Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 27 de Octubre de 2021
Protesta anti inmigrantes

La historia detrás de la foto de la niña migrante: "Yo tengo un arma, esa arma es mi cámara, para exigir justicia"

Lissette Fossa

img_9257.jpg

Foto: Roberto Miranda.
Foto: Roberto Miranda.

El autor de la imagen es el director audiovisual Roberto Miranda, quien además de su trabajo como documentalista también dedica tiempo a la fotografía. Aquí cuenta la historia detrás de esta foto que dio la vuelta al mundo y que conmovió a miles de personas.

Roberto Miranda es director audiovisual, documentalista y también fotógrafo. Vive en Iquique con su familia y por eso, en cuanto comenzó el estallido social, retomó la fotografía para plasmar lo que estaba pasando en su ciudad. Y a pesar de que continúa avanzando en un documental que está terminando sobre una de las madres de las víctimas del psicópata de Alto Hospicio, la semana pasada retomó la cámara de fotos para retratar lo que ocurría con los inmigrantes que llegaron a la ciudad.

“Yo tengo un arma, esa arma es mi cámara, para exigir justicia”, reflexiona Miranda.

El documentalista es autor de una de las fotos icónicas del “desalojo” que sufrieron decenas de inmigrantes que acampaban en una plaza en Iquique. En la fotografía, que fue realizada el viernes,- un día antes de la marcha anti inmigrantes-, se puede ver a una niña afroamericana, de espaldas, con una mochila y sin zapatos, mientras observa al frente de ella cómo empleados municipales retiran restos de ropa y otros utensilios de la plaza. 

“Me encuentro  con la plaza desolada, con una mamá con unos niños y con una guagua en brazos y gente trabajando de la municipalidad, retirando lo poco y nada que quedaba. Y ahí empecé a registrar y me encuentro con esa imagen", cuenta Miranda.

Consultado por INTERFERENCIA, Miranda cuenta que el día viernes, cuando llegó a la plaza para capturar imágenes, encontró el lugar sin medios de comunicación, ya que habían pasado varias horas tras el desalojo. Solo quedaban algunas pertenencias de las familias migrantes, una mujer y unos niños, entre ellos, la niña de la foto.

“Me encuentro  con la plaza desolada, con una mamá con unos niños y con una guagua en brazos y gente trabajando de la Municipalidad, retirando lo poco y nada que quedaba. Y ahí empecé a registrar y me encuentro con esa imagen. Y ahí se me acercó un señor que me insultó, que me gritó que por qué estaba haciendo fotos a los niños, que yo quería mostrar al mundo que ellos eran buenos, eso que vimos, una rabia visceral de gente que es menos humana. Yo lo increpé, le dije que él no era mi editor, que yo le hacía fotos a lo que yo quería y que no eran para ningún medio. Y ahí hago varias fotos de lo que pasó ahí”, explica Miranda.

El documentalista, luego, sacó otras fotos y conversó con un grupo de inmigrantes en las cercanías de la plaza. Presenció cómo un grupo de personas insultaba a otros inmigrantes. Conmovido ante la situación, se propuso subir las imágenes y difundir lo que había visto. La imagen fue publicada por Ayahuasca News, equipo con quienes trabaja con su agencia Migra Audiovisual.

La imagen comenzó a difundirse rápidamente tras la marcha anti inmigrantes ocurrida el sábado, donde una turba de personas quemó las pertenencias de familias inmigrantes. La foto de Miranda conmovió a miles de personas, que vieron retratado el dolor de una niña frente a actos de discriminación en Chile.

“Para mí, en el mundo necesitamos humanidad, humanismo, ojalá gente ligada al arte, porque el arte es reflexivo. Yo nunca pensé que esta foto iba a trascender, me han escrito de otras partes de Chile, de Alemania. A mi me ha hecho reflexionar mucho lo que logró esta fotografía, me ha hecho reencontrarme conmigo mismo”, opina.

“En este tipo de trabajo uno intenta separar las cosas, para no involucrarse en términos sentimentales, emocionales, pero uno también es humano. Y esto me ha generado mucha pena, porque esto es parte del país que hemos construido entre todos", reflexiona.

Miranda ha recibido cientos de mensajes en sus redes sociales tras la viralización de la imagen. Le han escrito decenas de personas que intentan ayudar a las familias víctimas de este desalojo y de la marcha donde manifestantes quemaron enseres de familias migrantes.

“En este tipo de trabajo uno intenta separar las cosas, para no involucrarse en términos sentimentales, emocionales, pero uno también es humano. Y esto me ha generado mucha pena, porque esto es parte del país que hemos construido entre todos, y esto me da pena. Por un lado es genial que la fotografía se difunda, porque cumple su objetivo, pero por otro es una pena, porque además es un problema global”, agrega Miranda.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Muy buenos sus artículos, necesarios en este tiempo en que contar con información veraz y oportuna es casi un lujo.

Añadir nuevo comentario