Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 5 de marzo de 2021
Especial independientes 2021

José Andrés Murillo: el acusador de Karadima que quiere poner los derechos de la niñez como prioridad en la Constitución

Camilo Solís

Murillo fue el 2do candidato con más firmas de su lista Independientes No Neutrales, por el Distrito 10, por lo que entra en este especial. “Si ordenamos la sociedad completa desde los derechos de la niñez, conseguiríamos un verdadero cambio", explica. En la historia de Chile destaca a Gabriela Mistral y Manuel de Salas, y cree que es necesario encontrar referentes opuestos a Diego Portales, quien “le ha hecho mucho daño a Chile”. 

En 2010, junto a James Hamilton y Juan Carlos Cruz, denunció públicamente la comisión de abusos sexuales por parte del sacerdote Fernando Karadima, en lo que seguramente ha sido el caso de mayor repercusión que ha apuntado a la Iglesia Católica por este tipo de delitos y crímenes. 

El mismo año, Murillo, Cruz, Hamilton, y también el abogado Juan Pablo Hermosilla, dieron origen a la Fundación para la Confianza, cuyo slogan principal es “un mundo sin abusos”, la cual tiene como principal objetivo la protección y compromiso con los derechos humanos de niños, niñas y adolescentes. 

“En realidad sigo en el mismo camino en el que he estado durante más de una década, en la defensa de los derechos de la niñez”, dice Murillo a propósito de esta, la que será su primera incursión como candidato en alguna elección popular. Fue la segunda opción con más patrocinio de la lista “Independientes No Neutrales”, de manera que es uno de los candidatos por el Distrito 10 a formar parte de la asamblea encargada de redactar la nueva Constitución de la República. 

Dice que no pensaba que conseguiría las firmas necesarias, pero que en los últimos días se dio una ola de patrocinios importante “porque la gente se dio cuenta de que debía apoyar a independientes o tendría a los mismos de siempre en la constituyente”; y además, aclara que de ninguna manera esta candidatura significa el inicio de una carrera política. 

“Independientes No Neutrales me parece un buen domicilio político, lejos de la binariedad de los partidos políticos tradicionales, muy amplio, pero con pisos mínimos muy claros, como el respeto a los Derechos Humanos. Aún así, si esta colectividad fuera un partido en el futuro, yo no participaría de eso. Estoy aquí solo porque me interesa ser parte de la constituyente”, señala en conversación con nuestro medio.

- ¿Tienes algún modelo o referencia de constitución que te de una idea para Chile en caso de que te toque redactar la nueva constitución?

- Yo diría que no tengo un modelo de constitución última, pero si ciertas ideas sobre procesos. Por ejemplo el proceso que se hizo en Islandia u otros países nórdicos. En el fondo se trata de procesos en los que costó que se llegara al resultado, pero a mi es el proceso lo que más me interesa. Porque además extrapolar una constitución completa a un contexto diferente me parecería un error. Pero si me parece que hay procesos metodológicos que podrían replicarse y que podrían inspirar el proceso constituyente chileno. 

- ¿Cuál crees que debería ser el rol económico del Estado en materias como salud, educación y recursos naturales?

- Creo que en temas de medioambiente, salud, justicia y educación, el Estado tiene que tener un rol súper presente y fuerte. No debe ser solo un observador que ingresa a poner tarjetas amarillas, sino que a regular directamente, fiscalizar y sancionar de manera dura, y en algunos casos, tener incluso mayor presencia en términos de acción.

En materias de salud, por ejemplo, yo haría que retrocedieran algunos privados y avanzara el Estado, por temas de legitimidad. Hemos crecido con el mito y el dogma de que el Estado es menos eficiente que el privado. Eso nos enseñaron desde que estábamos en el colegio. Y la verdad es que no tiene por qué ser así, hay muchos casos a nivel internacional y también nacional donde el Estado funciona tan bien o mejor que los privados.

El Estado entra a jugar para mejorar las condiciones, porque si solo actuaran los privados y el Estado se limitara a ser un observador, entonces las fisuras del mercado van a hacer que los privados quieran tomar ventaja y quieran sacar provecho de esto.

- ¿Y en educación?

- Yo creo que es importante siempre tener en cuenta el resultado y no solamente el proceso. En Chile somos expertos en quedarnos en cuál es el mejor proceso y dejar de lado el resultado. Como el caso del puente Cau Cau. Siempre queremos preocuparnos en la eficiencia de los recursos y se nos olvida que el resultado tiene que ser el mejor.

Cuando el Estado entra como regulador o actor, lo importante es que se garantice el derecho a salud o educación, y esto sea efectivo en su resultado final. Es decir, que entregue las herramientas necesarias, suficientes y de excelencia para que las personas podamos movernos y orientarnos en el mundo para generar los recursos de subsistencia suficientes y no solamente para satisfacer la industria misma, de por si cerrada, que es la educación. 

- ¿Cómo abordarías el tema de la defensa de la niñez en la constitución? ¿Más allá de la teoría, que herramientas prácticas en la redacción crees que ayudarían?

- Hay cosas que son prácticas y otras que son manifestaciones. Acuérdate que la Constitución además de ser un manual de empleo legislativo del país, también es una proclamación y manifestación ética. El hecho de reconocer a los niños, niñas y adolescentes (NNA) como sujetos de derechos y no solo objetos de protección, creo que va a marcar una declaración diferente. Hoy los niños no son reconocidos en la Constitución salvo dentro de la familia y en algunas circunstancias muy pequeñas. Pero el hecho de que existan como grupo, y no solo como grupo vulnerable o vulnerado, sino que como sujetos de derecho, eso marca una relación distinta con la sociedad, con el Estado y los privados. 

(...) si ordenamos la sociedad completa desde los derechos de la niñez, como se hace en todas las familias por razones de subsistencia de la especie y bienestar, lograríamos un verdadero cambio, nos pondríamos de acuerdo. Yo creo que defender los derechos de los niños a nivel constitucional significa contar con un mucho mejor país.

En la parte más práctica, tiene que haber un reconocimiento o un establecimiento a nivel constitucional de algunos principios rectores de la convención de los derechos del niño, como por ejemplo el interés superior del niño, que tiene una bajada super concreta: cuando hay colisión de derechos o hay que priorizar situaciones políticas o legales, lo que siempre va a prevalecer son los derechos de los NNA. 

Eso va a marcar la manera en que se regulan todas las instancias. No estamos hablando solo de los tribunales de familia o el Sename, también hablamos de las escuelas, de la salud, de la vivienda, de los espacios públicos, todo.

Hoy el orden está puesto por el emprendimiento, por la libertad de elegir, etcétera. Pero si hoy ponemos como origen estabilizador de lo social la garantía de los derechos de la niñez, es una manera de ordenar las cartas de manera diferente. Todos los organismos públicos y privados deberían tener en sus prioridades promover, defender y garantizar los derechos de los niños que están involucrados directa o indirectamente con ellos.

Ahí cambia absolutamente todo, porque además una familia siempre se ha organizado así. Primero se piensa "dónde están los niños", y desde ahí nos organizamos. Pareciera que el Estado invisibiliza esto y lo hace de manera diferente, entonces obviamente comienza a vulnerar los derechos de los niños. En cambio si ordenamos la sociedad completa desde los derechos de la niñez, como se hace en todas las familias por razones de subsistencia de la especie y por bienestar, lograríamos un verdadero cambio, nos pondríamos de acuerdo. Yo creo que defender los derechos de los niños a nivel constitucional significa contar con un mucho mejor país. 

- ¿Cuál crees que debería ser el status de los pueblos originarios en Chile?

- Requieren un reconocimiento total. Es muy raro lo que ha pasado en Chile desde el comienzo, que no solamente han sido invisibilizados, sino que han sido utilizados como parte de un territorio que hay que explotar. Requieren un reconocimiento de que existen como pueblo, como cultura, como idioma. Todo eso ha sido invisibilizado y me parece simplemente inaceptable e incomprensible. 

El hecho de que seamos considerados un país plurinacional o no, no es tan importante para mi como que realmente haya un derecho efectivo que incluya sectores que por ejemplo puedan tener autonomía, soberanía en ciertos ámbitos, donde ellos también puedan ejercer sus derechos a tierra. En el sentido más amplio. Ellos también nos pueden enseñar mucho a los occidentales, que hemos tratado la tierra como una estación de servicio a explotar y no como un lugar que nos contiene y nos permite vivir. 

- ¿Qué personaje histórico chileno es el que más admiras?

Hay personajes fundacionales que son maravillosos y que tienen una visión mucho más amplia y menos portaliana además. Portales le hizo mucho daño a Chile, y sin embargo lo hemos tenido como referente. Hay que rescatar otros personajes mucho más visionarios y humildes también, con una visión de integración y descentralización. 

- Pienso de inmediato en la Gabriela Mistral. Hay una presentación que ella hizo el año 27 en Buenos Aires, cuando en Chile había un momento muy complejo, y ella dijo algo que sigue siendo muy válido y vigente. Dijo: "Es posible que en el conflicto social que vivimos, y que es inútil negar, sea la cuestión de la infancia la única que pueda unir a los adversarios en la aceptación de reformas en grande".

Para mi eso me representa completamente. Además de su capacidad literaria y poética, me parece que su capacidad política también es muy potente. A ella se le redujo mucho tiempo a poesía "inofensiva" pero si uno hace doble clic, hay una visión social, política y de género también, que es increíble. 

Además estuve leyendo bastante a Manuel de Salas y me ha parecido impresionante, por la visión integradora que tuvo respecto del país. Hay personajes fundacionales que son maravillosos y que tienen una visión mucho más amplia y menos portaliana además. Portales le hizo mucho daño a Chile, y sin embargo lo hemos tenido como referente. Hay que rescatar otros personajes mucho más visionarios y humildes también, con una visión de integración y descentralización. 

- ¿Qué personaje político, nacional o internacional, te genera admiración?

- La presidenta neozelandeza, Jacinda Ardern, me genera una admiración enorme. Creo que tiene una visión totalmente rupturista con lo que vemos de la cultura patriarcal que está muy presente en Chile. En su gestión me parece que su metodología de integración es súper interesante. Su capacidad de integrar tantas visiones sin perder la firmeza de su postura y al mismo tiempo la capacidad de escucha de distintas posturas. 

Creo que con esa capacidad de escucha ha logrado romper esta visión paternalista de la política, en la que el que golpea más fuerte gana. Ella ha hecho mucho más... de lo que yo he llamado la política de la ternura. La ternura es muy fuerte y firme, pero siempre desde la escucha y el compromiso. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

No estoy de acuerdo en darle otros derechos a los niños,si con lo que hay , no controlan a los mayores, a los menores que andan asaltando, y matando, qué más derechos requiere el control de la masa.

Añadir nuevo comentario