Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 18 de septiembre de 2020
Ranking anual

Los mayores fracasos tecnológicos del 2019, según el MIT

Joaquín Riffo Burdiles

Aviones con sistema de pilotaje automático que resultaron un desastre, falsos proyectos de ciberagricultura y una app para saber “cuán gay” son las personas, encabezan el ránking de la publicación de tecnología y ciencia MIT Technology Review

Como parte de uno de sus recuentos de fin de año, MIT Technology Review -la revista sobre tecnología más antigua del mundo, fundada en 1899 y publicada por Technology Review Inc., compañía independiente de medios de comunicación propiedad del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT)- ha seleccionado las ideas, proyectos y negocios tecnológicos que fracasaron más estrepitosamente durante 2019. 

En un artículo escrito por Antonio Regalado, editor senior de biomedicina del medio, se abordan ocho iniciativas de distintas áreas que intentaron innovar y terminaron siendo un desastre. 

El piloto automático fuera de control de los Boeings 

En marzo, el nuevo modelo del avión 737 Max Boeing de la línea Lion Air Flight se estrelló poco después de despegar. Luego ocurrió lo mismo con otra nave del mismo tipo, falleciendo todas las personas a bordo. En cada caso, los pilotos tuvieron que lidiar con un sistema de autopilotaje que se activó llevando a los aviones a su destino fatal. 

La tripulación tuvo muy poco tiempo para reaccionar al control de vuelo denominado como MCAS, del que sabían poco y nada. Así, la combinación entre un sistema automático altamente agresivo y la falta de entrenamiento de los pilotos terminó en un desenlace estrepitoso, y los 737 Max permanecen en el suelo desde entonces. 

Comida rápida computacional

En una charla TED del 2015 que obtuvo 1.800 millones de reproducciones, el arquitecto Caleb Harper introdujo cajas hidropónicas rellenas con electrónica e inteligencia artificial, que según él, medirían millones de combinaciones de luz, temperatura y humedad, dando origen a un proyecto pionero en lo que sería conocido como “ciberagricultura”. 

Resultó que la comida computacional no era sino una caja cultivadora que ni siquiera funcionaba muy bien. Pero agregando los términos climate hackingopen source, o microbiome el laboratorio desarrollador (que pertenece al propio MIT) siguió ganando atención y fondos para la iniciativa. Hasta que en septiembre de 2019 los propios trabajadores de la firma le contaron a los medios sobre las falsas fotografías difundidas y las violaciones ambientales del proyecto. Para octubre, los oficiales del MIT ya habían detenido la mayor parte del trabajo del grupo OpenAg. 

La introducción de una bacteria bovina

La compañía Recombinetics creó ganado lechero sin cuernos mediante edición genética, insistiendo que no se trataba de organismos genéticamente modificados y que ni siquiera tenían que ser regulados. 

Pero luego se supo que este ganado tenía una falla, cuando la US Food and Drug Administration examinó el ADN de uno de los toros a los que la compañía le había inyectado accidentalmente un trozo de genes bacterianos, demostrando que los animales eran, en efecto, transgénicos. El ganado terminó siendo incinerado. 

Un radar genético para detectar niveles de homosexualidad

Sólo semanas tras la publicación de un estudio que identificaba genes asociados al comportamiento homosexual, un programador lanzó una app llamada How Gay Are You? (¿Qué tan gay eres?). 

Por un poco más de 5 dólares, la aplicación pretendía utilizar los resultados de esa investigación para calcular el nivel de homosexualidad de cualquier individuo, usando sus tests de ADN. 

 

La controversia se desató inmediatamente, y la app no sobrevivió a ella. Según explica Regalado, si bien el Gaydar ya no está disponible, el problema de la predicción genética tomada a la ligera sigue vigente y puede tomar nuevas formas en el futuro. 

El listado se completa con el envío sin informar de tardígrados (también conocidos como ‘osos de agua’) a la luna a bordo de la sonda israelí Beresheet; el fracaso tras el celular plegable que propuso Samsung este año; la sesgada tarjeta de crédito que Apple intentó implementar sin éxito en 2019; y el apagón de internet que afectó a más de 60 millones de personas en India y se replicó en otros países, como una forma de los gobiernos para disminuir la organización de manifestaciones sociales. 

Revisa el artículo original en el MIT Technology Review

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Excelentes publicaciones

Añadir nuevo comentario