Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 22 de octubre de 2020

Este personaje Micco quiere estar bien con Dios y con el diablo y eso no es posible. Independiente de su actividad académica, es el director del INDH y en consecuencia no corresponde aceptar este tipo de asesorías que le restan independencia y competencia a la hora de fiscalizar situaciones de derechos humanos, más aún si son solicitadas por este inoperante gobierno de Piñera caracterizado por relativizarlos y amparar situaciones inaceptables de vulneración de los mismos. Las últimas declaraciones de Micco planteando cierta condicionalidad en el respeto a los derechos humanos no hacen más que comprobar que ha extraviado hace rato el rumbo en la dirección del organismo, pareciendo que busca justificar el sombrío accionar de su empleador en la dura represión ejercida durante la demanda social iniciada en octubre pasado en el país. Es momento que el susodicho dé un paso al costado y permita que una persona más idónea y ponderada dirija el accionar de este sensible organismo fiscalizador.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios