Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 4 de abril de 2020
Corte de Apelaciones de Santiago

Sebastián Piñera y Hernán Larraín deben decidir el futuro del juez que investigó a Paul Schäfer por abusos contra menores

Francisco Oyarzún

Jorge Norambuena Carrillo es el primer juez que dictó una orden de detención contra el líder de Colonia Dignidad y hoy se encuentra en la terna para definir un nuevo cupo como ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago. Larraín, como ministro de Justicia -y quien fuera férreo defensor de Schäefer, según acredita el libro Los amigos del Dr. Schäfer- tiene la responsabilidad política de aconsejar al presidente Piñera acerca de quien es el candidato más idóneo, para que este tome la decisión.

El pasado 22 de enero de 2020, el pleno de la Corte Suprema eligió a los candidatos que hoy aspiran a convertirse en miembros de la Corte de Apelaciones de Santiago. La vacante abierta en el tribunal de alzada se produjo luego de la promoción del ministro Mauricio Silva Cancino a la Corte Suprema, el pasado 9 de enero.

Entre estos candidatos destaca el hasta ahora Fiscal Judicial de la Corte de Apelaciones de Santiago, Jorge Norambuena Carrillo, quien fuera Juez del Crimen de Parral en la década de los 90. Precisamente en dicha función es que Norambuena investigó por abuso y secuestro de menores, entre otras causas criminales, a Paul Schäfer Schneider. Incluso, fue el primer juez que dictó una orden de detención contra el líder de Colonia Dignidad.

El juez Norambuena inició la persecución de Schäfer en junio de 1996, cuando se le acusó al ex cabo alemán de abusar sexualmente del menor de 13 años C.P.P., y del secuestro de tres menores, uno de ellos de 8 años. Luego de dos meses de investigación, el 12 de agosto de 1996, Norambuena dictó una orden de captura contra Schäfer y, en noviembre, ordenó el primer allanamiento a Villa Baviera.

En marzo de 1997, durante uno de estos allanamientos llevados adelante por la PDI y comandados por el prefecto Luis Henríquez, un avión despegó desde la colonia y aterrizó posteriormente en una base militar del aeropuerto Carriel Sur de Concepción. En aquella ocasión, la PDI fue hasta el recinto para averiguar quiénes eran los ocupantes de la aeronave, pero el Ejército les negó el paso. Desde esa fecha, Paul Schäfer Schneider desapareció del país y estuvo prófugo de la justicia.

Sin embargo, no se trató de la única obstrucción por parte de Colonia Dignidad y sus círculos de amistades hacia las investigaciones en curso. Según se lee en el libro de investigación periodística Los amigos del “Dr.” Schäfer, de Claudio Salinas y Hans Stange, tanto el juez Norambuena como el prefecto de la PDI Luis Henríquez, fueron objeto de amedrentamientos y acciones de choque por parte de los colonos de Villa Baviera y de los lugareños miembros del “Grupo de Amigos de Colonia Dignidad”.

Asimismo, las autoridades de la época se mantuvieron silentes o, al menos, al margen de las investigaciones por delitos criminales contra Schäfer. En su libro, Salinas y Stange recogen una declaración del prefecto Luis Henríquez que refrenda lo anterior: “Esto fue cosa del juez [Jorge Norambuena, que indagó sobre los abusos a menores] y de quienes investigamos. El resto de las reparticiones públicas fue indiferente o veía el tema de la colonia como un cacho”.

Ahora bien, otro grupo de autoridades políticas manifestaron abiertamente su crítica a las labores investigativas de Norambuena y su defensa del Dr.” Schäfer. Entre ellos se encuentra el actual ministro de Justicia, Hernán Larraín Fernández, de quien precisamente depende la elección del próximo miembro de la Corte de Apelaciones de Santiago a partir de la terna donde se encuentra el juez Norambuena, en su calidad de asesor del presidente Sebastián Piñera, quien debe tomar la decisión final.

Cabe mencionar que Norambuena estuvo a cargo de las pesquisas contra Schäfer hasta marzo de 1997, cuando la Corte de Apelaciones de Talca nombró como ministro en visita al juez Hernán González, quien posteriormente continuó con las diligencias en contra de Schäfer.

En defensa de Colonia Dignidad

En un reciente reportaje de la alemana Deutsche Welle se sindica a Larraín como uno de los responsables por la falta de avance en las investigaciones sobre Colonia Dignidad. “El ministro de Justicia, Hernán Larraín, es el responsable político en Chile. Durante mucho tiempo fue partidario de la secta. En los años 90 firmó una carta sobre la colonia, en la que junto con personalidades del mundo civil y empresarial, expresaba su aprecio por el trabajo de la organización”, señala el reportaje.

Hernán Larraín fue uno de los amigos más cercanos de Colonia Dignidad. Cuando en 1992 el presidente Patricio Aylwin canceló la personalidad jurídica del enclave alemán, el entonces senador por la Región del Maule “asesoró a Hartmut Hopp [uno de los jerarcas de la colonia] para la formación de la organización comunitaria Perquilauquén [la continuación de “Colonia Dignidad”]”, según relata el ex colono Efraín Vedder a los autores de Los amigos del ‘Dr.’ Schäfer.

Posteriormente, luego de las investigaciones emprendidas por el juez Norambuena contra Schäfer, el senador Larraín defendió públicamente a Colonia Dignidad. Salinas y Stange reproducen en su libro una de sus alocuciones al respecto: “Todo esto es una campaña del gobierno contra esa gente. Nadie se lo traga. (...) Esa gente [los denunciantes de los abusos] tiene que haber recibido algún favor, los colonos dicen que les daban dinero o que los amenazaban con armas para hablar”.

Larraín también criticó el actuar de las policías en los allanamientos ordenados por el juez Norambuena: “Con centenares de efectivos de investigaciones, con decenas de automóviles, con metralletas, con violencia innecesaria. Eso obviamente forma parte de un montaje, de una campaña. No se hace. El país tiene problemas de seguridad gigantescos en muchas partes. Pero no. Aquí operativos desde Santiago, desde la séptima, de la octava región, prefecturas de investigaciones, una cosa realmente inédita, se destina arteramente en contra de esto. ¿Alguien me quiere decir que es porque hay una denuncia de un menor en contra de un abuso de una persona determinada?”, dijo al programa Informe Especial de TVN en la época

En diciembre del mismo año, Larraín llegó incluso a hablar con el entonces presidente de la Corte Suprema, Servando Jordán, para manifestarle su preocupación por el trato de los funcionarios policiales hacia los colonos de Villa Baviera durante los allanamientos. En una entrevista con El Mercurio de marzo de 2005, la periodista Raquel Correa le consultó sobre este hecho, y Larraín contestó: “Para serle franco, no lo recuerdo”. Larraín tampoco recordó si en 1998 se opuso a un proyecto de ley que facultaba al Senado para informarse sobre casos de detenidos desaparecidos en Villa Baviera. “No tengo memoria sobre materia”, dijo.

En esa misma entrevista, el hoy ministro de Justicia incluso aseguró que visitó “sólo una o dos veces la colonia”, un planteamiento en el que ya había insistido con anterioridad. Según se lee en Los amigos del ‘Dr.’ Schäfer, en junio de 1997 el entonces senador Larraín dijo a la revista Caras: “He estado con Schäfer en muy pocas ocasiones. Durante los últimos años lo vi a la salida de una reunión masiva. Y después hace dos años, en una visita que hicimos con un grupo de consejeros regionales, nos acompañó en el recorrido. Vi que dirigía el coro, pero nunca tuve con él una conversación personal”.

Sin embargo, según los testimonios de varios colonos recogidos por Salinas y Stange en su libro, “Larraín llegó por primera vez a la colonia siendo estudiante de la Universidad Católica, de la mano de Jaime Guzmán, el prohombre de la actual derecha chilena. Lo hizo acompañado de otros jóvenes dirigentes universitarios gremialistas como Alberto Hardessen, Manuel José Vial y Juan Carlos Méndez”.

Así también lo refrenda una de las fichas de Colonia Dignidad que estaba dedicada a Hernán Larraín, reproducida por El Mostrador. En ella se dice que en 1982 Larraín “había estado en el fundo ya tres veces con Jaime Guzmán. Una vez durante la época de la UP, una en el año 1974 y una vez en el año 1975”.

En la actualidad, los familiares de víctimas de Colonia Dignidad han hecho visible, a través de una carta firmada por la Coordinadora de Agrupaciones de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos de la Región del Maule, que el ministro Larraín no ha promovido avances concretos para identificar a las víctimas de la colonia. Asimismo, sostienen que “en su condición de exfuncionario de la dictadura y amigo defensor de los crímenes ocurridos en la Colonia Dignidad, Hernán Larraín nunca ha sido garantía de verdad y justicia por las violaciones a los Derechos Humanos que afectaron a nuestros amados detenidos desaparecidos y ejecutados”.

A lo anterior añaden que “su fanatizada defensa, en los años 90, de los alemanes criminales no tiene excusa hasta hoy, considerando que él y sus camaradas militantes del gremialismo eran amigos y constantes visitantes a la Colonia Dignidad, durante el mismo periodo en que había prisioneros, se torturaba y se asesinaba”.

Hoy el ministro tiene la potestad de promover o no ante Piñera al juez Jorge Norambuena como nuevo ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago. Los otros dos candidatos en la terna son Edwin Quezada Rojas, quien actualmente es relator de la Corte Suprema, e Inelie Durán Madina, actual jueza del Segundo Juzgado Civil de Santiago. Ninguno de ellos llevaron casos de mayor conotación pública, salvo tal vez Durán, quien fue la jueza del caso Hijitus, en la que se absolvió en 2018 a los imputados por delitos sexuales al establecerse que no ocurrieron los hechos denunciados.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Larraín reniega de su pasado!!

Añadir nuevo comentario