Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 23 de octubre de 2019
Orden de arresto

Luis Eugenio, el otro Ponce Lerou

Andrés Almeida Farga

La fiscal Ximena Chong pidió la captura del menor de los Ponce Lerou, por negarse sistemáticamente a declarar como testigo en el caso Cascadas, el cual afecta directamente al hermano más famoso del clan: Julio, ex yerno de Augusto Pinochet y Lucía Hiriart, padre de sus nietos, y ex presidente de SQM. Luis Eugenio tiene una larga historia en común con su hermano Julio, una cercanía tal que permite suponer que entre hermanos no hay secretos.

Cuando Eduardo Bitrán -a nombre de Corfo- puso como condición para permitir a SQM la explotación del litio del Salar de Atacama que Julio Ponce Lerou y sus consanguíneos salieran de la administración y del directorio de la empresa, Luis Eugenio Ponce Lerou, el hermano menor de Julio, sintió que la medida que lo dejaba fuera de la empresa era "injusta" y "arbitraria", conforme registra un artículo de El Mostrador.

Este ingeniero mecánico había entrado a SQM en un lejano 1981, cuando todavía le decían Soquimich y cuando era una empresa del Estado administrada por Corfo, cuyo vicepresidente ejecutivo era su hermano Julio, quien a su vez era el yerno de Augusto Pinochet y Lucía Hiriart, dado su matrimonio con Verónica. Fue en ese contexto donde Luis Eugenio comenzó su carrera en esta minera no metálica, coronándola como presidente de la compañía -ya privatizada, cuyo principal controlador también era su hermano- entre 2016 y 2018. Sin embargo, solo fueron dos años a la cabeza de Soqui, pocos comparados con los 28 de su hermano mayor. 

Luis Eugenio caía así arrastrado también por el peso de Julio, y lo consideraba "injusto" y "arbitrario", pues se habia preocupado expresamente de no entrar -al menos con fuerza- en la propiedad, a diferencia de su hermano, sino que desarrollar un perfil exclusivamente ejecutivo, en especial en el área comercial y de apertura de nuevos negocios fuera de Chile, tal como lo cuenta un artículo de La Tercera en que se destacan sus virtudes ejecutivas.

Eran las esquirlas del financiamiento ilegal de la política, las que saltaron con fuerza luego de que se supiera que la minera no metálica tenía en la planilla a varios políticos a comienzos de 2015, a casi un año de la asunción en el mando de Michelle Bachelet. En medio de ese escándalo, Bitrán, como vicepresidente de Corfo de Bachelet, decidió en los últimos meses de gobierno otorgar a un SQM sin Ponce Lerou el negocio del litio del Salar, aduciendo que con esto el Estado recaudaría 12 mil millones de dólares a 2030, además de otras onerosas compensaciones. Pese al pingüe negocio y la salida de los Ponce Lerou, se alimentaron diversas sospechas que signaban este contrato como la razón de fondo por la cual SQM financió la política por años. 

Pese a lo delicada de la situación política, SQM decidió contratar a Julio y Luis Eugenio como "asesores estratégicos" en junio de 2018, ya durante el gobierno de Sebastián Piñera, abriéndoles oficinas en la misma planta de la Alta Dirección de la empresa en Santiago, con lo que estalló nuevamente el escándalo que terminó con Julio fuera y Luis Eugenio dentro de la empresa, en un cargo indirecto de poder.

Auge de ambos hermanos en dictadura

Ambos hermanos tienen una relación muy estrecha, la que data desde los incios de esta historia. Así lo relata el periodista Manuel Salazar Salvo -colaborador habitual de INTERFERENCIA- en su libro Todo sobre Ponce Lerou, en el cual entrega elementos que muestran que SQM era un asunto de familia.

Ya en 1987 -en el auge del proceso privatizador, cuanta Salazar- el padre, Julio Ponce Zamora, figuraba -junto a su hijo Julio- como un relevante accionista individual, mientras que el hermano, Luis Eugenio, ya era gerente de ventas  y gerente general subrogante, quien además ya en 1983 había comprado 9.715 acciones a 380 pesos cada una ($ 3.691.700 de la época, en total). Luego en 1990, el padre y el hermano de Julio figuran en la propiedad de SQM a través de Inversiones del Mar S.A., con un 3,36%. 

También durante la dictadura pudo tener un rol Gustavo, el hermano del medio, quien hoy es yogui y está alejado de los negocios, pero que entonces viajó como consejero comercial en misión diplomática a Japón. Coincidencias o no, tras su presencia en Japón, Kowa, una sociedad financiera japonesa socia en SQM, estrechó lazos con su hermano Julio, siéndole muy útil en su estrategia de control de la minera. Al respecto hay total hermetismo, al punto en que la Revista Capital aseguraba en 2015 que en Sanhattan muchos sospechaban que Kowa ni siquiera existe

En cuanto a los vínculos con la dictadura, hay que mencionar que Luis Eugenio está casado con Magali Cartoni Maldonado, hermana de Virgilio, un importante comerciante de armas, quien a propósito de esta relación pudo acceder al círculo de Pinochet, tal como sugiere Ciper, y quien recientemente salió en la palestra dada su relación estrecha con el ex comandante en jefe del Ejército Juan Miguel Fuente-Alba

Julio y Luis Eugenio también están juntos en una querella en contra de ellos por estafa de 2016, por parte de varios trabajadores de SQM de la época del capitalismo popular que se quiso promover en la empresa, de la mano de su gerente general de entonces, Eduardo Bobenrieth.

Según los trabajadores, ambos hermanos los engañaron para que vendieran sus acciones. "Se deja caer Eugenio Ponce en la pampa, se instala en la casa de directores de María Elena y empieza a llamar a los supervisores uno por uno, los jefes directos de los trabajadores, les pasaron a los supervisores un formulario de traspaso de acciones por cada trabajador que se encontraba a su cargo y les dijo que los quería firmados esa noche, sin precio, sin testigos, sin nada. El formulario tenía que tener el nombre del trabajador y la firma, esa noche juntaron todos los traspasos que necesitaban para tener la mayoría los enviaron a Antofagasta y quedaron con la mayoría", relató Bobenrieth ante la fiscal Patricia Cerda, según constata el mismo artículo de El Mostrador.  

Finalmente, hoy Luis Eugenio tiene que declarar en el Caso Cascadas, luego de que los abogados de uno de los operadores de su hermano Julio, Aldo Motta, lograran hacer repetir su juicio. 

El menor de los Ponce Lerou debe comparecer solo como testigo y no como imputado, pues las operaciones financieras de las distintas sociedades en cascada de Julio corresponden a movimientos bursátiles del controlador y no de la administración de SQM, pero lo hará bajo apercebimiento de arresto. Después de todo, se trata de un silencio que se da en medio de la arista judicial de un caso en que la Superintendencia de Valores y Seguros ya cursó la multa más alta de su historia: 164 millones de dólares, de los cuales 70 millones corresponden personalmente a Julio.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario