Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 21 de octubre de 2019
Narayan Vila

Pdte. sindicato Radio Bío Bío: "La radio tiene una cultura antisindical"

Lissette Fossa

Este lunes 16 de septiembre el sindicato de trabajadores de Radio Bío Bío votó por realizar una huelga legal después de no haber llegado a acuerdo con la administración del medio de comunicación. El punto más controvertido; la jornada laboral, que puede llegar a 60 horas semanales. El lunes comienza la mediación obligatoria.

Se constituyeron en mayo de 2018 como sindicato, pero no esperaban estar en el centro de la noticia este 2019. Y es que los periodistas y comunicadores del Sindicato de Radio Bío Bío suelen cubrir noticias, pero no ser los protagonistas de ellas.

Pero esta vez los roles se dieron vuelta y estuvieron en medio de la polémica el día lunes 16 de septiembre, cuando los 14 afiliados decidieron votar en favor de la huelga legal. 

El día martes fueron informados que Radio Bío Bío solicitó ampliar el tiempo de negociación en lo que se denomina "mediación obligatoria", proceso que comenzará el lunes 23 de septiembre. Así, la negociación se extenderá cinco días más, por lo que la huelga podría hacerse efectiva la primera semana de octubre. Sin embargo, el sindicato afirma que espera que la próxima semana se llegue a un acuerdo.

Esta decisión de ir a huelga del sindicato es un capítulo más de las malas relaciones laborales que imperan en la radio, de un largo historial. En diciembre del año pasado, INTERFERENCIA ya publicó un reportaje titulado "Más allá de Rayén Araya: las prácticas antisindicales de Radio Bio Bio".

Al respecto, conversamos con el actual presidente del sindicato de Radio Bío Bío, el periodista Narayan Vila, quien ahonda sobre el comportamiento de la empresa con sus empleados y las largas jornadas laborales, sustentadas bajo el artículo 22 del Código del Trabajo -que establece las excepciones de los tipos de trabajadores que no están sujetos a la jornada laboral de 45 horas- a las que pretenden poner freno.

- ¿Cuál es la historia de este sindicato? ¿Cómo se conformó?

- El sindicato se constituyó el año pasado. Se formó con un grupo importante de trabajadores y trabajadoras, cerca de 30 personas. Su fortaleza es que teníamos periodistas que cubrían todos los sectores: educación, política, economía, y muchos editores, lo que de alguna forma permitía que en caso de alguna huelga la entrega de información se viese afectada.

El sindicato fue creciendo en número, llegamos a ser cerca de 50 personas, pero posteriormente la empresa empezó a despedir gente con el argumento de que los medios de comunicación están pasando por una crisis, que había que ajustar los costos. 

Incluso, en algún momento, se utilizó como excusa para los despidos la demanda de Rayen Araya, porque afirmaban que en el peor de los casos esa demanda podría tener grandes costos económicos para la empresa. Se despidieron editores, trabajadores, y varios se cansaron también del clima laboral de Radio Bío Bío.

Así, lamentablemente, el sindicato se fue reduciendo. Actualmente en esta negociación estamos involucrados 14 personas, de un universo de de cerca de 300 trabajadores. Es un sindicato chico, pero entendemos que esto no es porque lo queramos así, si no porque ha habido prácticas antisindicales de la empresa. 

- ¿Qué tipo de prácticas antisindicales, por ejemplo?

- En un momento nosotros nos trasladamos a Osorno y Puerto Montt, a conversar con personas que querían sindicalizarse, y después varios de ellos fueron despedidos o tuvieron cartas de amonestación por estas reuniones en horario laboral, a pesar de que estaban autorizadas. 

La empresa ha tenido prácticas que han sido bastante desleales desde el punto de vista de la sindicalización. Han desincentivado la sindicalización, dándole entender a los trabajadores que es mejor que no entren al sindicato para que tengan una mejor negociación individual con su empleador. 

Es lamentable que una empresa que tiene un discurso público de rectitud, cometa esas prácticas. Nosotros lo entendemos como parte del juego, lamentablemente.

- ¿Hubo un sindicato anterior que también sufrió prácticas antisindicales?

- Sí, hubo un sindicato entre 2012 y 2013, si no recuerdo mal, donde a varios periodistas los sacaron del aire por estar sindicalizados. También hubo persecusión a ese sindicato, que terminó reducido, negociando, pero logrando un contrato colectivo muy precario.

- ¿Cuales son los puntos más complejos de negociar con Radio Bío Bío?

- Acá el foco central es que las y los trabajadores, especialmente quienes están sujetos al artículo 22, quieren tener una jornada de trabajo. Obviamente nosotros somos periodistas, entendemos que la noticia no descansa, como dice la vieja premisa del periodismo, pero también entendemos que las extensas jornadas no se pueden naturalizar, ni la precariedad ni la explotación de los trabajadores.

Por eso consideramos que esas extensas jornadas tienen que ser compensadas. Nosotros proponemos dos caminos, uno es un método que  ha sido implementado en otros medios de comunicación, que permite restituir horas de descanso para quienes realicen jornadas de más de 10 horas. El otro es que se extiendan las vacaciones pagadas una semana. Esto se hizo en Radio Cooperativa, ellos firmaron un contrato colectivo hace un mes con eso.

Ese es el principal nudo, más allá de otros puntos en la negociación, como son los bonos, reajuste de salario, etcétera.

En Bío Bío tienes periodistas super comprometidos con la radio, que a la hora de una catástrofe o una noticia son los primeros en reportarse y estar disponibles para trabajar. Y cuando no existe una retribución a ese compromiso, el trabajador se desmotiva y se va. Si la empresa avanzara en derechos laborales, ese compromiso sería retribuido. Los empleadores en Chile no han entendido eso. 

La cultura antisindical que vemos en Bío Bío se da en un montón de empresas en Chile

- Se da un contraste en este caso, donde por un lado, en su rol de comunicador, Tomás Mosciatti -dueño de la radio- habla sobre su postura en contra del proyecto de ley de las 40 horas de trabajo semanal, y por otro, es un empleador que tiene a sus trabajadores con largas jornadas. Es decir, tiene intereses empresariales en el tema, algo que incluso le generó polémica con la diputada Camila Vallejo ¿Qué opinas usted de estas contradicciones? 

- Sobre ese debate sobre la jornada laboral, lamentablemente son pocos los análisis que se han hecho sobre su posible impacto en la economía, en la productividad. Nosotros creemos que las opiniones de que podría ser perjudicial a la economía no tienen un sustento real. 

Y consideramos que Tomás Moschiatti debería transparentar, cuando habla de estos temas, de que él también es empleador, que tiene trabajadores con jornadas de 60 a 65 horas a la semana. Entonces no es un debate en el que él se pueda excluir o apartar. Tiene ahí una doble responsabilidad, como una persona pública que opina y otra como empleador.

- ¿Y qué pasa en Radio Bío Bío, que las negociaciones siempre son complejas, históricamente? 

- Hay una cultura antisindical en Radio Bio Bio, eso es conocido por la gente que trabaja. A la gente cuando llega le dicen que a los jefes no les gusta la sindicalización. El boca a boca de parte de los jefes se realiza para desincentivar la sindicalización, porque simplemente a la empresa no le gusta.

- ¿Cree que la negociación en Radio Bío Bío sea también un mensaje para los trabajadores de medios de comunicación? En el contexto de que ha habido muchos despidos en medios, en radio, prensa escrita y televisión.

- De alguna forma, el mensaje que podemos entregar es que con unidad podemos conseguir mejores condiciones laborales. El tema de la jornada no es un tema que se agote con el proyecto de ley de 40 horas. Se está conformando una federación de trabajadores de medios de comunicación y una de sus demandas principales es que el artículo 22 se deje de aplicar mañosamente y que eso se regule por ley. Que haya jornadas más humanas. En los medios de comunicación, el artículo 22 se va a acabar y eso tiene que ser pronto.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario