Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 26 de mayo de 2019
¿Tambalea Facebook?

Mark Zuckerberg, el falible

Nicolás Massai D.

La red social más grande del mundo vive la mayor crisis de imagen desde su creación en 2004. Los fundadores de Instagram y de WhatsApp, aplicaciones que Facebook adquirió hace unos años, se han ido de la empresa.. 

No han sido buenas semanas para Facebook. En realidad, no ha sido un buen año desde que en marzo pasado estallara el escándalo Cambridge Analytica, una consultora británica que sustrajo datos personales de 83 millones de usuarios de esta red social para influir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre de 2016.

Desde entonces, los hechos se han sucedido a una velocidad crítica. La semana pasada, The New York Times informó que Kevin Systrom y Mike Krieger, fundadores de la plataforma de fotos y videos Instagram, que Facebook adquirió por US$ 1.000 millones en 2012, se retirarán de la empresa de Zuckerberg.

Las salidas de estos altos cargos no han sido las únicas. En abril de este año, Jan Koum, uno de los fundadores de WhatsApp, la aplicación que Facebook compró en 2014 por US$ 19.000 millones, se retiró de la compañía encabezada por Zuckerberg.

En marzo de este año, cuando estalló el escándalo de Cambridge Analytica, Acton publicó un polémico mensaje en su cuenta de Twitter: “It’s time: #deletefacebook”

Y la misma semana pasada, Brian Acton, otro de los fundadores de esta herramienta de telefonía móvil que tiene más de 1.200 millones de usuarios a nivel global, dio una entrevista a la revista Forbes en la que se mostró molesto por la intención de Zuckerberg de tratar de introducir “publicidad dirigida” a Whatsapp. Para Acton, que ya se había retirado de Facebook a fines de 2017, ello demuestra la sed por aumentar las ganancias financieras de Facebook, a costa de la idea original de la herramienta de facilitar la comunicación entre las personas.

“Vendí mi compañía. Vendí la privacidad de mis usuarios por un beneficio mayor. Tomé una decisión y negocié. Y vivo con eso todos los días", afirmó a la revista estadounidense. En marzo de este año, cuando estalló el escándalo de Cambridge Analytica, Acton publicó un polémico mensaje en su cuenta de Twitter: “It’s time: #deletefacebook” (Llegó el momento: #borrafacebook).

Interrogado por el Congreso

El 10 de abril de este año, Mark Zuckerberg concurrió al Congreso estadounidense en Washington para ser interrogado por la sustracción de datos por parte de Cambridge Analytica.

Apenas conocido el escándalo de Cambridge Analytica, las acciones de Facebook bajaron dramáticamente.  Su valor bursátil cayó US$ 37.000 millones luego de que, en conjunto, los periódicos The New York Times, The Observer y The Guardian dieran a conocer los detalles de esta trama. A partir de ese momento, se han sucedido los debates respecto de las restricciones que debería implementar Facebook para evitar ser una herramienta de manipulación política.

–Tal vez de esto se trate todo esto- le respondió el senador Durbin.– Su derecho a la privacidad y cuánto se puede divulgar en el nombre de ‘conectar a las personas alrededor del mundo’.

Para Mark Zuckerberg fue un golpe duro. El joven graduado de la Universidad de Harvard, nacido en febrero de 1984 en el acomodado suburbio de White Plains de Nueva York, siempre se ha considerado un hombre progresista. El caso de Cambridge Analytica lo ponía en la vereda de los poderes oscuros, y de ser un títere de fuerzas políticas de derecha.

Sus dos días de testimonio ante la comisión del Congreso, rodeado de cámaras de TV, fueron intensos. Quizás el momento más incómodo fue cuando el senador demócrata Richard Durbin le hizo el siguiente cuestionamiento:

–Señor Zuckerberg: ¿Se sentiría cómodo compartiendo con nosotros el nombre del hotel en el que se hospedó anoche?

Tras un breve silencio y con evidente cara de sorpresa, el fundador de Facebook respondió.

–Ahh…. No.

–Si le ha enviado mensajes de textos a gente esta semana, ¿le importaría compartir con nosotros los nombres de esas personas?– prosiguió el senador.

–Senador, no, probablemente no optaría por compartir eso públicamente aquí.

–Tal vez de esto se trate todo esto– le respondió Durbin.– Su derecho a la privacidad, los límites a su derecho a la privacidad, y cuánto se puede divulgar en el nombre de ‘conectar a las personas alrededor del mundo’.

Mientras el senador le decía esto, Zuckerberg estaba evidentemente incómodo y tomaba sorbos de agua de un vaso.

Un coloso vulnerable

Las aguas parecieron calmarse durante algunos meses después de que Zuckerberg prometiera elevar de manera drástica la seguridad de Facebook, la mayor plataforma social del mundo con poco más de 2.200 millones de usuarios en el planeta. En Chile, a junio de este año, había unos 13 millones de usuarios según datos de la propia empresa.

Sin embargo, los inversionistas se pusieron nerviosos.

Este método, basado en echar a correr noticias falsas a través de Facebook, es para muchos una de las principales amenazas que tiene la democracia en la actualidad.

Cuando la empresa dio a conocer que sus ganancias del segundo trimestre de este año habían ascendido a US$ 13.200 millones, las acciones en la bolsa de Facebook se desplomaron. El mercado había esperado unos US$ 150 millones más.

Además, la vulnerabilidad de la plataforma sigue intacta. El viernes 28 de septiembre ocurrió otro ataque a la red social. Todavía no está muy claro quién fue el responsable. Solo se sabe que se expuso la información personal de unos 50 millones de usuarios. The New York Times, uno de los diarios que ha cubierto extensamente los problemas de esta red social, tildó el suceso como el ataque más grande en los 14 años de historia de Facebook.

Este incidente volvió a encender las alarmas del poder legislativo de Estados Unidos. El senador demócrata por Virginia, Mark Warner, declaró que este antecedente “es otro indicador alarmante de que el Congreso debe tomar medidas para proteger la privacidad y la seguridad de los usuarios de las redes sociales”.

Se sospecha que la sustracción de datos personales desde Facebook ayudó a Donald Trump en la elección presidencial de 2016. Un ex empleado de Cambridge Analytica, Christopher Wylie, explicó a la televisión pública inglesa BBC que la consultora británica logró “saber cuál debía ser el contenido, tema y tono de un mensaje para cambiar la forma de pensar de los votantes de forma casi individualizada”.

Este método, basado en echar a correr noticias falsas a través de Facebook, es para muchos una de las principales amenazas que tiene la democracia en la actualidad.

Fue el mismo Mark Zuckerberg que, ante una pregunta de reporteros de The New York Times, respondió lo siguiente respecto del uso de su plataforma para fines políticos: “No había manera de saber que uno de los mayores problemas que debería resolver, sería evitar que los gobiernos interfirieran en las elecciones a través de Facebook”, afirmó. “Jamás lo habría imaginado si estuviéramos conversando cuando estaba en la universidad en 2004”.

Alex Stamos, jefe de seguridad de Facebook hasta agosto de este año, manifestó que es muy difícil evitar la intervención y manipulación con vista a las elecciones legislativos de noviembre de este año. “Si bien este fracaso ha dejado a Estados Unidos desprevenido para proteger las elecciones de 2018, todavía hay una posibilidad de defender la democracia estadounidense en 2020”, escribió en el blog Lawfare.

Todo indica que, dada la masividad de la plataforma, los intentos de manipulación política volverán a ocurrir. Y Mark Zuckerberg deberá tener en cuenta que ya no es un simple joven encerrado en su dormitorio universitario creando una red social. Ahora es, según el último ranking de Forbes, un multimillonario con un patrimonio de US$ 70.000 millones.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario