Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 4 de diciembre de 2020
Recorrido por la Alameda

La ciudad como texto: proyecto fotográfico rescata los rayados del estallido que la Intendencia borró

Paula Huenchumil

img_5107.jpeg

La Ciudad como Texto
La Ciudad como Texto

 Casi 2.4 kilómetros abarca esta plataforma web que busca "resguardar la memoria grabada en los muros de la calle”. El registro corresponde al día número 36 de las protestas y está conformado por 136 fotografías contiguas correspondientes a la vereda sur de La Alameda, desde la calle Seminario hasta Nataniel Cox.

“Ahora mismo estoy en la Plaza Dignidad y el sector de Plaza Baquedano está tapado de un verde-gris muy feo, no hay indicios de lo que hubo", dice Andrés Larraín (35 años) quien colaboró desde su experiencia como fotógrafo de la 'primera línea' en el montaje del proyecto La Ciudad como Texto, el cual busca “resguardar la memoria grabada en los muros de la calle que fue protagonista de las manifestaciones en Santiago durante El Estallido o Despertar Social”.

La Ciudad como Texto abarca casi 2.4 kilómetros de extensión, y está conformada por 136 fotografías contiguas que capturan la vereda sur de La Alameda, desde la calle Seminario hasta Nataniel Cox, del día número 36 de las protestas iniciadas en octubre de 2019.

La diseñadora y magíster en Gestión Cultural, Carola Ureta Marín, es la creadora del proyecto. El sábado 23 de noviembre de 2019, Ureta junto al fotógrafo Daniel Corvillón, realizaron una caminata desde las 7:10 hasta las 10:18 de la mañana, en la que Corvillón tomó los 136 registros mencionados. Luego se sumó Felipe Sologuren para el desarrollo de la plataforma web.

Carola Ureta (32 años) explica a INTERFERENCIA que desde el inicio en las protestas del 18 de octubre, tuvo una inquietud personal de cómo responder a través de su disciplina a la situación social. “Se empezó a forjar más claramente cuando comenzó esta represión y blanqueamiento de los muros, nació esta necesidad de resguardar lo que estaba ocurriendo. Además, cuando estaba sucediendo todo, era imposible tener una mirada, tener un momento”, reflexiona.

La plataforma digital, que también incluye un libro descargable, por ahora es uno de los pocos materiales gráficos disponibles sobre este periodo histórico que Chile está experimentando. Para complementar el recorrido, participaron 36 invitados que desde distintas disciplinas escribieron notas al pie, “inspiradas en fragmentos de la calle, invitando a generar diálogo, investigaciones y propuestas creativas”, añade la diseñadora.

“El poder revisitar virtualmente estos muros y leer todas las demandas que están escritas ahí, los dibujos, las gráficas. Hay tanta información en los muros que son reflejos de la oralidad que estaba ocurriendo, fue algo que también se buscó preservar y poner a disposición de todas y todos. Entonces, además de la conservación de esta memoria, también permite que chilenos en el extranjero, o en otras ciudades, o quien estuviese lejos, pueda experimentar de alguna forma el punto de encuentro que era la calle”, explica Ureta.

Cabe mencionar que en febrero de este año, INTERFERENCIA publicó acerca de los $242 millones que la Intendencia Metropolitana destinó para pintar muros rayados desde el estallido social. Tras un concurso público, la empresa Solcrein Service Limitada, se adjudicó la licitación para pintar y limpiar las fachadas y pavimentos de la ciudad que han sido rayados desde el inicio de la revuelta.

 

El proyecto continúa

El viernes 21 de agosto, el área de comunicaciones del proyecto, en conjunto con la agencia MAREA, a cargo de Nicolás Bascuñán y Felipé Morandé, organizaron el lanzamiento de la plataforma web,  “Consistió en abrir esta plataforma de memoria-activa e invitar a conectarse con los mensajes que se grabaron en las calles, permitiendo generar reflexiones y puntos de conexión sobre las demandas ciudadanas". 

“El despertar social es transversal y sus temáticas son múltiples. En menos de una cuadra es posible observar escritos sobre salud digna, crisis medioambiental, violación a los derechos humanos, derecho al agua, No más SENAME, Feminismo, Derechos LGBTTTIQ +, No + AFP, Militarización en la Araucanía, Renuncia Piñera, Rechazo al TPP, Fin del CAE y, por sobre todo, Asamblea Constituyente. Todas estas expresiones, hablan de lo que hoy Chile reclama, y el libre acceso a este registro de memoria permite continuar con el proceso de transformación que Chile está impulsando para que la dignidad se haga costumbre”, dice la creadora de La Ciudad como Texto, Carola Ureta.

Sobre los objetivos de este proyecto, indica que pretenden seguir viralizando la plataforma, “para que la gente pueda experimentar y pueda trabajar con este material, como insumo para investigaciones o conversaciones. El éxito del proyecto se ve en que partió como una necesidad o inquietud personal y después se convirtió en colaborativo y autogestionado, ya somos casi 60 los que estamos atrás, tanto el equipo nuclear como los invitados y tal vez complementar este recorrido con sorpresas por ahí”.

“Finalmente se convirtió en un archivo visual de un momento que pareciera difícil de imaginar. Rescata la manifestación del rayado, pone en valor eso, puesto que siempre se ha vandalizado en Chile el rayado de calles. Se fotografió un día en especial y eso fue mutando, entonces creo que adquiere un gran valor patrimonial, tomando en cuenta que todo ese sector está tapado de gris,. Cuando Carola me comentó la idea, me pareció increíble”, dice el colaborador del proyecto Andrés Larraín.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario