gravedad de la crisis que tenemos y que si no reaccionan pronto vamos a salir muy mal parados como país”.

Tal vez sea justamente este tándem Ossandón-Desbordes el que verdaderamente preocupa al ala más conservadora de RN, pues en caso de prosperar, e imponerse en las elecciones de noviembre, dejaría a la derecha del partido en una posición muy difícil. 

Como contraparte, todo el sector que sigue a Ossandón y Desbordes, en caso de perder la interna, tendrán muchos incentivos para dejar el partido y apostar por el río revuelto en que está la política y la sociedad chilena, en la perspectiva de levantar una candidatura presidencial incluso por fuera de RN.

Un viejo militante del partido señala que es muy posible pensar que “si gana Mario las elecciones internas es seguro que un grupo de RN, entre los que me incluyo, terminemos yéndonos al lado de la UDI. Y si pierde es probable que algunos terminen en el lado de Evópoli, como Marcela Sabat, Ossandón y el propio Desbordes”.

Por lo pronto, y aunque Andrés Allamand señalo en La Segunda que no está en sus planes ir a pelear la presidencia del partido, muchos antiguos militantes han conversado con Carlos Larraín -el factotum del partido- para pedirle que se mueva para convencer a a Allamand de que es el único capaz de desbancar al actual timonel.

Incluso a Allamand le han enviado un mensaje de whatsapp a través de un grupo de amigos y partidarios, en el cual le señalaron: “Hemos concluido que debemos armar una lista potente y bajar a Desbordes, que terminará por dividir y destruir todo lo que nos ha costado formar RN”.

El mensaje concluye: “Pensamos que tú deberías encabezar esta lista ya que no hay otro que te pueda hacer competencia”.

Según reconoce uno de estos partidarios de Allamand, el ex ministro lo estaría “pensando”.

Esto, pues antes de la elección interna de noviembre, en octubre, está el plebiscito sobre la nueva constitución: un tema que divide aún más a RN, con los allamandcistas en favor del rechazo a una nueva constitución, y los desbordistas-ossandonistas, en favor del apruebo. Una disyuntiva que puede quebrar el partido, si es que no se maneja con habilidad.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

El partido, y valga la redundancia, está partido hace mucho rato. Y de eso se han encargado de manera magistral los dos Hermanos Ossandon y el Sr. Desbordes. Como ex consejero Nacional de RN y miembro de la comisión política del entonces distrito 15, le ruego al Sr. Desbordes deje de lado sus ambiciones personalistas y destructivas de la esencia de nuestro Partido y de no ser así, que tenga la dignidad por el bien de RN y la centro derecha. De dar un paso al costado y no ir por un nuevo período al mando de RN Nadie que no concite total unidad, puede pretender dirigir a RN después de pasada esta pandemia y resurjan los estallidos delincuenciales para destruir nuestra democracia y constitución. RN deberá asumir un rol preponderante en mejorar de forma rápida y eficiente las graves diferencias sociales que tenemos como país. En ser quienes mejor escuchemos los conflictos y les demos soluciones reales y no ilusiones. RN dividido o quebrado. Sería la lápida de nuestra estabilidad Democrática.

Objetivo y confiable

Al señor del comentario anterior, le sugiero que vía on line tome un cursillo de redacción. Le haría bastante bien y no mostraría las costuras del traje.

Titular Fuera de foco obvia% con él buscan vender algo que es normal , RN es un partido democrático , tanto parlamentarios , dirigentes y militantes tenemos una mirada respecto a este tema y debemos zanjarlo en una elección que es nuestra costumbre , el resto musica de este medio

Interesante, hoy nadie es de derecha o izquierda todos son centro derecha o centro izquierda. Buena definicion nos dejaron la dictadura y la concertación.

Desbordes confirma, que la lucha siempre fue de clases..

Añadir nuevo comentario