Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 15 de abril de 2021
Newsletter 'La Semana'

Covid-19: Tenemos que hablar de Brasil

Andrés Almeida

cementerio_de_manaos.jpg

Cementerio de Manaos. Foto: DW.com
Cementerio de Manaos. Foto: DW.com

La variante P.1 -originada en Manaos, Brasil- poco a poco se convierte en una preocupación mundial.

Este artículo es parte del newsletter exclusivo La Semana del pasado sábado 27 de marzo, y ahora se comparte para todos los lectores.

La semana que pasó, Brasil sumó 300.000 muertos por Covid-19, a un ritmo de 2.000 muertos diarios, siendo el segundo país del mundo con más víctimas fatales después de Estados Unidos. Este es el saldo que deja hasta ahora la llamada "gripezinha" de Jair Bolsonaro, el presidente brasileño, quien insistentemente ha subestimado la pandemia, siendo refractario a medidas que afecten la movilidad y la economía de este país de 209,5 millones de habitantes, que comparte frontera con todo los países sudamericanos, salvo Ecuador y Chile.

Los meros resultados son preocupantes para un país de ese tamaño y tan cercano. Sin embargo, hay un elemento extra que dobla la alerta: La ola pandémica que azota Brasil se explica en gran parte por la extensión de la variante P.1, llamada "brasileña" o "amazónica", en tanto se originó y prosperó en la ciudad de Manaos, a la orilla del río Amazonas. Esto implica una novedad que entraña muchos riesgos, pues, al ser una variante desconocida, dos veces más contagiosa, y que ha permitido reinfecciones de personas que antes habían enfermado de la variante original, podría implicar un fuerte retroceso en la lucha contra la pandemia, en especial si las vacunas no son tan eficaces en este caso.

Incluso el tema aparece en la portada de The New York Times de hoy: Un colapso anunciado: cómo el brote de Covid-19 en Brasil saturó los hospitales.

The Guardian va incluso más allá. En su artículo El brote de Covid en Brasil es una amenaza global que abre la puerta a variantes letales, Tom Phillips reporta la preocupación de científicos de Estados Unidos y Brasil, quienes piensan que la negligente aproximación de Bolsonaro y el tamaño y la demografía del país hacen de Brasil "un laboratorio al aire libre para que el virus prolifere y eventualmente cree más mutaciones letales", según dice Miguel Nicolelis, un científico de Duke University. "Esto es acerca del mundo. Es global", concluye.

En una línea similar, The Economist advierte: La mala gestión brasileña del covid-19 amenaza al mundo (en español, vía El Mercurio Inversiones), y especifica respecto de Bolsonaro: "el presidente seguirá siendo una amenaza para la salud de los brasileños. Ha presentado demandas en la Corte Suprema contra tres estados (...) que han endurecido los bloqueos. Sus acciones son malas para Brasil y para el mundo".

La variante brasileña no es en rigor una novedad. Fue identificada el 9 de enero de 2021 en Japón y se determinó que provenía de Manaos, y ya el 22 de ese mes NewScientist advertía: El brote de Covid-19 sugiere que la inmunidad de rebaño puede no ser posible. Con eso se aguaron las esperanzas de los últimos quienes sostienen que -haga lo que se haga- la pandemia acabará cuando un porcentaje de la población en torno al 60% se haya expuesto al virus y haya generado anticuerpos. De hecho, en octubre de 2020 se anunció que Manaos -una ciudad particularmente golpeada por el coronavirus- podría ser la primera ciudad del mundo en alcanzar la inmunidad de rebaño, pero la variante P.1 dijo lo contrario.

Si hay una escalada global de la pandemia con foco en Brasil, seguramente será Sudamérica la región más afectada en un principio. Ya Argentina anunció suspensión de vuelos con Brasil, México y Chile, pero puede que sea tarde. En Perú -por otro lado- se descubrió que la variante brasileña explica el 40% de los nuevos contagios, y en Uruguay se discute cerrar nuevamente las escuelas, dado que al parecer la P.1 funciona mejor en gente joven en relación a la variante original. 

No hay muchas razones como para pensar que en Chile la historia será diferente, pese a que más de 5 millones de chilenos han recibido al menos una dosis de la vacuna china de Sinovac. En este artículo de mi autoría junto con Lissette Fossa: ¿Por qué la pandemia está fuera de control en Chile pese a exitosa campaña de vacunación? se aborda en detalle la hipótesis que dice que esta ola pandémica se explica -en gran parte- por la variante brasileña. Es una presunción que se maneja a nivel ministerial y -en ciertos círculos científicos- se habla de datos preliminares que apuntan a que la P.1 está extendida en el país en torno a un 30% de los nuevos casos.

Además, en Concepción ya venían advirtiendo sus sospechas de que el comportamiento atípico de la ciudad podía deberse a la variante, según testimonia este artículo también mío junto con Lissette: Las advertencias de Concepción acerca de la 2° ola por variante brasileña y la respuesta de alto consejero asesor: “es la hipótesis a investigar”.

¿Qué pasa con las vacunas en Chile? Hay dos investigaciones en curso; ambas en Brasil, y se contraponen. Mientras que una dice que Coronavac de Sinovac no genera una respuesta inmune suficiente, otra dice todo lo contrario. Las dos están en un estado muy preliminar de validación científica. Chile podría sacarlos de dudas,

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario