Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 14 de julio de 2020
También a Fonasa

Mañalich beneficia a las isapre al bajar los días de cuarentena de los pacientes leves de Covid-19, pues estos deberán asumir el 30% del costo de sus licencias

Laura Landaeta

La reducción de licencias en casos leves de coronavirus de catorce a diez días tiene letra chica, pues implica que no se pagarán los primeros tres días, tal y como señala la ley.

171.010 licencias médicas electrónicas se han entregado hasta el 31 de mayo por casos de Covid-19, de un total de más de un millón 270 mil entre marzo y mayo. Según estimaciones, estas corresponden a casi el 95% de las licencias médicas totales emitidas en el país por motivos de pandemia.

En este escenario, y apoyado en estudios internacionales, el panel de expertos que asesora a Jaime Mañalich, decidió respaldar la idea del ministro de Salud de rebajar las licencias de 14 a 10 días paracasos leves.

Todo esto, atendiendo a que dichos estudios demuestran que la probabilidad de contagio en un paciente leve después de los siete días es muy baja.

Pero, más allá de la naturaleza sanitaria de la medida -la cual dista bastante de cumplir con las exigencias necesarias para garantizar la no transmisibilidad de la enfermedad, como se explicará más adelante- es preocupante también que la legislación permite que en plazos inferiores a once días seguidos de licencia médica, los trabajadores pierdan automáticamente el beneficio de cobertura total, recibiendo sólo el pago desde el cuarto día. Es decir: los tres primeros los paga usted.

En otras palabras, la medida tiene el efecto colateral de beneficiar directamente las arcas de isapres y del Fisco a través de Fonasa, cargando ese costo a los usuarios.

Como orden de magnitud, la cifra de licencias electrónicas recibidas hasta el 31 de mayo de 2020 es de 171.010 licencias por Covid-19, dato al que INTERFERENCIA tuvo acceso exclusivo y que se entrega diariamente al Presidente, Ministro de Salud, Fonasa y Superintendencia. Al menos 70.000 de estas licencias son de pacientes sospechosos sin PCR, pues los confirmados -independientemente de su nivel de gravedad- suman sólo algo más de 100.000.

Al reducírseles las licencias a 10 días a todos esos sospechosos y los leves dentro de los confirmados, estos deberán pagar de su bolsillo 30% de sus licencias, es decir, los 3 primeros días de esta, lo que es un desincentivo para asumir cuarentenas.

Este traspaso del costo se da considerando que sólo en el primer trimestre de 2020 las isapre experimentaron un alza del 87% en sus utilidades; logrando 18 mil millones de pesos en ganancias; es difícil entender por qué el Ministerio de Salud se casó con la idea de rebajar los días de licencia para casos leves, más aún, considerando que no se ha llegado al peak de contagios, considerando además que hoy se superó las mil muertes oficiales y que un amplio sector de expertos a nivel mundial no avala los estudios que hablan de la baja en los contagios desde el séptimo día de enfermedad.

Además, la actitud de las isapre con respecto a la pandemia no ha sido tan colaborativa como anunciaron inicialmente. El 11 de abril pasado, por ejemplo, estalló el escándalo cuando a Superintendencia de Seguridad Social informó que dos de cada diez licencias por Covid-19, era rechazada por el sistema privado de seguros de salud.

Ya en el mes de marzo, incluso, cuando se emitieron gran cantidad de licencias de papel en el aeropuerto y controles fronterizos, las isapre se preguntaban ¿quién paga?

En este escenario es que el 18 de marzo una circular del Minsal estableció que, en casos sospechosos no confirmados, no se daría licencia médica, algo que se interpretó como una forma de no afectar los seguros de salud y traspasar al trabajador el peso de las cuarentenas asociadas, medida que tuvo que ser revertida pues incentivaba la elusión de las cuarentenas.

Pero, sin licencias que permitieran dichas cuarentenas al menos durante un tiempo, la situación contribuyó a que los casos se dispararan. El contagio se volvió crítico y hoy, sin saber con exactitud si se está frente al peak o aún lejos de él, se hacen aún más inciertas las razones que llevaron al ministro Mañalich y su equipo de expertos a considerar pertinente hacer esta reducción de días. Medida que -coincidencia o no- vuelve a beneficiar a los seguros de salud, lo que incluye las isapre y el sitema público de Fonasa.

Las bases para reducir a diez días

Tal y como señaló el ministro Mañalich, existe un sector de los investigadores del Covid-19 que ha señalado que a contar del séptimo día del desarrollo de la enfermedad la posibilidad de contagio de un enfermo leve es muy baja.

Según publicó la revista Anals of Internal Medicine, un estudio alemán realizado desde marzo de 2020 a pacientes en Münich y Berlín, sugiere que los pacientes con Covid-19 deben ser puestos en cuarentena en el hogar y ser dados de alta si, después del décimo día de la enfermedad, se pueden detectar menos de 100.000 copias del genoma del virus en el esputo de la tos.

El estudio, uno de los más referidos a la hora de la defensa de la baja en la cuarentena a nivel mundial, señala que: “la capacidad de infectar de los pacientes con Covid-19 parece depender de la carga viral en la garganta o los pulmones. Este es un factor importante para decidir cuándo un paciente puede ser dado de alta del hospital lo antes posible si la capacidad de camas y la presión del tiempo son limitadas”.

De esta forma, es posible que se reduzcan los cuidados en casos determinados. Sin embargo, es imprescindible -señala el estudio- que estos casos sean revisados previamente y comprobado -a través de un examen- que la carga viral en la garganta, faringe y saliva sea menor a las 100.000 copias; algo que por cierto, al considerar esta reducción en las licencias médicas, el Minsal no ha tomado en cuenta.

El estudio alemán señala en sus conclusiones, además, que la mitad del grupo de pacientes evaluados desarrolló anticuerpos al séptimo día del inicio de los síntomas. Tras dos semanas, todos los pacientes habían producido anticuerpos. El inicio de la producción de anticuerpos estuvo acompañado por una lenta disminución de la carga viral. 

Consultado acerca de la posición del Colegio Médico de Chile (Colmed) sobre el anuncio ministerial, el secretario de la entidad, doctor José Miguel Bernucci comenta a INTERFERENCIA que “la discusión externa es que al parecer hay evidencia mundial. Es muy probable que eso sea así. Pero no hemos recibido la minuta con la información específica en la cual se basó la medida y no tenemos una opinión especifica al respecto”.

Sin embargo, y más allá de las declaraciones oficiales del Colmed, se trata de una medida que hace surgir disidencia incluso desde quienes han apoyado las medidas del Minsal hasta ahora. Según consigna hoy Tele 13 en su sitio web, el ex presidente del colegio médico e integrante de la mesa social Covid-19, Enrique Paris, calificó de "preocupante" este cambio de criterio.

Finalmente, y pese a los avances en investigación a nivel mundial sobre la pandemia, nada garantiza que un enfermo leve o asintomático no pueda contagiar pasados los diez días desde las primeras manifestaciones de la enfermedad, y que para ello se necesita un examen de salida.

Incluso el Ministerio de Salud de España evidenció casos en los que recién el día catorce de contagio algunos pacientes comenzaron a manifestar síntomas de enfermedad.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Otra másde este bastardo rekuliao, suma y sigue pero ya caerá

Añadir nuevo comentario