Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 7 de Diciembre de 2021
Enojo estudiantil

Más de 1.600 alumnas de la UDD piden la expulsión del heredero del grupo Said acusado de violación

Lissette Fossa

Juan Cristóbal Said, acusado en 2018 y luego reformalizado por abuso sexual, es alumno de la Universidad del Desarrollo y enfrenta una solicitud expulsión, pues no cumpliría con el reglamento de disciplina de la universidad. El Grupo Said financia hace años una cátedra sobre empresas familiares en honor a Jaime Said en esa casa de estudios.

Tras el reportaje publicado por INTERFERENCIA el pasado 7 de abril, titulado “La grabación donde el heredero del grupo Said reconoce haber violado a una joven”, explotó una bomba silenciosa en la Universidad del Desarrollo (UDD). 

Alumnos de la carrera de Publicidad, de la Facultad de Comunicaciones de la UDD reconocieron al heredero del Grupo Said y condenado por abuso sexual, Juan Cristóbal Said, como su compañero de clases. Efectivamente, Juan Cristóbal Said Amunátegui, uno de los hijos de Salvador Said Somavía,- cabeza del grupo económico dueños de Parque Arauco, Embotelladora Andina y Scotiabank-, estudia en la UDD. Aunque actualmente cursa la carrera de Publicidad, antes había estudiado Ingeniería Comercial y posteriormente se cambió de carrera en la misma casa de estudios.

Tras las publicaciones que realizó El Mostrador e Interferencia sobre el caso de Juan Cristóbal Said, alumnas y también alumnos de la UDD manifestaron su molestia ante la falta de sanción a Said y la desprotección que sentían las mujeres en compartir espacios,- por ahora virtuales debido a la pandemia -, con el joven, quien en marzo pasado fue condenado “a un tratamiento de control de impulsos", tras la decisión de la fiscalía de modificar el delito de violación a abuso sexual.

“En Publicidad casi todos los trabajos son en grupo, todo se hace entre compañeros, porque te preparan para trabajar en una agencia, donde hay equipos. Y de las compañeras, nadie quiere trabajar con él, según comentan, les da miedo. Y algunos compañeros de curso también están molestos y les incomoda”, comenta una alumna de la carrera, quien solicitó mantener su identidad en anonimato.

A diferencia del joven Said, el profesor acusado de romper torniquetes del metro durante el estallido social, Roberto Campos Weiss, fue suspendido de sus funciones como docente de la UDD cuando fue formalizado.

La misma estudiante comenta que los comentarios "de pasillo" entre alumnos comenzaron a crecer tras la publicación de INTERFERENCIA, donde el medio transcribe el audio donde Said reconoce, a un grupo de amigos de la víctima, en 2018, que violó a la joven. Tras esos días, una cuenta de Instagram apareció exigiendo la salida de Said de la universidad, así como también una carta pública, abierta para que estudiantes y ex alumnos adhirieran. La carta que solicita la expulsión de Juan Cristóbal Said ya tiene más de 1.601 firmas de apoyo (carta adjunta al final del artículo). La UDD tiene poco más de 14.000 estudiantes.

“Como alumnas de la carrera de Publicidad pedimos a la Facultad de Comunicaciones de la Universidad del Desarrollo la expulsión inmediata del estudiante de nuestra carrera Juan Cristóbal Said Amunategui. Said fue juzgado por abuso sexual y recibió como castigo solo un tratamiento para el “control de impulsos”, incluso tras haber confesado a la violación en un audio. La presencia de Said en nuestra Universidad es una amenaza constante, no solo a la seguridad de las alumnas pero igualmente a la reputación de nuestra institución”, consigna la carta. 

“La presencia de Said en el aula nos comunica fuerte y claro una falta de cuidado por parte de la universidad hacia sus alumnas, una negligencia que duele de parte de una institución de la que deberíamos estar orgullosas de ser parte y sobre todo una falta de apoyo con todas las otras víctimas de abuso que ahora se ven forzadas a compartir ambiente con Said. Priorizar a Said sobre el cuerpo estudiantil es una cachetada en la cara a todos los valores que creímos que nuestra universidad compartía con nosotras”, agrega la misiva.

La carta agrega que Said no cumpliría con el reglamento interno de la universidad, documento que todos los alumnos firman al ingresar a la institución. Entre las infracciones disciplinarias que considera la universidad en ese texto, está “realizar actos que menoscaben de cualquier modo los principios o la imagen de la Universidad” y “ser imputado por hechos constitutivos de delitos comunes cuando éstos incidan, en la integridad de sus miembros, en el descrédito de la imagen de la Universidad, en el adecuado desenvolvimiento 3 de sus actividades”.

La carta agrega que los egresados de la universidad también representan los valores y la ética de la institución en los espacios de trabajo y que “dejar que Said se gradúe de nuestra universidad es un gran paso en la dirección equivocada, en especial en un mundo donde la nueva generación de profesionales tiene más acceso que nunca al pasado de alguien y no perdona delitos de esta índole”. 

Una de las alumnas que redactó la carta asegura que representa el pensar de muchas mujeres y hombres que estudian en la universidad y que por ello en pocos días convocó a tantas personas, que firmaron con sus correos de la universidad. Ella teme dar su identidad, ya que conoce casos de otros alumnos que fueron expulsados de la universidad tras mostrarse más politizados en redes sociales.

De hecho, el profesor acusado de romper torniquetes del metro cuando comenzó el estallido social, Roberto Campos Weiss, fue suspendido de sus funciones como docente de la UDD cuando fue formalizado, en 2019, cuando recién comenzaba la investigación.

“Lo que me motivó a firmar la carta es que me parece indignante que la universidad haga oídos sordos. Aunque yo no tengo clases con él (Said), esto es por la seguridad de las mujeres de la UDD”, afirma una estudiante.

Es conocida la postura más conservadora de la UDD, dentro del espectro de universidades privadas. Fue fundada por Joaquín Lavín, militante UDI, actual alcalde de Las Condes, precandidato presidencial y también miembro del Opus Dei. Sus otros fundadores también están ligados a la derecha: Ernesto Silva Bafalluy, Cristián Larroulet, Federico Valdés y Alfredo Valdés. Tiempo después se sumó a la propiedad Carlos Eugenio Lavín y Carlos Alberto Délano, del grupo Penta, y Hernán Büchi, ex ministro de Hacienda de la dictadura y ex candidato presidencial.

Las alumnas aseguran que la carta llegó a manos de la decana de la Facultad de Comunicaciones, donde estudia Said, la periodista Carolina Mardones. Ella, según cuentan, acogió la denuncia, sin embargo afirmó a un grupo de estudiantes que no podían expulsar a Said ya que no se podía juzgar dos veces al joven. La carta también fue remitida al rector de la universidad, Federico Valdés, aunque no recibieron respuesta ni saben si éste leyó el documento.

“Lo que me motivó a firmar la carta es que me parece indignante que la universidad haga oídos sordos. Aunque yo no tengo clases con él (Said), esto es por la seguridad de las mujeres de la UDD”, afirma otra estudiante.

INTERFERENCIA hizo llegar sus consultas a la universidad el jueves 29 de abril, sobre si Said cumplía o no con el reglamento de disciplina de la UDD y las medidas que iban a tomar para proteger a las estudiantes ante el temor que manifiestan en la carta. Sin embargo, hasta el cierre de esta edición, no obtuvimos respuesta.

UDD y la familia Said

El Grupo Said, y la familia que la lidera, no es una familia que haya estado directamente involucrada en el “negocio educativo”. El grupo económico ha sido cauto a la hora de relacionarse con universidades y esta relación parece ser, más bien, reciente. Sin embargo, la UDD parece ser un centro de interés para los Said, donde varios del conjunto familias han estudiado o trabajado.

En mayo de 2014, la UDD firmó un acuerdo con los Said Handal para crear una cátedra en honor a uno de sus patriarcas, Jaime Said Demaría.

En mayo de 2014, la UDD firmó un acuerdo con los Said Handal para crear una cátedra en honor a uno de sus patriarcas, Jaime Said Demaría. La cátedra la impartiría el Centro de Familias Empresarias, CEFAE, de la universidad. En la foto de la firma, se ve a miembros de la familia Said junto a uno de los fundadores de la universidad, el alcalde y actual pre candidato presidencial Joaquín Lavín, junto al rector Federico Valdés. Jaime Said Demaría fue fundador de Rayón Said, del Banco Panamericano, y compró con José Said el banco BHIF y Embotelladora Andina. 

En la foto de la nota institucional que publicó la UDD, se puede ver firmando a Gonzalo Said Handal, quien fue vicepresidente de Sofofa el año pasado y ahora es consejero de Sofofa. De hecho, una de las hijas de Gonzalo Said, Sophia Said, es ex alumna de la UDD, actualmente diseñadora y también ha sido destacada en la web institucional de la UDD como ex alumna.

Según estudiantes de la universidad, un primo de Juan Cristóbal Said también fue procesado por abuso sexual a una menor de edad, caso que informó El Mostrador el 12 de abril, y también es actualmente estudiante de la UDD.

También uno de los tíos políticos de Juan Cristóbal Said,- quien estuvo casado con una hermana de la madre de Said-, el abogado Pedro Pellegrini Ripamonti, es actual docente de la facultad de Derecho de la UDD. Pellegrini, hermano del director técnico de fútbol Manuel Pellegrini, fue también gerente corporativo de Embotelladora Andina, una de las empresas del Grupo Said. Es actual miembro del consejo asesor del Centro de Derecho Regulatorio y Empresa de la UDD y desde junio de 2018 es uno de los socios del bufet de abogados Guerrero Olivos, firma que hace poco sufrió la partida de uno de sus fundadores, el abogado Roberto Guerrero.

Hernán Büchi, actual presidente del consejo directivo de la UDD, y uno de sus socios desde los inicios de la institución, fue integrante del directorio de una de las empresas más grandes del Grupo Said: Parque Arauco.

Adjuntos: 
AdjuntoTamaño
Icono PDF carta_solicita_expulsion_de_said.pdf31.76 KB

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Excelente medio de información.

Esperando que la carta enviada por un porcentaje importante del alumnado de la nombrada UDD, obtenga el objetivo que se pretende, y deseando también, que en ésta ocasión un tema a resolver en la educación privada se resuelva no en forma "privada" sino que transparente.

Esto viene pasando de la época AC , el poder abusador !

Añadir nuevo comentario