Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Viernes, 14 de agosto de 2020
Elecciones

Brasil gira a la derecha dura y elige al primer Trump de Sudamérica

Equipo Interferencia

jair_bolsonaro.jpeg

Con fuerte resguardo policial y chaleco antibalas, Jair Bolsonaro llegó al lugar de votación. Fotografía: Globo.
Con fuerte resguardo policial y chaleco antibalas, Jair Bolsonaro llegó al lugar de votación. Fotografía: Globo.

Jair Bolsonaro, un ex capitán de Ejéricto, conquistó la presidencia de ese país. Su triunfo consolida la ola derechista que se impone en Occidente. 

Subiéndose a la masiva ola de descontento popular por los enormes casos de corrupción y la creciente inseguridad que han azotado a Brasil en los últimos años, el ex capitán de Ejército y ultra derechista Jair Bolsonaro conquistó ayer la presidencia de ese país, superando cómodamente a su contrincante de izquierda Fernando Haddad, el representante del Partido de los Trabajadores que ha gobernado ese país de manera casi ininterrumpida desde 2002.

Aunque su triunfo electoral se venía anticipando en todas las encuestas de las últimas semanas, su rápido ascenso político ha provocado temblores nerviosos en el mundo occidental. Este observa como una de las democracias más populosas del mundo, con poco más de 200 millones de habitantes, completa un giro hacia la derecha populista, tal como ha sucedido en Estados Unidos, en Inglaterra y en Italia. Y es que hasta solo un año, pocos vaticinaban que este ex uniformado -defensor de la dictadura militar en su país (1964-1985), y quien no esconde sus opiniones homofóbicas, xenófobas y misóginas- iba a ser el nuevo inquilino del Palacio de Planalto en Brasilia.

Bolsonaro obtuvo poco más de 55% de los votos, convirtiéndose en el octavo presidente de Brasil tras el retorno a la democracia en 1985, mientras que su contrincante del PT y ex alcalde de Sao Paulo, Fernando Haddad, logró poco menos de 45% de los votos.

El nuevo mandatario, de 63 años, ha sido diputado por Río de Janeiro durante casi tres décadas, pero su desempeño legislativo ha sido poco llamativo. Sin embargo, en el contexto actual de descontento, que comenzó con las grandes manifestaciones en contra de los excesivos gastos de la Copa del Mundo en 2014 y los Juegos Olímpicos de Río en 2016, Bolsonaro aprovechó para mostrarse como un político limpio e incorruptible, en contraste con una clase política que -transversalmente- ha sido salpicada por los escándalos de corrupción de ese país.

Al conocer los resultados de su contundente triunfo, Bolsonaro afirmó ante cientos de partidarios que estaban en las afueras de su casa junto al mar en Río, que “cambiaré el destino de este país”. El presidente electo aseguró a sus seguidores que hará de Brasil una gran nación en el mundo. “Brasil sobre todo, Dios sobre todo”, afirmó.

El candidato derrotado, que fue ungido por el propio Lula da Silva que no logró revertir su situación judicial para presentarse a estos comicios, admitió su derrota, pero sin felicitar a Bolsonaro. “No tengan miedo”, dijo ante sus adeptos en Sao Paulo. “Vivimos en una época en que las instituciones están puestas a prueba todo el tiempo”, aseguró, agregando que los brasileños que no optaron por Bolsonaro deben organizarse para defender la democracia.

De todos modos, muchos están sorprendidos por la llegada de Bolsonaro a la presidencia de Brasil. En palabras del diario The New York Times, ese país decidió elegir una “alternativa distópica”.

Alegría en el mundo de la derecha

Poco después de conocerse los resultados de los comicios de este domingo, Bolsonaro recibió las felicitaciones de sus pares de derecha en el continente americano. Donald Trump lo llamó personalmente por teléfono y aprovechó para decirle que esperaba que ambos países pudieran colaborar estrechamente a partir de ahora.

Otros mandatarios, como el presidente Sebastián Piñera, expresaron mediante su cuenta de Twitter su alegría por el triunfo de Bolsonaro. “Felicito al pueblo brasileño por una limpia y democrática elección. Felicito a @jairbolsonaro por su gran triunfo electoral”, tuiteó el mandatario chileno. “Lo invito a visitar Chile y estoy seguro que trabajaremos con voluntad, fuerza y visión de futuro en favor del bienestar de nuestros pueblos y la integración”.

El presidente argentino Mauricio Macri fue otro quien felicitó públicamente a Bolsonaro a través de Twitter. “Deseo que trabajemos pronto juntos por la relación entre nuestros países y el bienestar de argentinos y brasileros”, escribió.

Y el mandatario de Perú, Martín Vizcarra, expresó su “disposición de trabajar juntos para profundizar nuestra fraterna relación bilateral”.

Otros presidentes de derecha de la región, como el mexicano Enrique Peña Nieto, el paraguayo Mario Abdo o el hondureño Juan Orlando Hernández, también enviaron sus felicitaciones a Bolsonaro.

Reacciones en Chile

Los líderes políticos de derecha mostraron su alegría por el triunfo de Bolsonaro en Brasil.

El senador Manuel José Ossandón afirmó que “el 55% de los brasileños no son ‘ultraderechistas’ como lo tilda la prensa internacional”. Después remató en su cuenta de Twitter que “ese 55% es un pueblo cansado de las mentiras, la corrupción y manipulación de la izquierda- asúmanlo y respeten la democracia”.

José Antonio Kast, el ex diputado de la UDI y ex candidato presidencia, fue uno de los más entusiastas. Después de todo, muchos ven en él al Bolsonaro chileno. “Brasil ha derrotado a la izquierda corrupta y ha elegido la libertad y la esperanza que representa @jairbolsonaro con una mayoría aplastante”, escribió en Twitter. “El sentido común sigue triunfando en Latinoamérica y seguiremos trabajando para que en Chile triunfe también”, continuó, agregando los hashtags #DespiertaBrasil y #DespiertaChile.

Por el otro lado, el senador y ex candidato presidencial de la Nueva Mayoría, Alejandro Guillier, afirmó que “lo ocurrido en Brasil sea lección para nosotros los progresistas”. Del fracaso electoral del PT brasileño Guillier saca la conclusión de que “debemos ofrecer propuestas que, junto con disminuir las inequidades y expandir las libertades civiles, levanten un rechazo frontal a la corrupción y reduzcan las inseguridades de nuestras sociedades”.

Jair Bolsonaro asumirá la presidencia el 1 de enero y por los próximos cuatro años, reemplazando al impopular Michel Temer, que llegó al poder tras la destitución de Dilma Rousseff.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario