Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 28 de octubre de 2020
Informe final de ONU

Asesinato de Khashoggi: “Si no nos ayuda, sabe lo que le pasará al final”

Camila Higuera (desde Quintero-Puchuncaví)

“El asesinato del Sr. Khashoggi constituyó un asesinato extrajudicial por el cual Arabia Saudita es responsable”. Así comienza el reporte realizado por Agnès Callamard que investigó las circunstancias en las que murió Jamal Khashoggi, periodista saudí opositor al régimen del príncipe heredero Mohammed bin Salmán.

Luego de que el periodista saudí Jamal Khashoggi desapareciera tras ingresar al consulado de Arabia Saudita en Estambul el 2 de octubre de 2018, se especuló sobre su destino. El mismo día, el consulado emitió un comunicado donde indicaba que Khashoggi había salido vivo desde el edificio. Pero el 19 de octubre el consulado saudí en Turquía emitió otro comunicado reconociendo que el periodista había muerto durante su visita a la delegación en una descontrolada discusión con algunos funcionarios del establecimiento.

Esta versión se fue derrumbando poco a poco y las sospechas aumentaron aún más el 22 de octubre. La cadena de TV CNN divulgó las imágenes captadas por una cámara de seguridad que registraban a un agente de inteligencia saudí saliendo del consulado con una barba postiza y la misma camisa y reloj que usaba Khashoggi la última vez que fue visto con vida. Este agente era Mustafa Al Madani, que trabajaba bajo el alero de Maher Abdulaziz Mutreb, quien a su vez era el encargado de la seguridad del príncipe Mohammed bin Salmán, el heredo al trono saudí y el gobernante de facto del país.

Son muchos los factores que implican al príncipe Mohammed en el asesinato del periodista, y es lo que determinó Agnes Callamard, la Relatora Especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias de la ONU, tras meses de investigación.

Asesinato extrajudicia

Khashoggi murió el 2 de octubre de 2018 en el consulado de Arabia Saudita en Estambul, Turquía, tras un elaborado operativo que involucró a al menos 15 miembros del servicio de inteligencia saudí.

Según el detallado informe, que se elaboró principalmente en base a grabaciones de conversaciones desde dentro del consulado saudí, se concluyó que la muerte del periodista fue premeditada y planificada con días de anticipación. Este se originó luego de que el viernes 28 de septiembre Khashoggi llegara a ese lugar para solicitar un documento que certificara que no estaba casado. En la visita, que duró cerca de 45 minutos, se le informó que debía volver días después a buscar el documento. El mismo día comenzaron a preparar el plan para asesinarlo la próxima vez que entrara al edificio.

En la mañana del 2 de octubre, Khashoggi recibió una llamada de la embajada donde lo citaron a las 13:00 horas. “Entre las 10 y las 11 de la mañana, los 15 oficiales saudí se dividieron en dos grupos. Cinco fueron a la residencia del cónsul general, mientras que los otros 10 se fueron al consulado”, dice el informe de Callamard.

A las 13:15 el periodista ingresó solo al consulado. Una vez adentro, los agentes le dijeron que tenía que ser detenido por orden de la Interpol, ante lo que él respondió que no había ningún caso judicial en contra de él. Le insistieron que le mandara un mensaje a su hijo, a lo que Khashoggi se negó.

“Escriba Sr. Jamal. Apúrese. Ayúdenos para que nosotros podamos ayudarlo, porque al final lo vamos a llevar de vuelta a Arabia Saudita y si no nos ayuda, sabe lo que le pasará al final; deje que este problema tenga un buen final”, le respondieron los agentes.

Luego de eso, Khashoggi fue sedado y asfixiado con una bolsa plástica. A las 13:39 las grabaciones, pertenecientes a la inteligencia turca que había cableado el lugar, registraron el sonido de una sierra con la que descuartizaron el cuerpo del periodista. Al rato después, dos vehículos consulares salieron desde la embajada y llegaron a la residencia del cónsul general. Tras esto, tres hombres entraron a la residencia cargando bolsas de basura y una maleta.

Mientras tanto, por la puerta trasera del consulado salieron dos hombres –uno de ellos usando la camisa y el reloj de Khashoggi– y uno de ellos llevaba una bolsa plástica blanca. En un taxi se fueron a una mezquita donde se cambiaron de ropa y luego se subieron a otro taxi hasta una estación de metro, donde se deshicieron de la bolsa. Horas después, los 15 miembros involucrados en el asesinato se fueron de Estambul a diferentes destinos y en diferentes aviones.

Una de las conclusiones a las que llegó Callamard en el informe, es que el asesinato de Jamal Khashoggi pone en evidencia lo vulnerable que se encuentran los disidentes que viven fuera de su país de origen.

Mientras tanto, el príncipe heredero de Arabia Saudita -sindicado como autor intelectual del asesinato del periodista- sigue gozando del favor de los países occidentales, en especial de Donald Trump.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Buena la info

... no se trata de empatar, pero si hubiera estado involucrado Venezuela...ya lo habrían invadido...

Añadir nuevo comentario