Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 19 de abril de 2021
Al iniciarse el tramo final de la campaña presidencial de 1970

La dramática pugna por la Reforma Agraria que reveló el crimen de Hernán Mery en Linares

Manuel Salazar Salvo

captura_de_pantalla_2020-05-28_a_las_21.11.41.png

Masivo funeral de Hernán Mery en Santiago.
Masivo funeral de Hernán Mery en Santiago.

INTERFERENCIA inicia una serie de tres artículos sobre el balance de la Reforma Agraria efectuada durante el gobierno del presidente Eduardo Frei Montalva.

El jefe provincial de la Corporación de la Reforma Agraria, CORA en Linares, el ingeniero agrónomo Hernán Mery Fuenzalida, 33 años, casado, tres hijos, militante de la Democracia Cristiana, murió el 30 de abril de 1970 víctima de una violenta agresión que sufrió cuando intentaba cumplir el trámite de "toma de posesión" del fundo "La piedad", en la comuna de Longaví, propiedad de Gabriel Benavente, hermano del alcalde de la comuna, Alejandro Benavente, integrante del derechista Partido Nacional.

Mery fue la primera víctima fatal de la Reforma Agraria iniciada cuatro años antes por el gobierno del presidente Eduardo Frei Montalva, proceso que fue resistido duramente por los sectores más conservadores del país, en su mayoría propietarios de los grandes latifundios que existían en el país.

Al día siguiente del incidente, el Ministerio del Interior declaró oficialmente: "A su llegada al fundo mencionado, la fuerza policial debió violentar la puerta de entrada penetrando en su interior, en donde el administrador del predio, Gabriel Benavente Palma, acompañado de algunos empresarios agrícolas y de un grupo de trabajadores, presentaban un impedimento físico y resistencia a la tarea policial. Conminados a retirarse, persistieron en resistir argumentando consideraciones que estaban fuera de lugar y que carecían de todo fundamento, produciéndose un enfrentamiento físico con los funcionarios de la CORA (...). En un momento determinado, el Sr. Mery fue agredido por un trabajador ajeno al fundo, con instrumento contundente que le provocó lesiones craneanas que posteriormente provocaron su muerte. De un modo análogo fue agredido el funcionario de CORA, Sr. Gustavo Herrera. De inmediato carabineros detuvo a doce personas en ese lugar mientras el resto, con el mencionado a la cabeza, se refugiaban en la casa patronal en una actitud de franca rebeldía ante la autoridad".

Testigos del crimen

Dagoberto Ortega Gálvez, dirigente campesino en el fundo "La Piedad", presente en el lugar de los hechos, relató que junto con Gabriel Benavente "se hallaban los dueños de fundos Carlos Montero Schmidt, dirigente del Sindicato de los empleadores agrícolas; Alberto Benavente Palma, alcalde de la Comuna de Longaví, miembro del Partido Nacional y hermano del dueño de "La Piedad": Joaquín García Huidobro; Atiliano Parada, regidor del Partido Nacional de la Municipalidad de Linares: Patricio Arbou: Reinaldo Muñoz y los hermanos Juan y Roberto Irribarren, entre otros", según declaró al diario La Nación.

La agresión física a Hernán Mery la relató este testigo así: "Desde un costado del callejón y teniendo a sus espaldas un grupo de 30 ó 40 personas armadas con estacas de eucaliptus y cuchillones para cortar mora, salió bruscamente Gabriel Benavente Palma y junto con amenazarlo de muerte le lanzó una serie de palabrotas groseras. Agregó que si seguía avanzando le costaría la vida. El director zonal de CORA no se detuvo por cierto. Entonces Benavente se le fue encima y lo golpeó con ambas manos en el estómago. El Sr. Mery se dobló totalmente al mismo tiempo que se llevaba sus manos al estómago, quejándose de dolor. Simultáneamente con la agresión cayó sobre nosotros y las fuerzas policiales una lluvia de pedradas y vi cuando un hombre pobremente vestido propinaba un mazazo con una estaca al Sr. Mery, cuando aún tambaleaba medio grogui hacia un costado del callejón".

Otro testigo, Anselmo Cancino, dirigente de la Federación Nuevo Horizonte, dijo a los periodistas: "La gente que había allí y que pertenecía al fundo La Piedad eran exactamente siete. El resto no lo conozco como trabajadores sino como vecinos de una población cercana. Son mercenarios que reciben cuatro hectáreas de terreno, plata, y que no trabajan. Esa es la táctica de los dueños de fundo: comprar gente".

dramatica_escena_captada_por_la_revista_vea._mery_es_ayudada_por_algunos_de_sus_camaradas_en_la_cora_luego_de_ser_golpeado.jpg

Dramática escena captada por la revista VEA. Mery es ayudado por algunos de sus camaradas en la CORA luego de ser golpeado.
Dramática escena captada por la revista VEA. Mery es ayudado por algunos de sus camaradas en la CORA luego de ser golpeado.

Los dueños de fundo justificaron su actuación en "La Piedad" en una declaración pública: "La Confederación tuvo conocimiento, el miércoles, que la CORA ocuparía el fundo La Piedad. Como los obreros de ese predio, para evitar su cesantía, habían expresado pública y reiteradamente que se opondrían a esa ocupación, la directiva de la Federación de Linares, encabezada por Carlos Montero, a petición de los afectados, se hizo presente en el predio. Su exclusivo objetivo era mediar entre las autoridades de la CORA y los trabajadores perjudicados por la medida, de manera que se evitara un enfrentamiento para todos previsible (...). Los trabajadores agrícolas han sido empujados por la CORA a defender su medio de vida, su campo de trabajo".

Al día siguiente de los incidentes, se confesó como autor del garrotazo propinado a Mery, el obrero José Enrique Hipólito Ulloa Hernández, 24 años, soltero, analfabeto, sin cédula de identidad, domiciliado en Los cristales de Longaví.

Pugilatos en el Congreso

El Partido Demócrata Cristiano, por su parte, declaró: "Estos hechos serán siempre la consecuencia de la contradicción flagrante que existe en las palabras y en las afirmaciones de los personeros de la ultraderecha chilena, que junto con predicar orden y respeto, se oponen al desarrollo social y no vacilan en alzarse contra la ley y la autoridad, quebrando el orden jurídico y produciendo víctimas (...).  El Partido Demócrata Cristiano enjuiciará seria y públicamente a quienes deben responder moralmente por estos hechos".

En tanto, el Comando de la Unidad Popular, que integraban los partidos Comunista, Socialista, Radical, MAPU, API y Social Democracia, señaló: "Denunciamos que su muerte y la grave agresión a otros funcionarios de la CORA es el resultado de la creciente ola de violencia desatada por los sectores más reaccionarios del país en defensa de sus intereses de clase".

Cuatro días después, en la sesión especial de la Cámara Alta que trató la muerte del funcionario de la CORA, Hernán Mery, el diputado Víctor Carmine, interviniendo a nombre del Partido Nacional, dijo: "Este es el primer muerto, compañeros. Les daremos el gusto con otros muertos. Yo no voto condolencias a familiares de cuatreros". Acto seguido, el diputado Carmine agredió de hecho al diputado demócrata cristiano por Valparaíso, Eduardo Sepúlveda, quien fue el primero que se levantó de su butaca a enrostrarle sus expresiones. Sepúlveda cayó sobre la alfombra del salón de honor del Congreso, al recibir en la frente un vaso lanzado desde la bancada del Partido Nacional y luego fue agredido a puntapiés, por un grupo de parlamentarios del Partido Nacional, inidentificables, entre la disputa que se generalizó en la sala (...). 

El diputado Luis Maira fustigó duramente al Partido Nacional diciendo que: "La actitud del diputado Carmine viene a ratificar nuestra denuncia sobre la verdadera estrategia y línea de acción del Partido Nacional. Ellos están promoviendo organizadamente la violencia y abjurando de ella cuando son sorprendidos, pero aquí, el diputado Carmine ha revelado las verdaderas intenciones del Partido Nacional y yo quiero hacer a los parlamentarios de la derecha una pregunta dramática, ¿cuántos Carmine hay en el Partido Nacional?".

El mismo día de la muerte de Mery, consultado por los periodistas, el presidente Frei afirmó categóricamente que "la Reforma Agraria no se detendrá".

Rafael Moreno, vicepresidente de la CORA, fue mucho más allá al expresar:

-La Reforma agraria es un proceso que se está realizando a beneficio de los campesinos para que de este modo logren alcanzar su libertad. Estamos cumpliendo una misión de reforma que ni las amenazas ni los homicidios no harán detener el camino que nos hemos trazado

Hernán Mery fue considerado un mártir de la Reforma Agraria y su muerte dio la partida al tramo final de la campaña presidencial que enfrentaba a Jorge Alessandri, Radomiro Tomic y Salvador Allende.

Mañana: Un balance de la Reforma Agraria en el gobierno de Frei Montalva.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

EXCELENTE HACER MEMORIA Y RECORDAR NUESTRA HISTORIA. Aunque muchos se olvidan y vuelven a votar a quienes son verdaderamente los que mantienen sus posiciones con la violencia. Gracias Interferencia. Por Chile y su gente

Añadir nuevo comentario