Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 27 de noviembre de 2020

Primero, tener claro que la violación a los DDHH es ejecutada por agentes del Estado, nacional o extranjero en el caso de las invasiones, sobre las personas, los civiles. Y estas violaciones a los DDHH han ocurrido y ocurren en muchas latitudes y países, cualquiera sea la ideología del régimen imperante. La exigencia actual, masiva, desde la misma sociedad civil, por el respeto irrestricto de los DDHH pone a prueba los complejos, culpas y relativizaciones de los ideologismos de diverso signos. En mi entender, el problema del PCCH, al menos de sus dirigentes más longevos, es que se han quedado atrapados en los resabios estalinistas del período de la Guerra Fría, cuando el criticar las barbaries de la ex URSS equivalía a ser pro-imperialista o agente de la CIA. Cierto que este partido popular fue quizá el más afectado en víctimas de la brutal represión de la Dictadura. Pero, en tanto víctimas, es esperable que tengan una sensibilidad superior al resto de la ciudadanía respecto de los DDHH. Y es muy promisorio que desde su seno surjan voces que sintonicen con esta sensibilidad; como Jadue, Carmen Gertz y Camila Vallejos. Criticar serenamente la poco feliz declaración de la dirigencia del PCCH, no es caer en el anticomunismo. Lo que roza el anticomunismo, es la utilización mediática, dirigida a la población menos informada, de esta declaración, para descalificar a priori a uno o más líderes que se proyectan en el escenario político nacional. En su declaración la dirigencia del PCCH alaba el procesamiento de 684 agentes del estado por torturas y asesinatos de opositores y ciudadanos, muestra evidente de la ocurrencia de graves violaciones de DDHH en Venezuela. Pero, no condena expresamente esas violaciones. Es cierto que Venezuela es víctima del bloqueo económico, político y diplomático. Es cierto que producto de ello, el pueblo venezolano sufre de hambre, insalubridad e extrema incertidumbre. Es cierto que la oposición, en particular la encabezada por Guaidó, busca incesantemente la intervención militar de EEUU en Venezuela. Pero, nada de eso justifica la persistente violación de los derechos humanos de sus ciudadanos. Y esa falta de justificación es la que la dirigencia del PCCH no pone en primer orden en su declaración, víctima de sus propios complejos y resabios estalinistas

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios