Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 25 de noviembre de 2020
Historia política y social de Chile

La dinastía de los Chadwick: La rama familiar de izquierda

Manuel Salazar Salvo

viera_gallo.jpg

José Antonio Viera-Gallo, socialista y cuñado del ministro del Interior, Andrés Chadwick.
José Antonio Viera-Gallo, socialista y cuñado del ministro del Interior, Andrés Chadwick.

Durante casi 200 años, los Chadwick, avecindados inicialmente en La Serena, se vincularon con muchas de las familias que dominaron el acontecer político y empresarial chileno. Prolíficos, tolerantes y con grandes habilidades para relacionarse socialmente, hoy se distribuyen a lo largo del país en múltiples ramas familiares. INTERFERENCIA continúa hoy la serie de tres capítulos que recoge la evolución de esta dinastía criolla que tiene como uno de sus importantes miembros al actual ministro del Interior.

En 1930, Herman Chadwick Valdés, “El Pancha”, se trasladó a Santiago junto a su hermano Tomás para estudiar Derecho. Se instalaron en una pensión cerca de la Plaza de Armas y luego se involucraron en la vida pública. Tomás ingresó al Partido Socialista y fue opositor a la dictadura de Carlos Ibáñez del Campo, que era pariente suyo, a través de Ximena, su hermana, casada con Ricardo Letelier, sobrino directo de Graciela Letelier, la segunda esposa del fundador de Carabineros de Chile.

Elegido senador del Partido Socialista por Atacama y Coquimbo desde 1965 hasta 1973, Tomás fue bautizado en el Parlamento como “El Puré” por sus “espesas” intervenciones. El ácido periodista Eugenia Lira Massi, en su libro “La cueva del Senado y los 45 senadores”, lo describe de un modo imborrable: “Correspondería ahora decir tres o cuatro cosas sobre Tomás Chadwick, senador del Partido Socialista Popular.

“He mirado el asunto por un lado, por otro, desde ángulos diferentes y siempre me encuentro con el mismo problema. Este libro pretende ser ágil, ameno, liviano, intrascendente, en una palabra: entretenido. “Luego, el señor Chadwick no cabe. No encaja. No es culpa mía”.

Tomás Chadwick se casó con Rebeca Weinstein Rudoy y su descendencia se ha mantenido, casi siempre, cercana a la izquierda e incluso tiene a uno de sus miembros en la lista de detenidos desaparecidos durante la dictadura de Pinochet: Claudio Gimeno, sociólogo, casado con Isabel Chadwick, detenido en La Moneda el 11 de septiembre y asesinado días después luego de ser sacado desde el regimiento Tacna, donde permanecía preso.

El gobierno de la Unidad Popular tuvo entre los Chadwick a más de un representante. A Jorge Chadwick Vergara le gusta decir que sus hijos Alejandra y Jorge Chadwick Pascal son sobrinos nietos de Salvador Allende.

El gobierno de la Unidad Popular tuvo entre los Chadwick a más de un representante. A Jorge Chadwick Vergara le gusta decir que sus hijos Alejandra y Jorge Chadwick Pascal son sobrinos nietos de Salvador Allende. Hasta 1992 estuvo casado con la actual diputada Denise Pascal Allende, hija de Laura Allende Gossens, la hermana de Salvador Allende.

“Con ella éramos vecinos, yo era amigo de la Tati (Beatriz Allende Bussi, quien se suicidó en Cuba en 1977) y pololeaba con la Pilar Gazmuri, hija del doctor Orlando Gazmuri, médico de Allende”, ha contado.

Tras el golpe, Jorge Chadwick se asiló en la embajada mexicana, pero ni la intervención de su madre ante el almirante José Toribio Merino apuró su libertad. Fue uno de los últimos en salir hacia el exilio en 1974. “Merino le escribió a mi madre que no me soltaba por haber traicionado a mi familia, a mi clase y a mi escuela”, relató el ex cadete de la Escuela Naval. En los años 90’, Jorge Chadwick estuvo cinco años preso en Suecia por tráfico de drogas. Hoy se encuentra distanciado de todos al interior de la Cuarta Región.

Otro miembro de la familia Chadwick Vergara, Luis, vive hoy parte del año en el archipiélago de Las Guaitecas, en la región de Aysén. Allí adquirió en el año 2000 la isla Jéchica, donde desarrolla un proyecto de marina y refugio para preservarla y compartir su naturaleza virgen con la gente que los visita.

foto_4.jpg

María Teresa Chadwick Piñera con sus tres hijas, en Roma, en 1980.
María Teresa Chadwick Piñera con sus tres hijas, en Roma, en 1980.

La oferta de la isla son 7.200 hectáreas donde se habilitaron cabañas, una hostería-restaurante y servicios como Internet, sala de cartas náuticas y tina caliente, entre otras exclusividades. La visitan yatistas, empresarios que surcan los canales patagónicos y navegantes extranjeros que realizan largas travesías alrededor del mundo.

“La invitación es a no tener amarrado el yate en Algarrobo o en California y atreverse a navegar la Patagonia chilena”, declaró Carmen Chadwick, gerenta del proyecto, al diario La Tercera a comienzos de 2009. Ella es hija de Luis Chadwick Vergara, miembro de la exclusiva Cofradía Capitanes del Cabo de Hornos o caphorniers, quien afirma que se siente tan a gusto en su fundo frutero del centro de Chile como navegando en estas soledades. Suya fue la idea de crear un refugio para servir a los navegantes. Fueron las mujeres de su familia, sin embargo –Carmen madre y Carmen hija–, las principales encargadas de convertir las cabañas y el club house en un hogar tibio y elegante en medio de aquellas soledades.

La rama Chadwick Ortúzar

Esta vertiente desciende del matrimonio entre Alejandro Chadwick Amenábar y Rosario Ortúzar Pereira, quienes tuvieron cinco hijos: Alejandro, casado con Leonor Errázuriz Echazarreta; Alberto, casado con Emma Ortúzar Cruz; Guillermo, casado con Blanca Ortúzar Vergara; Marta, casada con Hernán Correa Vergara; Alejandro, casado con Olivia Larraín Echeverría; y Jorge, casado con Consuelo Larraín García Moreno.  

La sucesión de los Chadwick Ortúzar recibió su educación básica y primaria en el Liceo Alemán y en los Sagrados Corazones; luego, en la Universidad Católica.

La sucesión de los Chadwick Ortúzar recibió su educación básica y primaria en el Liceo Alemán y en los Sagrados Corazones; luego, en la Universidad Católica. De allí, los hijos se vincularon principalmente a las actividades del agro, explotando fundos en la zona centro sur del país. Talagante, Teno, Chimbarongo, Malloa, Hualañé, Molina y otras comunas de lo que en la actualidad corresponden a las Sexta y Séptima regiones –del Libertador Bernardo O’Higgins y del Maule. En ese escenario se involucraron a las industrias del vino y de la malta, en frutos y en la ganadería. Pasaron a ser latifundistas y como tales se mezclaron con descendientes de la llamada aristocracia castellano-vasca y establecieron su poder e influencia sobre la base de la posesión de tierras.  

Un caso notable es el del matrimonio entre Alejandro Chadwick Ortúzar y Leonor Errázuriz Echazarreta, sobrina biznieta de Maximiano Errázuriz, precursor de la industria vitivinícola chilena como fundador de la Viña Errázuriz Panquehue, en 1870. Uno de sus hijos, Alfonso Chadwick Errázuriz (1914-1993), más conocido como “el Pollo Errázuriz” fue un personaje de la sociedad criolla, además de exitoso comerciante del rubro agropecuario y un excepcional jugador de polo, campeón nacional por muchos años.

Estudió en el Colegio Alemán de Santiago y Leyes en la Universidad Católica de Chile. Inició su carrera laboral en 1932 y trabajó en varias empresas familiares, tales como la Hacienda Malloa en Malloa, la Viña El Cóndor, la Viña San José de Tocornal de Puente Alto y en las Haciendas Esperanza y Todos los Santos, de Sagrada Familia en Curicó. Durante este período creó la primera empresa de corretaje de vinos en Chile.

Su pasión por el polo lo llevó a construir su propia cancha en los terrenos de la Viña San José Tocornal en el Valle del Maipo que adquirió en 1945. Esa hacienda se hizo famosa cuando en los años 60’ llegó a jugar allí el Príncipe Felipe y duque de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II de Inglaterra. Hoy en la desaparecida cancha de polo crecen las plantas del Viñedo Chadwick.

Alfonso fue considerado un visionario en la modernización de la industria del vino. Primero compró tierras en San José de Tocornal, en Maipo, y luego recuperó la Viña Errázuriz, fragmentada por las divisiones familiares y la reforma agraria. En los años 70, la hacienda, originalmente de 500 hectáreas, se dividió en 35 lotes improductivos. En el más pequeño de ellos, de 15 hectáreas, quedaron la casa patronal de Viña Errázuriz y una vieja plantación de cabernet sauvignon.

Su primera esposa fue Luz Hurtado Fabres. Más tarde contrajo matrimonio con Patricia Claro, con quien tuvo cuatro hijos: Eduardo, Soledad, Carolina y Juan Alfonso. Durante el gobierno de la Unidad Popular, Eduardo fue enviado dos años como interno a un colegio del Opus Dei en España. A su regreso entró, como casi todos los Chadwick, al Verbo Divino.

El auge de Viña Errázuriz

En 1993, cuando murió el padre, Eduardo Chadwick Claro ya había transformado a la Viña Errázuriz en una de las pocas del país dedicadas exclusivamente a los vinos de alta calidad. Exportaba con éxito a Inglaterra, Alemania y Estados Unidos, y su primer vino premium –Don Maximiano Founder’s Reserve, embotellado en 1991– ya tenía bastante prestigio en el exterior.

El renovado empuje de la empresa le permitió establecer la primera gran alianza estratégica firmada en Chile entre un productor mundial de vinos y uno local. Errázuriz se asoció con Robert Mondavi, de California, que ya era socio de reconocidas y aristocráticas casas internacionales del vino, como Barón Philippe de Rothschild, de Francia, y Marqués de Frescobaldi, de Italia. Errázuriz exporta hoy el 85% de su producción a Europa, Estados Unidos y Asia.

Los viñedos de Viña Errázuriz y Seña están localizados en los valles de Aconcagua, Casablanca, Maipo y Rapel. Paralelamente, siguiendo los negocios que creó su padre en el rubro de las bebidas, Eduardo Chadwick logró en 1996 convencer a The Coca-Cola Company para que fuese su socio estratégico en la entonces Fábrica de Bebidas y Cervecería Polar S.A. Con ello, consiguió la licencia de embotellado de los productos de Coca-Cola para la región de Magallanes, que luego aumentó con la adquisición de las licencias para la región centro-sur de Argentina, formando la filial Coca-Cola Polar Argentina. A fines de 2004 adquirió a The Coca-Coca Company la única compañía con franquicia en Paraguay.

Un episodio dramático en la vida de los Chadwick Claro fue el suicidio en marzo del año 2003 de Juan Alfonso, otrora exitoso empresario quien se disparó un tiro en la boca, agobiado por juicios y peticiones de quiebra luego de una serie de malos negocios.

Eduardo Chadwick, bautizado por la revista Capital como el “As de Copas”, ha seguido comprando propiedades en los valles del Aconcagua, Colchagua y Maipo. Sus ventas en 2005 llegaron a unos US$ 50 millones, con un volumen de 1,3 millón de cajas.

Un episodio dramático en la vida de los Chadwick Claro fue el suicidio en marzo del año 2003 de Juan Alfonso, otrora exitoso empresario quien se disparó un tiro en la boca, agobiado por juicios y peticiones de quiebra luego de una serie de malos negocios. Hermano de Eduardo Chadwick, Juan Alfonso era propietario de la radioemisora religiosa Santa María de Guadalupe, sucesora de la frecuencia de la ex radio Minería; de la empresa de papeles murales Collowall, de Malterías La Calera y de una serie de empresas inmobiliarias con ambiciosos proyectos en Colina y Lampa.

Juan Alfonso tomó la decisión de quitarse la vida luego de una serie de artículos que publicó el diario El Mercurio a partir de fines de abril del año 2002, donde también aparecieron vinculados varios connotados jugadores de polo del país. En una de esas informaciones, el diario afirmó que para esa fecha Chadwick debía “al Banco de A. Edwards 110.000 UF a través de Colowall; 8.500 UF por Constructora Las Higueras, 11.000 UF por Maltería La Calera, 160.000 UF por Edinac; 50.000 UF por Inmobiliaria Santa Teresita y 35.000 UF en forma personal. Las acreencias con el BHIF sumarían unas 210.000 UF, 130.000 por Edinac, más un aval para la maltería en Brasil por US$ 7 millones. Al Dresdner debe 37.000 UF por Maltería La Calera y al Banco Santander otras 20.000 UF en forma personal, 7.000 UF por Maltería La Calera y 12.000 UF por Colowall”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

interesante saber la historia de las Familias, porque de ahí viene la fuerza de ser Pais

Hablando de zurdos por qué no salió al ruedo el director de The Clinic Patricio Fernández Chadwick ?? Pariente de Piñera y del destituido ministro Chadwick. Será que no lo nombraron porque es parte de la insurrección e intento de golpe de estado de octubre?? Mal ahí

Añadir nuevo comentario