Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 20 de Junio de 2021
“Que arda la weá hermano"

Actuar de Carabinero infiltrado abre dudas sobre el incendio de la Universidad Pedro de Valdivia

Lissette Fossa

Un video y audio revelados por El Desconcierto muestran que el policía incentivó la quema de la sede universitaria ocurrida durante el estallido social.

El viernes 8 de noviembre de 2019 fue uno de los días más violentos de protestas durante el estallido social. Esa tarde un grupo de encapuchados saqueó e incendió el edificio de la Universidad Pedro de Valdivia, ubicado en Vicuña Mackenna, a unas cuadras de Plaza Dignidad. Ese mismo día y a pocas cuadras, el fotógrafo Gustavo Gatica recibió los impactos de balines policiales que lo dejaron ciego de por vida.

Tras una serie de procesos judiciales, el viernes pasado el Tercer Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago emitió una sentencia sobre el caso del incendio de la universidad, un inmueble patrimonial construido en 1915. El imputado, Alejandro Carvajal, fue condenado a cinco años de cárcel. Anteriormente, había sido condenado a libertad vigilada, sin embargo, tras la apelación de los querellantes -el Ministerio del Interior y la Universidad Pedro de Valdivia- se tuvo que realizar nuevamente el juicio.

En el video se escucha al Carabinero que graba alentar a los encapuchados: “Que arda la weá hermano. Que arda. Que arda esa chuchá”.

Sin embargo, solo dos días después del veredicto, la Defensoría Popular dio a conocer un video que muestra cómo un carabinero infiltrado insta a los encapuchados a quemar el inmueble ese 8 de noviembre. El video, publicado por El Desconcierto, había sido emitido anteriormente por Canal 13 el mismo día del incidente,- cuando Cristián Bofill volvió a asumir, de manera interina, como jefe del Departamento de Prensa-, pero sin el sonido del audio. La estación de TV presentó el  video como “incautado por Carabineros desde la mochila de uno de los detenidos”.

La publicación de este video con el hasta ahora desconocido audio puede dar un vuelco en el caso. Lorenzo Morales, abogado de Carvajal y miembro de la Defensoría Popular, anunció que apelará a la sentencia.

“Con todas estas directrices vamos a recurrir a través de diversos recursos para que finalmente la Corte Suprema lo vea a través de una nulidad, revisión o una queja”, comentó Morales a El Desconcierto.

En el video se escucha al Carabinero que graba alentar a los encapuchados: “Que arda la weá hermano. Que arda. Que arda esa chuchá”.

Estos nuevos antecedentes podrían provocar un vuelco en el caso, al usar como prueba un video de la infiltración de un carabinero que, aparentemente, no estaba autorizada por ningún fiscal y que, además, incita y participa en acciones violentas. Al mismo tiempo es un duro revés para el Ministerio del Interior, que se ha empeñado en que este caso sea un ejemplo para castigar el vandalismo ocurrido durante el estallido social.

“Este es un caso bastante paradigmático, porque para nosotros demuestra la postura que fija el gobierno en materia de persecución penal y en su política criminal. Es una casa patrimonial que se quema producto del incendio provocado por esta persona. Acá hay un esfuerzo importante por mantener el orden público de parte de distintos actores, es por eso que este fallo es tan importante, porque aborda un caso de delito grave en medio de los desórdenes que se vienen registrando post estallido social”, afirmó la semana pasada a La Tercera el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli.

Un largo proceso judicial

Alrededor de las siete de la tarde del 8 de noviembre del 2019 comenzó el incendio en la sede de la rectoría de la Universidad Pedro de Valdivia, un edificio usado por la institución para temas administrativos. Cerca de las 20.30 horas de ese día, Bomberos anunció que ya tenía controlado el incendio, que había comenzado tras el saqueo de la propiedad por parte de encapuchados.

Estos nuevos antecedentes podrían ser un duro revés para el Ministerio del Interior, que se ha empeñado en que este caso sea un ejemplo para castigar el vandalismo ocurrido durante el estallido social.

Según lo relatado por el abogado Lorenzo Morales, en el inicio del incendio hubo tres carabineros infiltrados entre el grupo de encapuchados, en lo que llaman “marcha preventiva”. El policía que grabó el incidente también declaró en calidad de testigo durante el juicio.

“Siendo las 18:50 horas, me percaté que una turba de sujetos había ingresado a las dependencias de la Universidad Pedro de Valdivia (…) percatándome también que el sujeto en su mano derecha mantenía una botella plástica color verde capacidad 350 cc, marca Kem Xtreme, la que en su interior mantenía un líquido, en ese momento desde sus vestimentas extrajo un encendedor con el cual procedió a prender las cortinas de las dependencias, motivo por el cual procedí a realizar registros fílmicos de lo acontecido”, declaró Luis Alarcón en noviembre del 2019, según informó El Desconcierto.

El único imputado en este caso, Alejandro Carvajal Gutiérrez, de 19 años al momento del incidente, fue detenido cerca del incendio pocos minutos después. Por meses se mantuvo en prisión preventiva, en Santiago Uno.

Carvajal prestó declaración en enero del año pasado. En ésta cuenta que, tras salir de su colegio, fue a su casa a ducharse, tomó su skate y se dirigió a la manifestación en el centro de Santiago. Cuando llegó y para escapar de los efectos de las lacrimógenas y de los continuos disparos de balines, se dirigió a la calle Vicuña Mackenna.

“Me encontré con una reja que da al parque Bustamante, la salté para salir a la calle y veo que mucha gente, creo que más de doscientas, quienes botan la reja y entran a saquear un local comercial en el interior de la universidad, además que reventaban los vidrios y sacaban un data. Yo ingresé un par de minutos después de la turba. Tomé mi skate y rompí dos ventanas”, declaró, según publicó La Tercera.

“Yo vi humo en el piso dos y escuché gente que decía que evacuáramos y otros que querían que se quemara. Estaba en el patio y vi una cortina del primer piso, en un ventanal. Intenté prender con el encendedor la cortina, pero no encendió. Retrocedí, siempre dentro de la universidad y veo a un tipo con capucha blanca que tira algo a la cortina y luego veo que se enciende la cortina. Retrocedo y tiré una botella de bebida que había comprado en un quiosco”, aseguró Carvajal.

El joven agregó que minutos antes había comprado una botella de bebida, la misma que afirmó tirar, aunque aseguró que solo contenía la gaseosa en su interior.

“Fue un trabajo muy acucioso de parte de nuestros fiscales y de parte del personal de Carabineros ”, afirmó la semana pasada sobre este caso el fiscal jefe de la Zona Metropolitana Oriente, Manuel Guerra.

“Luego salí de la universidad, me quedé en el parque Bustamante. Decidí irme a mi casa y me agarra Carabineros. Me fui en skate y cerca de La Moneda veo que Carabineros se me acerca y reaccioné con miedo y retrocedí, pero me detuvieron”, afirmó.

El estudiante se mantuvo con prisión preventiva por meses, y posteriormente con arresto domiciliario, como medida preventiva, mientras duró la investigación, en 2020.

En septiembre de 2020, el Tercer Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago dictó la condena en contra del joven, y lo sentenció a una pena de 3 años y un día de presidio bajo libertad vigilada, como autor del delito frustrado de incendio. Se contaron las medidas cautelares como parte de la pena, es decir, se le descontaron de su sentencia.

Ni el Ministerio del Interior, ni la universidad afectada, ambos querellantes en el caso, quedaron satisfechos con la condena, ya que esperaban una sentencia en la cárcel. Por ello apelaron a la Corte de Apelaciones de Santiago, que en diciembre del 2020 anuló el juicio y la condena a Carvajal. Fue así como se realizó nuevamente el juicio por parte del mismo tribunal, que dictó la sentencia el pasado viernes 19 de febrero. Esta vez, la condena para el joven fue de cinco años y un día de presidio.

“Fue un trabajo muy acucioso de parte de nuestros fiscales, nuestros funcionarios, y de parte del personal de Carabineros de Chile”, afirmó la semana pasada sobre este caso el fiscal jefe de la Zona Metropolitana Oriente, Manuel Guerra.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Y los audios y vídeos? O son noticias golpeadoras al voleo?

Ahí se demostraría en caso de ser cierto, que el comunismo en Latinoamérica, está i filtrado en todos los estamentos

Ahora quieren culpar al funcionario, o sea, son obedientes los "niños" si alguien le dice que mate, harán caso y asesinaran a cualquiera.....linda la wea!!!

Los atentados , los incendios a lugares de cierta importancia social están todos orquestados por los servicios de inteligencia para criminalizar el movimiento social y ya es una verdad que hace de los pacos , los tontitos útiles para algunos planes del Ministerio del Interior y los otros de las tres comunas ,orquesta que toca mal el vals.

A mí nunca me cupo duda porque vivo prácticamente al frente, trás el consulado argentino, en un piso 15 y en esos días estuve mirando. Luego supe que toda esa manzana de un mismo dueño y antes de 48 hrs., temprano una mañana, vi cómo ardía en edificio viejo y bajo que está en la esquina nor-poniente de la misma manzana. Eso, para mí, es sicariato.

Añadir nuevo comentario