Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 7 de mayo de 2021
Especial Independientes 2021

Sung Young Yun: coreano, evangélico, artista marcial, pro aborto y candidato a la constituyente

Francisco Velásquez

sung.jpg

Sung Young Yun
Sung Young Yun

INTERFERENCIA inicia una serie de entrevistas a los candidatos de listas independientes con la primera y segunda mayoría en cantidad de firmas logradas durante el proceso de inscripción. Empezamos por el Distrito 10, con este Pastor de la Iglesia Evangélica Bautista de origen coreano y nacionalizado chileno, maestro de taekwondo, hapkido y acupuntura, quien se declara a favor del aborto libre y el matrimonio igualitario.

Luego de que Stalin en Rusia hiciera estallar la primera bomba nuclear y Mao Tse-Tung proclamara la República Popular de China, ambos firmaron un tratado de amistad, constituyendo así, una alianza comunista mundial y abriendo un segundo frente de la guerra fría en Asia: Corea.

El 25 de junio de 1950 las fuerzas comunistas lanzaron su ataque sorpresa. Era un domingo por la mañana y los abuelos de Sung Young Yun escucharon un estruendo remoto procedente del norte. Diez divisiones del ejército invadieron el lugar, separando a los ancestros del actual candidato a constituyente del distrito 10. Cinco años después se reencontraron, sólo para que la mujer le diera al hombre la hija de ambos para que la criase. No se volvieron a ver.

La madre de Sung Young llegó a Chile en 1989. Él tenía 15 años, estudió en Rancagua en un colegio con número, tal como lo describe. Llegó a vivir a la Región de O´Higgins porque su abuela los expulsó de su casa en el centro de Santiago, ya que no soportó que fueran evangélicos, cuando ella practicaba el budismo y era maestra de acupuntura.

En su infancia, Sung Young trabajó vendiendo collets que hacía junto a su madre con los retazos de las telas que lograban conseguir. Siempre practicó el taekwondo también, por lo que su primer trabajo formal fue como profesor de defensa personal en la Escuela de Gendarmería en Santiago.

En 1994, el joven entró al Seminario Teológico Bautista en Santiago a estudiar bachillerato en teología, para luego ingresar a un Magister en Teología Fundamental en la Universidad Católica. Hasta el 8 de enero impartió la cátedra de hebreo y griego, junto a un taller de artes marciales en el que entremezcla la filosofía que busca la no violencia por medio del conocimiento de esta disciplina a través de los golpes y el abandono consciente de ella, justo en el punto de la maestría. Hoy, Sung Young es 7 dan en Taekwondo y 5 dan en hapkido, y su academia se llama Bisang.  

Sung Young camina por la esquina de Miguel Claro con calle Roman Díaz. En su mano porta una carta certificada. Es la última etapa de uno de los sacrificios más dolorosos que tuvo que enfrentar por la nueva constitución de Chile. Lo despidieron del Seminario Teológico Bautista, luego de 11 años de entrega. El motivo: decir que estaba a favor de legislar sobre el aborto libre y el matrimonio igualitario a través de sus cuentas personales de Instagram y Facebook.  

Ya es parte de la papeleta para las elecciones de abril próximo en la lista “Independientes como tú”, luego de haber conseguido 684 firmas de patrocinio y ser el segundo más apoyado de su lista, la que fue conformada entre personas que no tenían ningún nexo con organizaciones de base y que durante la recolección de apoyo fueron conociéndose solo vía telemática.

Por lo mismo, es una lista diversa que congrega a 2.943 patrocinios: Paola Walker (739) quien vive en Nueva Zelanda, María Soledad Acuña (543), Patricia Rubilar (350), Patricio González (231), Karla Pinto( 197), Felipe Vargas (135), Felipe Rocha (64).

INTERFERENCIA se dio la tarea de conocer a los dos candidatos más patrocinados de las diferentes listas independientes que buscan un escaño para redactar la constitución. A continuación, revisa la entrevista al candidato Sung Young Yun.

¿Qué modelo de referencia de constitución tienes en mente para Chile?

-La verdad no me he puesto a leer tan críticamente, pero he conversado con un profesor de historia y en esa conversación me ha gustado el modelo de Nueva Zelanda y el alemán. Lo que me interesa del modelo de Nueva Zelanda es la integración de los indígenas, generando un ejemplo de convivencia entre los nativos y los que han llegado a vivir en esa tierra. Sería un buen modelo para dar inicio a la resolución de nuestra situación con los pueblos originarios.

-No hay por qué copiarlo, pero el reconocimiento de la multinacionalidad y multiculturalidad puede inspirarnos. El modelo alemán tiene que ver con el modelo social de un estado solidario de beneficios, terminar con el modelo subsidiario y pasar a un modelo solidario con un estado fiscalizador que sea de beneficios.

¿Hay algún personaje histórico chileno que admires?

-Quiero aclarar que no pertenezco al partido comunista. Yo era cabro cuando la conocí y aunque ella no está en medio de nosotros, admiro a Gladys Marín, por ser una persona consecuente, que siempre estuvo con quienes sufrían, no buscaba privilegio ni ventaja con ello, sino que estaba con aquellas persona más allá del color político.

¿Hay algún personaje actual nacional o mundial que tenga tu admiración?

-No en particular una persona. Mi personaje favorito de la historia es Martin Luther King, pastor bautista por lo demás. Por su lucha, por los derechos de los marginados. Es la persona a la que admiro.

Sobre el rol del Estado en materias como Educación, Salud y Medio Ambiente, ¿cuál es tú opinión?

-Pienso en que el Estado debe tener una mayor capacidad de intervenir en la fiscalización efectiva. Por lo que percibo, he escuchado y leído, el Estado es recaudador y recauda mal, condona lo que no debería condonar y se recauda mal. Es un Estado que junta plata y gasta en programas. Pienso que el estado debe ser más potente en la fiscalización con certeza jurídica, con las reglas claras.

-Sería un camino importante que cualquier empresa que se instale acá por medio de un proyecto, permita que la tecnología se vaya quedando aquí. Así también, con mayor inversión en ciencia y tecnología Chile puede ser productor de tecnología.

¿Y en Salud?

-La salud debe ser salud pública, debe haber un fondo público y seguros complementarios. Privilegiando la calidad. Además que sea oportuna, porque las listas de espera son las que matan a las personas.

¿Cómo proyectas Educación en la nueva constitución?

-Creo en la educación pública. Mis hijas estudiaron en el Carmela Carvajal y yo también estudié en un liceo con número, en el B14 de Rengo. El estado debe ser el administrador de la educación que debe ser única, pero ojo, que no quiere decir que no tiene que haber educación privada, pero bajo la atenta fiscalización del estado para que no se transforme sólo en lucro.

-El estado no puede desentenderse de lo que pasa en lo privado en materia de salud y educación. No por eso sería un estado totalitarista, sino que un estado que permite, pero fiscaliza.

Medio ambiente y crisis climática también serán temas claves a tratar en la durante la convención constituyente. ¿Cómo lo abordarías?

-Creo que hay que garantizar, en el caso del agua, el consumo humano. Garantizar el consumo de primera necesidad, y si los empresarios quieren invertir, que se generen recursos, pero siempre garantizando el consumo humano. Perder el derecho a agua en los territorios no puede estar pasando en un país como Chile. Creo que todos los recursos naturales, me da la impresión, de que el Estado chileno se la entrega en bandeja a los empresarios, y esto es lo que debe ser fiscalizado para que exista mayor retorno para Chile y su gente.

¿Cómo abordarías la discusión sobre pueblos originarios en la constitución?

-Chile, en primer lugar, debe ser multinacional y multicultural. Cada pueblo originario debe ser una nación, porque tiene lengua, tiene historia y tradiciones, debe ser reconocida como una nación, no necesariamente una reivindicación territorial, pero sí convivir en esta tierra dando el reconocimiento y autonomía de desarrollo cultural. El estado debe procurar esa convivencia pacífica, no en silencio. Avanzar a una convivencia fraternal y cordial donde reconozcan que ellos estuvieron aquí siempre y también así avanzar hacia un sistema educacional donde se le permita enseñar las lenguas y las tradiciones. Es una buena señal para dar. Puede que no veamos esta tarea realizada en nuestra generación, pero hay que iniciarla.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Hola por favor si me pueden enviar las noticias. Son un excelente medio de comunicación. Saludos

Les faltó aclarar que las fuerzas del norte lanzaron el ataque porque el territorio coreano había sido invadido (y actualmente lo está en el régimen del sur de Corea) por Estados Unidos, cuyas tropas extranjeras ocupan todavía esa parte de la península de Corea.

De acuerdo con Manuel Arismendi, La guerra en Corea la inicio Estados Unidos, no la Union Sovietica ni China.

Para que el Señor Arismendi , se informe que leer no hace daño Antes de que estallara la guerra de Corea, luego de la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética y los Estados Unidos habían acordado dividir Corea en dos partes: Corea del Sur quedaría en manos de Estados Unidos mientras que Corea del Norte en manos de la Unión Soviética. Luego de esta decisión se llevaron a cabo algunos diálogos diplomáticos con el objetivo reunificar a Corea; sin embargo, el 25 de junio de 1950, Corea del Norte decidió invadir Corea del Sur. Ante esta invasión, Estados Unidos acudió a defender Corea del Sur y en tan solo dos meses logró detener las invasiones del norte. No obstante, ante esta iniciativa, la República Popular de China tomó partido por Corea del Norte y entró en conflicto armado contra Estados Unidos y el sur de la península. Para 1953, a través de un acuerdo que restauró la frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur, la guerra llegó a su fin.

Añadir nuevo comentario