Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 22 de octubre de 2020
¿Rescate encubierto de una isapre?

La trama mediante la cual Nueva MasVida recibirá $ 18 mil millones que son propiedad de sus afiliados

Laura Landaeta

Luego de años en otra postura, la Superintendencia de Salud se allanó a entregarle a la isapre parte del fondo de garantía que MasVida entregó en custodia para poder funcionar en el mercado. Supuestamente la idea es que ese dinero llegue a los afiliados, pero esto puede aplazarse hasta diciembre, lapso pandémico en el que la aseguradora puede usar el monto a su discreción. 

Desde 2018 isapre Nueva MasVida y la Superintendencia de Salud han enfrentado un litigio judicial por el destino de 18 mil millones de pesos, los cuales conforman parte del fondo de garantía de la quebrada MasVida, y que pertenecen a sus cotizantes en forma de excedentes.

Se trata de un monto que Nexus -filial de Nexus Partners, una empresa de Silicon Valley y controlador de Nueva MasVida- reclama por el concepto de pagos que la nueva isapre efectuó a los afiliados que heredó de la antigua MasVida, cuando la adquirió en 2017 y por los otros pagos pendientes a esa misma cartera de afiliados. 

En un giro judicial sorpresivo e inédito, en los primeros días de marzo la Superintendencia de Salud comunicó a la Corte de Apelaciones de Santiago, donde está radicada la causa, su voluntad de allanarse ante la reclamación presentada por Nueva MasVida.

Esto, en circunstancias en que desde 2017 que el ente regulador venía considerando que ese dinero del fondo de garantía no le corresponde ser entregado a la nueva isapre, sino a los afiliados, por alguna vía distinta a la triangulación a la que hoy está accediendo.

El cambio de postura -en la práctica- abre la puerta a que la próxima semana, terminados los alegatos en esta causa, se falle en favor de la administradora de fondos de salud, y reciba más de 18 mil millones de pesos que son propiedad de los clientes. 

allanamiento_super_de_salud.jpeg

Allanamiento de la Superintendecia de Salud
Allanamiento de la Superintendecia de Salud

Si bien el cambio de postura respondería a agilizar la circulación del dinero, para que llegue más prontamente a los afiliados, dado el contexto de pandemia del país, y a que la ley exige a las administradoras velar por la entrega en dinero de estos fondos a los cotizantes, lo cierto es que el plazo para cumplir con el compromiso es hasta diciembre de este 2020, por lo que nada impide que Nueva MasVida emplee durante un semestre estos recursos a su plena discreción.

En otras palabras, para muchos en el sector se trata de una especie de cariño de solvencia por parte del Estado a una multinacional estadounidense, cuyos activos en Chile ha tenido en los últimos dos años vaivenes económicos y financieros que preocupan, en especial por su inconstante liquidez.

¿Salvataje?

Desde el año 2017 la Superintendencia de Salud ha mantenido bajo custodia los dineros involucrados en este litigio como forma de preservar el patrimonio de los clientes de la antigua isapre MasVida, y venía pidiendo a la nueva isapre Nueva MasVida que asumiera los pasivos de la empresa que había adquirido.

Consultado un entendido en la materia, el cambio de postura de la Superintendencia en favor de la isapre es llamativo. Sin embargo, para esta fuente, que solicitó su anonimato para conversar con INTERFERENCIA, le es difícil concluir que el cambio se traduzca en un daño a largo plazo para los afiliados, ya que la ley exige el cumplimiento de la entrega de dineros a las personas "y en eso no hay dobles lecturas", dice.

Otro entendido es más suspicaz, y piensa que hay espacio para que esto se trate de una “estratégica mirada en favor de los controladores de Nueva Masvida, sentada para ahorrarles $18.000 millones.” Esto, tomando en consideración un escenario pandémico y una crisis económica que prontamente puede devenir en una crisis financiera, la cual podría llevar a Nueva MasVida a un nuevo escenario de quiebra.

Algo que desde la perspectiva pública es preocupante, pues Nueva MasVida tiene más de 400 mil afiliados en el país, y dejarlos sin prestaciones de salud sería una catástrofe.

Asimismo, la quiebra sería un fracaso al sistema privado de seguros, de la Superintendencia y de la Cámara de Diputados, dada su Comisión Investigadora del caso MasVida, en la que se juramentaron no cometer los mismos errores para llegar a una nueva crisis. 

Dicho de otro modo. Lo que está en juego son 18 mil millones de pesos que pueden ser utilizados en este período hasta diciembre para otros movimientos financieros que la isapre determine como necesarios para subsistir, y como un seguro de liquidez.

“Es claro que en algún momento deben cumplir con la normativa y repartir ese dinero con sus afiliados, pero eso solo es en diciembre por lo cual podría perfectamente bien interpretarse esta determinación de la Superintendencia como un salvataje”, señala una de las fuentes consultadas.

Las promesas del superintendente Fernández

En total son 217.433 los afiliados a la isapre que esperan recibir el dinero de sus excesos, muchos de ellos, señala Patricio Fernández, el superintendente de Salud, “están en estado complejo de deudas producto de esta situación”. 

Esta es la principal razón, comenta el superintendente, por la cual tomó la determinación de allanarse en esta causa judicial. Atendiendo además informes y opiniones de expertos para “velar por el correcto uso de la ley”.

Informes que vienen solicitados desde La Moneda. Ya el 31 de octubre de 2018, en La Segunda se informaba de la solicitud de un informe de la Secretaría General de la Presidencia al abogado Rodrigo Díaz de Valdés, experto en la materia y ligado a Plan Vital, para evitar una nueva crisis en las isapres, dado que el ministro de Salud de entonces, Jaime Mañalich, no quería una nueva quiebra de alguna aseguradora privada.

Si la preocupación tiene esa data ¿Por qué no tomaron la decisión antes? ¿Por qué la nueva isapre no asumió las deudas de la empresa que compró? 

El superintendente Fernández -quien asumió en marzo- dice en entrevista a INTERFERENCIA por este tema que “es un compromiso que hago aquí y ahora: ese dinero no será para la isapre, será repartido para las personas y nosotros mismos nos ocuparemos de hacerlo para no correr riesgos con el dinero”.

Sin embargo, lo señalado por el superintendente es contradictorio con el recurso de Nueva MasVida contra la Superintendencia de Salud, que hoy lleva la Corte de Apelaciones de Santiago, donde se solicita traspasar los 18 mil millones a la isapre, sin hacer mención a traspasos posteriores a los afiliados. 

En otras palabras, el traspaso de ese monto no va aparejado al compromiso de un mecanismo para que finalmente ese dinero llegue a los afiliados. Se trata de excedentes, precisamos, que se encuentran retenidos por una orden de no innovar decretada por la Novena Sala de la Corte de Apelaciones en la causa Rol N°425 de 2018.

La desconfianza de los acreedores

Otra de las partes incluida en este litigio son los acreedores de la quebrada Isapre MasVida, quienes esperan el pago de las deudas que se mantienen con ellos y quienes han defendido la custodia de la garantía total de 48 mil millones que hoy pretende reducirse gracias a la entrega de 18 mil que se haría efectiva con el allanamiento de la Superintendencia.

“Están pidiendo que se les entregue plata que, al momento de la compra de la cartera de clientes de MasVida tras la quiebra, la Nueva Más Vida debió haber pagado por sus propios medios ya que cuando uno compra una empresa la compra con sus activos y pasivos”, señala uno de los acreedores en litigio.

Efectivamente y según señala la ley 18.933 en su artículo 219: “Las instituciones de salud previsional [isapres] podrán transferir la totalidad de sus contratos de salud previsional y cartera de afiliados y beneficiarios, a una o más isapres que operen legalmente y que no estén afectas a alguna de las situaciones previstas en los artículos 221 y 223. Esta transferencia no podrá, en caso alguno, afectar los derechos y obligaciones que emanan de los contratos de salud cedidos, imponer a los afiliados y beneficiarios otras restricciones que las que ya se encontraran vigentes en virtud del contrato que se cede, ni establecer la exigencia de una nueva declaración de salud”. 

En otras palabras, la deuda de $ 18.000 millones en excedentes es de Nueva MasVida y no de lo que queda de MasVida, en forma de fondo de garantía. 

Es precisamente atendiendo a la normativa vigente que los acreedores no se explican por qué se le quiere entregar a Nueva MasVida un dinero que la isapre debió pagar tras el compromiso adquirido en la compra de la quebrada MasVida.

Además, uno de los acreedores de Nueva MasVida señala que el allanamiento de la Superintendencia es “una medida inédita". Según esta fuente "nadie se allana a una demanda, ninguna institución pública lo hace. Allanarse es inmoral y casi ilegal porque se presta para malas prácticas”.

Los signos vitales de Nueva MasVida

Desde el primer semestre de 2018 que en los sectores financiero, de seguros y de salud siguen atento a los balances de Nueva MasVida.

“Existe preocupación en el directorio de Clínicas de Chile por la demora en los pagos de isapre Nueva Masvida a los prestadores, pues no se están cumpliendo los plazos acordados. Hasta hoy, no existe información confiable que de tranquilidad acerca de las deudas y los recursos efectivamente disponibles para pagarla“, señaló en 2018 el directorio de Clínicas de Chile tras un retraso en el pago por parte de esta isapre.

Ese mismo año el superintendente de Salud de entonces, Ignacio García Huidobro, comentaba que todas las isapres son fiscalizadas constantemente por la Superintendencia, donde hace un seguimiento a los indicadores legales. También reconocía que: “hasta el momento, esta isapre los cumple. Respecto de otros indicadores que no son los legales, pero sí de alerta temprana, existe preocupación, porque se comporta por debajo de lo que es habitual en el resto de las isapres”.

De hecho, ya en noviembre de 2019, los dueños de Nueva MasVida debieron realizar una reinyección de recursos para mejorar sus estados financieros. Según consta en su balance de 2019, la isapre declara pérdidas por más de $ 7.400 millones de pesos.

Consultado acerca de este tema y de por qué no se consideró eso al momento de presentar el allanamiento, el superintendente actual declara: “el escenario de las isapres ha cambiado positivamente desde el inicio del Covid-19. Hoy Nueva MasVida tiene ganancias importantes y no está ni siquiera cerca de tener poca liquidez o menos aún de la quiebra”. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Estoy de acuerdo con la devolucion a la Isapre, así nos reembolsan los excedentes pendientes de la anterior Mas Vida. Solamente me devolvieron los excedentes acomulados a la fecha a contar del 2017 (Nueva mas Vida) Si continua el Juicio seguiremos esperando. Prefiero esperar 6 meses.-

llevamos meses esperando lo que por ley deberían haber entregado en marzo, en este pais al parecer la ley se escribe con la mano y se borra con el codo, como es posible que en medio de todas las necesidades que hay por falta de trabajo y pandemia nos sigan metiendo el dedo en la boca y jugando con nuestro dinero mientras, no nos entregan nuestro dinero tenemos que seguir esperando bonos y cajas que jamás llegan

Devuelvan la plata!

Añadir nuevo comentario