Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 25 de mayo de 2019
Sindicato Centro Cultural Gabriela Mistral

Simón Bousquet: "El nuevo director del GAM es pinochetista y antitrabajadores"

Isabel Reyes B.

GAM.jpeg

Interferencia
Interferencia

En entrevista con INTERFERENCIA el presidente del sindicato del GAM aborda un conflicto que está poniendo un contrapunto sindical al otrora prístino Festival Santiago a Mil. 

Este jueves 3 de enero, el mismo día que inició el Festival Santiago a Mil, representantes del sindicato del Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM) se sentaron en el patio central del icónico edificio para manifestar ante el público asistente su malestar por el incumplimiento de demandas que le solicitan a la empresa administradora desde hace tres meses.

Los trabajadores del GAM eligieron estos días para manifestarse, pues es ahora cuando la entidad tiene mayor notoriedad, al ser la sede principal del Festival Teatro a Mil (GAM concentra 23 de las 48 obras que se estrenarán en el Festival en Santiago). Algo que contrasta con demandas sencillas: derecho a la negociación colectiva y a una mejora de sus condiciones laborales y de sueldos.

Al principio algunos artistas se vieron horquillados entre los impulsos de solidaridad con los trabajadores de las artes vivas y el respeto de los intereses de la poderosa Fundación Teatro a Mil y de la administración del GAM. Fue el caso de Alfredo Castro quien afirmó a La Segunda que pese a tener un contrato y un convenio con ambas entidades "obviamente solidarizo con las personas que ganen una miseria, pero yo también soy un pobre actor que tiene que presentarse hoy a las 7:00", lo que fue dicho en el contexto de su estreno de "Los Arrepentidos" en GAM en paralelo a las movilizaciones.

Finalmente Castro accedió a retrasar su estreno en media hora en solidaridad con el sindicato, y con el correr de los días, más artistas se han unido a los apoyos públicos iniciales consignados por La Segunda de Pablo Schwartz, Natalia Valdebenito, Paula Zuñiga, Ramón Griffero y Carmina Riego.

Ahora llegó el turno del Sindicato Nacional Interempresa de Actores y Actrices de Chile (Sidarte), que anunció el retiro de su representante en el directorio del GAM.

Hay que recordar que la administración del Centro Gabriela Mistral está a cargo de una organización de derecho privado sin fines de lucro, en la que participan un amplio espectro de instituciones relacionadas con las artes y la cultura.

“Nosotros somos trabajadores de la cultura y no estamos en contra del trabajo de los artistas y actores, al contrario, lo que queremos es tender puentes”, dice Simón Bousquet, presidente del sindicato en esta entrevista a INTERFERENCIA, quien asegura que la idea de que la movilización busca boicotear el Teatro a Mil es de la empresa y no del sindicato.

–¿Cuáles son los antecedentes que los llevan a esta movilización?

–El sindicato del GAM existe hace seis años y ya tenemos en el cuerpo dos negociaciones colectivas. Han sido no regladas, es decir, la empresa y el sindicato encontraron la voluntad para negociar. Hay dos contratos colectivos pero el año anterior la empresa dijo que no teníamos derecho a negociar, dado el aporte estatal de más del 50% que recibe GAM, que hace que no nos rijamos por la legislación laboral de los privados.

"Ahora el GAM tiene un director nuevo, Andrés Rodríguez, ex director del Teatro Municipal, un tipo pinochetista, que es lo más antitrabajadores posible y que tiene una visión ultra elitista de la cultura, segregadora y empresarial".

Así y todo sacamos un convenio colectivo, pero que se acaba ahora a fines de enero, por lo que volvimos a hacer el mismo proceso. Sin embargo, la novedad es que ahora el GAM tiene un director nuevo, Andrés Rodríguez, ex director del Teatro Municipal, un tipo pinochetista, que es lo más antitrabajadores posible y que tiene una visión ultra elitista de la cultura, segregadora y empresarial. Él, en conjunto del directorio de la empresa, con Felipe Mella y Cristián Uribe, están durísimos con negarnos el derecho a negociar colectivamente.

–¿Bajo qué argumentos?

–Dicen que la plata que les da el Estado son donaciones, o sea que el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes le transfiere tres mil millones de pesos a modo de donaciones y que eso los exime de negociar.

¿Qué decimos nosotros? que hay un convenio que establece transferencia de dinero a cambio de servicios, con rendiciones, boletas de garantía, etcétera, lo que en terminos laborales homologa a GAM a una empresa privada, y por lo tanto, tenemos derecho a negociar colectivamente.  

–¿Cuál ha sido la postura de la empresa?

–Los convenios se suscriben año a año, por lo tanto las condiciones van cambiando, pero este año ha sido para peor. La última respuesta fue mantener lo mismo que tenemos ahora, salvo por dos puntos que para nosotros son un retroceso importante.

El primero es que bajaron el pago de las salas cuna del 100% del costo al 50%. En febrero del año pasado nos movilizamos para lograr que las mamás trabajadoras tuvieran este derecho maternal y ahora vemos que eso se reduce drásticamente.

Lo segundo es que ahora quieren restringir las horas de libertad sindical a los dirigentes para que no tengamos el nivel de autonomía que tenemos hasta el día de hoy. De hecho el mes pasado me descontaron 200 mil pesos por concepto de horas sindicales cuando después de cinco años eso nunca había pasado. Yo los demandé en la Inspección y del Trabajo, perdieron y me tuvieron que devolver la plata este mes. 

– ¿Cuáles son sus principales peticiones?

–Queremos que nos reconozcan la negociación colectiva porque somos el sindicato que está peleando por los artistas y los trabajadores de la cultura que están más precarizados. Es una punta de flecha para todos los trabajadores de las artes, pues si el GAM retrocede en la calidad artística, es muy probable que en la cultura en general también se retroceda. Si avanzan en derechos laborales es muy probable que los demás sindicatos también avancen o al menos sea un faro a seguir.

Después tenemos varias demandas económicas. Una de ellas lo consideramos un pilar solidario, pues plantea que todos los trabajadores que ganan menos de 3 mil pesos la hora pasen a ganar 5 mil. Eso tiene un costo de 3.600.000 al mes, lo que no es mucho versus los 42 millones que gastan solo en sueldos de jefes y directores. Lo otro que solicitamos es que no nos descuenten la asignación de colación si nos enfermamos, el ticket de restaurante. También tenemos demandas relacionadas con los uniformes, el aumento en el tiempo del postnatal y las vacaciones. 

"Nosotros tenemos un plan ascendente de movilización, vamos escalando el nivel de intensidad a medida que se aprieta el conflicto. Al principio lanzamos lienzos que refieren a Catrillanca y los portuarios, con lo que queremos hacer ver que el sindicato está unido a otras reivindicaciones similares".

–¿Cómo han visibilizado sus demandas sin entorpecer la agenda del GAM?

–Nosotros tenemos un plan ascendente de movilización, vamos escalando el nivel de intensidad a medida que se aprieta el conflicto. Al principio lanzamos lienzos que refieren a Catrillanca y los portuarios, con lo que queremos hacer ver que el sindicato está unido a otras reivindicaciones similares y así además visibilizamos cosas que no son solamente nuestra lucha.

Ahora hemos hablado con las compañías. Por ejemplo, lo hicimos con "Los Arrepentidos". Así también, lo hicimos con la compañía Perro Muerto, Alejandro Goic, Pablo Schwarz, entre otros.

Estamos buscando el máximo apoyo de todas y todos los artistas y personalidades políticas y culturales que haya, pues hay que desmentir las mentiras que está diciendo la empresa por nuestra forma de pelear. Por ejemplo, le metieron miedo a todo el mundo con lo de boicotear Santiago A Mil, pero nosotros fuimos a dialogar y a explicar. 

–¿Cuáles son las proyecciones del movimiento?

Lo más probable es que antes, el próximo jueves, hagamos un gran carnaval, por la calle, una marcha, para que la gente vaya con nosotros. Luego viene la votación de huelga la próxima semana y te aseguro que esa votación va a ser un 100% de sí a la huelga, en rechazo a la oferta de la empresa, si es que esta no cambia.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario