Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 1 de Diciembre de 2021
'The Movement'

Cómo Steve Bannon empuja movimiento de ultraderecha en América Latina

Joaquín Riffo Burdiles

bolsonaro.jpeg

Steve Bannon y Eduardo Bolsonaro en un evento en Florida, EEUU.
Steve Bannon y Eduardo Bolsonaro en un evento en Florida, EEUU.

El ideólogo y ex asesor de la campaña presidencial de Donald Trump está trabajando como consultor político, intentando aunar voluntades en torno a una agenda de antiglobalización y proteccionismo entre populistas de derecha por todo el mundo. En América Latina ya se reunió con el hijo de Jair Bolsonaro.

Ya no sorprende la fuerza que ha tomado en los últimos años la ultraderecha y el populismo en todo el mundo. A los emblemáticos casos de Marine Le Pen en Francia y de Matteo Salvini en Italia, se suman las posturas extremistas de Viktor Orban en Hungría y Andrzej Duda en Polonia, ambos líderes en el poder.

Pero el escenario no termina ahí. En Finlandia, la extrema derecha liderará la oposición. En Suiza ya componen la primera fuerza en el Consejo Nacional y los partidos de extrema derecha son la segunda fuerza más votada en las últimas elecciones generales celebradas en Dinamarca y los Países Bajos, además de Finlandia.

Además, los ultraderechistas son la tercera fuerza en Alemania, Suecia, Austria y Grecia. En el Reino Unido, el UKIP, gran impulsor del Brexit, condiciona la política local pese a no contar con representación en la Cámara de los Comunes, dado su éxito reciente en las elecciones europeas. En Estados Unidos está el caso de Donald Trump y en Brasil, Jair Bolsonaro.

Una agenda 'anti-globalización’ global

¿Qué podría hacer converger a movimientos de ultraderecha de territorios y realidades tan distintas? Steve Bannon -ex ejecutivo bancario y consultor político estadounidense de extrema derecha- dice tener la respuesta y se ha paseado por Europa tratando de vender su negocio de consultoría política entre los líderes ultraderechistas, aunque con resultados dispares según cada país

Esta respuesta se llama 'The Movement', una plataforma política global cuya sede principal está en Bruselas, la cual provee de asesoría y apoyo a las distintas agrupaciones de extrema derecha interesadas en formar parte de la red de Bannon, quien tiene por principal credencial el haber sido uno de los estrategas clave de la campaña que llevó a Trump a la Casa Blanca. 

Según los seguidores de Bannon, The Movement tiene asidero por razones de fondo y forma.  

Fondo, pues la mayor parte de los grupos afines comparten las críticas a las políticas migratorias, cuestiona fuertemente a organizaciones supranacionales como la Unión Europea, mantienen un nacionalismo firme y, en mayor o menor medida, rechazan la globalización en favor de un mayor proteccionismo económico. A ello se le puede sumar las críticas al movimiento feminista y las políticas LGTB.

Y forma, pues los métodos para llegar al poder planteados se basan en estrategias similares: pocos escrúpulos a la hora de descalificar a sus adversarios, agresivas estrategias de posicionamiento en medios y el uso intenso de plataformas digitales para difundir sus mensajes de forma masiva, con acusaciones de manejo de bases de datos y fake news incluidas.

Es en este último plano es donde mejor se maneja Bannon, ex asesor de Donald Trump y reconocido por haber liderado Breitbart News -un portal conservador señalado por haber difundido noticias falsas y teorías conspirativas durante el proceso electoral en Estados Unidos- y por ser uno de los agentes clave detrás de Cambridge Analytica, la polémica firma a la que se le atribuye el uso de datos privados de Facebook con fines electorales para beneficiar a Trump.

Populismo de derecha en América Latina

Ya pasó la elección europea y ahora Bannon apunta hacia el hemisferio sur. Y su principal aliado en la entrada a América Latina es Eduardo Bolsonaro, el hijo del ultraderechista presidente brasileño y el diputado más votado en la historia de su país, quien recientemente pasó a liderar The Movement en el hemisferio sur.

“Estoy muy orgulloso de unirme a Steve Bannon como líder del Movimiento en Brasil, que representa a las naciones latinoamericanas. Trabajaremos con él para expandir el nacionalismo de sentido común para todos los ciudadanos de América Latina”, expresó Eduardo Bolsonaro en febrero de este año, cuando apareció en fotografías junto a Bannon.

"Restauraremos la dignidad, la libertad y las oportunidades económicas para nuestra gran nación y sus vecinos. Caminaremos a través de nuestro programa de unir las fuerzas del nacionalismo. El trabajo de Bannon en Europa es vital y apoyamos su esfuerzo contra el peligroso Pacto Mundial sobre Migración. Podremos ser más fuertes si unimos nuestras fuerzas para promover la prosperidad y nuestra cultura occidental compartida", agregó el diputado Bolsonaro.

Bannon respondió diciendo que "es un honor para The Movement dar la bienvenida a Eduardo Bolsanaro como un socio distinguido, y a Brasil, un aliado clave en América Latina. Nos mantenemos unidos en nuestra búsqueda de una agenda nacionalista populista para la prosperidad y la soberanía de los ciudadanos de todo el mundo".

El interés de Bannon por América Latina fue refrendado por Mischaël Modrikamen, líder del Partido Popular de Bélgica y director de The Movement, en una entrevista a El Colombiano: “The Movement tiene intereses en todo el mundo. Si bien nuestro primer objetivo es reunir a los partidos populistas europeos para trabajar juntos hacia las elecciones parlamentarias de 2019, después de eso miraremos más allá de Europa hacia Brasil y América del Sur, los Estados Unidos, Israel, Japón, Pakistán, los estados balcánicos y otros”.

Y es en el escenario de una ultraderecha envalentonada por la opción real de gobernar tras el triunfo de Jair Bolsonaro, que The Movement ve como una zona fértil para asesorar futuras campañas que pretenden seguir ganando terreno en el continente, aprovechando además que en los últimos 10 años la mitad de los países latinoamericanos ha dejado de tener presidentes de izquierda.

El argentino Alfredo Olmedo, el uruguayo Edgardo Novick, el costarricense Fabricio Alvarado Muñoz y el chileno José Antonio Kast, se han mostrado como las cartas emergentes de la extrema derecha en el continente, compartiendo una agenda que va desde sus vínculos con los sectores religiosos evangélicos y conservadores hasta el endurecimiento de políticas migratorias y la falta de tolerancia hacia las minorías sexuales.

Consultado por INTERFERENCIA al equipo de Kast por su vinculación con The Movement y la influencia de las estrategias de Steve Bannon en su pasada campaña presidencial, los asesores del ex candidato no negaron ni afirmaron haber tenido acercamientos.  

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario