Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 18 de marzo de 2019
Feminismo y política

La "ola de mujeres" en el Congreso de EE.UU. que puede reimpulsar el #MeToo

Elizabeth C. Tippett

Las últimas elecciones legislativas intermedias en Estados Unidos representaron el primer referéndum electoral de la era #MeToo. Esto, luego de que más de 500 mujeres se presentaran en las primarias, llevando a un número récord de 113 mujeres al Senado y a la Cámara de Representantes.

Pese a los buenos resultados, quedó demostrado que las mujeres aún están lejos de alcanzar la paridad en política: todavía tienen una quinta parte de los escaños en la Cámara de Representantes de Estados Unidos y el Senado. Incluso,menos que en Irak, donde la Constitución posterior a Saddam Hussein establece un mínimo del 25 por ciento para la representación femenina en la Asamblea Nacional.

Esto último, refleja un cierto estancamiento del movimiento a nivel federal, pese a sus logros iniciales. Después de más de un año de titulares de #MeToo, el Congreso no ha aprobado ninguna legislación relacionada con el acoso más allá de la limpieza del proceso interno para el manejo de denuncias.

Ahora que los demócratas tienen el control de la Cámara de Representantes pero no del Senado, la pregunta es si el Congreso, finalmente, considerará abordar las causas fundamentales de la crisis.

Manejo de crisis

En muchos sentidos, la crisis del #MeToo es similar al colapso financiero de 2008.

Esa crisis fue como un choque de trenes en movimiento lento dado por una acumulación de años de una conducta moralmente en bancarrota que las compañías estaban dispuestas a pasar por alto. Todo, a favor de lo que parecían ser preocupaciones comerciales más importantes.

Como argumenté en un artículo reciente sobre la revisión de la ley, la crisis del #MeToo se debió a una acumulación lenta similar: las empresas no respondieron adecuadamente al acoso en el lugar de trabajo, lo que permitió que los acosadores siguieran subiendo de rango, mientras que las víctimas vieron sus carreras marginadas.

La crisis del #MeToo también genera preocupación sobre cómo las compañías manejan las denuncias de discriminación y los denunciantes, ya que los procesos internos para hacerlo son a menudo los mismo que para el acoso.

Pero en ambos casos, se trataba de algo más que solo gente mala tomando malas decisiones y cubriendo sus huellas. Las decisiones de negocios, como los juegos de mesa, están limitadas por las reglas del juego. Si los jugadores descubren una forma de “piratear” las reglas o deciden que se puede ganar más si las rompe, es probable que su comportamiento no cambie sin cambiar las reglas.

Así como los corredores de bolsa que vendían préstamos de alto riesgo, estaban habilitados con malas prácticas comerciales y brechas regulatorias, la indiferencia del empleador al acoso fue posible por leyes de acoso obsoletas que dieron a las empresas un pase gratis.

La crisis del #MeToo también genera preocupación sobre cómo las compañías manejan las denuncias de discriminación y los denunciantes, ya que los procesos internos para hacerlo son a menudo los mismo que para el acoso.

Caminos divergentes

De alguna manera, sin embargo, la crisis del #MeToo tuvo un éxito que no alcanzó la crisis financiera.

Aquellos que perdieron sus casas por la ejecución hipotecaria nunca vieron una solución a través de la justicia, ya que, pese a que algunos banqueros fueron a la cárcel, el pez más grande no lo hizo. #MeToo, por el contrario, tuvo consecuencias para muchos hombres que tenían historial de hostigamiento.

Por el contrario, el movimiento #MeToo no ha producido una legislación federal significativa y ni siquiera una audiencia. Las propuestas legislativas actuales se centran principalmente en si los empleadores pueden mantener en secreto el acoso.

Por otro lado, la crisis financiera produjo un mayor escrutinio político en los factores sistémicos que causaron el problema. El congreso celebró numerosas audiencias sobre sus causas fundamentales. Los legisladores también crearon una comisión. Estos esfuerzos culminaron con la Ley de Reforma y Protección al Consumidor de Dodd-Frank Wall Street y la creación de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor.

Por el contrario, el movimiento #MeToo no ha producido una legislación federal significativa y ni siquiera una audiencia. Las propuestas legislativas actuales se centran principalmente en si los empleadores pueden mantener en secreto el acoso.

Es justo regular el encubrimiento. Pero con el tiempo, tendremos que enfrentar el crimen.

Poder Ejecutivo supervisado

Los comentaristas políticos comentan que el control demócrata sobre la Cámara significará una mayor supervisión del poder ejecutivo, y en particular, la investigación de violaciones de ética y la propia conducta y relaciones financieras del Presidente Trump.

Pero los comités también pueden celebrar audiencias para recopilar información de expertos e informar la legislación. Por más difícil que sea imaginarlo después de las explosivas audiencias de Brett Kavanaugh (juez de la Corte Suprema, acusado de abuso sexual), no es necesario que sean partidarios.

Aquí, el Congreso debería seguir el ejemplo de la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo, que volvió a convocar a su grupo de trabajo sobre el acoso laboral en el verano. Testifiqué en la reunión y me impresionaron los esfuerzos de buena fe de todas las partes interesadas, incluidas las empresas, un representante sindical y abogados de ambos lados, para examinar los temas en profundidad y evaluar diferentes propuestas legislativas.

Los comentaristas políticos comentan que el control demócrata sobre la Cámara significará una mayor supervisión del poder ejecutivo, y en particular, la investigación de violaciones de ética y la propia conducta y relaciones financieras del Presidente Trump.

El propio grupo de trabajo también representa un modelo admirable de cooperación bipartidista, liderado conjuntamente por la presidenta interina Victoria Lipnic, republicana, y Chai Feldblum, una persona designada por el expresidente Barack Obama.

En conferencias de prensa separadas después de la elección, tanto el Presidente Donald Trump, como la futura oradora Nancy Pelosi, expresaron cierta esperanza de que podrían trabajar juntos en ciertos temas, aunque el #MeToo no parece estar entre ellos.

Sin embargo, vale la pena, al menos, intentar extraer el movimiento #MeToo de las guerras culturales y tratarlo como un asunto político serio. Por extraño que parezca, deberíamos tratarlo más como una crisis financiera.

*Este artículo fue escrito por Elizabeth C. Tippett, profesora asociada a la Escuela de Derecho de la Universidad de Oregon, para The Conversation. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario