Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 13 de noviembre de 2019
Cuarta protesta contra Pinochet: 29 muertos

Al menos 19 muertos dejan las protestas y se acercan a las peores jornadas de la dictadura de agosto de 1983

Maximiliano Alarcón G.
Camila Higuera
Paula Huenchumil

jose_miguel_uribe.jpeg

Los manifestantes comienzan a reivindicar la imagen de las víctimas fatales de las Fuerzas Armadas. Foto: Frente Fotográfico
Los manifestantes comienzan a reivindicar la imagen de las víctimas fatales de las Fuerzas Armadas. Foto: Frente Fotográfico

Desde que el jefe de gobierno declaró “estamos en guerra”, 19 personas han perdido su vida y cinco de estas a manos de agentes del Estado. El Instituto Nacional de Derechos Humanos y la Fiscalía están investigando estos casos.

El viernes 18 de octubre comenzaron las jornadas de protestas masivas en Chile, las que partieron como un reclamo por las alzas en la tarifa del Metro en Santiago, pero que hoy concentran una serie de demandas en los distintos territorios del país. La respuesta de Sebastián Piñera desde el sábado 19 fue el estado de emergencia y el toque de queda, declarando incluso el domingo 20 que “estamos en guerra”.

En el contexto del Estado de Emergencia y al cierre de esta edición, ya habían muerto 19 personas: 10 en medio de incendios de supermercados saqueados en Santiago; dos atropellados que protestaban en San Pedro de la Paz por un civil; uno en Puente Alto por el balazo de un presunto comerciante y cinco a manos de agentes del Estado en distintos puntos de país, específicamente, Ejército, Carabineros y la Armada.

Con estas cifras, las protestas en contra del gobierno de Sebastián Piñera actualmente son las que más muertos han dejado desde que terminó la dictadura, pero, a la vez, se están acercando a las jornadas más sangrientas de las protestas de 1983 -1984, cuando el pueblo comenzó a exigir la salida de Augusto Pinochet del poder.

La cuarta jornada nacional de protestas de 1983, realizada los días 11 y 12 de agosto de 1983 se transformó en la más sangrienta de la dictadura, con 29 muertos en tan solo 48 horas. Más de cien personas resultaron heridas, pero las autoridades del momento solo reconocieron a 53 de ellas, según indicó El País en agosto de ese año. 

36 años después, la situación se repite. Según las cifras entregadas por el INDH durante el día martes, en los cinco días de protestas 269 personas han resultado heridas, 137 de ellas por armas de fuego, aunque el subsecretario Rodrigo Ubilla, el gobierno reconoció apenas 127 heridos ayer. 

En su discurso del martes en la noche, Sebastián Piñera pidió perdón por no haber sabido reconocer los problemas sociales que se arrastraban desde hace años, mensaje que rescataron en sus titulares El Mercurio y La Tercera, pero no por los muertos que su política de seguridad y sus declaraciones de "guerra".

Aspecto penal

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) presentará querellas en los casos de víctimas de agentes del Estado, los cuales también están siendo investigados por la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía, según indicó este martes la vocera del Ministerio Público, Marta Herrera. La persecutora además realizó un llamado a quienes sean víctimas de vejaciones de parte de uniformados a que denuncien en el organismo que ella representa.

Si bien la Fiscalía y el INDH apuntan a investigaciones penales, hay un punto político que podría complicar directamente a Sebastián Piñera y sus autoridades más cercanas. En el caso de José Miguel Uribe Antipani, el joven de 25 años asesinado por militares en Curicó, dicha ciudad no se encontraba ni en toque de queda ni en estado de emergencia, por lo tanto los encargados de seguridad en este contexto son los dirigentes de Interior, es decir, Andrés Chadwick y Rodrigo Ubilla.

Consultado por INTERFERENCIA en el Palacio de La Moneda, Andrés Chadwick, se limitó a decir al paso “todo eso lo ve la Fiscalía”, para luego repetirlo al peridista con énfasis y las mismas palabras.

Crónica de los militares en la calle en toque de queda

INTERFERENCIA recorrió las calles de Santiago durante el toque de queda de la noche del martes para conversar con militares que se encontraban en servicio y en algunos puntos las respuestas fueron inesperadas.

Los jóvenes militares con los que conversamos en la Alameda cerca de La Moneda venían destinados desde Arica y no tenían claro el concepto de salvoconducto, el documento que permite transitar libremente durante el toque de queda. Sin embargo, se catalogaban como más "criteriosos" que los Carabineros en el control de ciudadano en horas en que el gobierno prohibió salir a la calles.

El sábado 19 de octubre les avisaron que debían viajar a Santiago. Un llamado que les pareció sorpresivo. "Nosotros no queremos estar aquí, queremos que nos digan pronto que podemos volver a Arica, nuestras familias también se preocupan, al final arriesgamos nuestra vida todo el día". 

Los tres jóvenes confiesan que están cansados, puesto que se levantan a las cinco de la mañana en el regimiento de Buin y deben estar de guardia hasta de las tres de la mañana. "No es que nos guste estar acá", lo dicen tomándose el chaleco antibalas.

Estos militares no tienen comunicación directa con Carabineros, pues cada institución debe obedecer a sus propios mandos. "Los carabineros están alterados, les tiran botellas y reaccionan. A nosotros nos tiran escupos en la cara y nos quedamos tranquilos". "Nos dicen asesinos, violadores, y yo jamás he matado a nadie”, comenta un militar de 18 años. 

Confiesan estar de acuerdo con las demandas, pero no con el "vandalismo". Según ellos, las balas que portan no matan, porque "son de fogueo", pese a que el INDH presentó una querella por homicidio de cinco personas fallecidas por la acción de militares y carabineros. 

Los Más

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Los Más

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario