Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 5 de Diciembre de 2021
Aisino vs. Registro Civil

Crece la tensión diplomática con China por el impasse de los pasaportes chilenos de fabricación china vetados por Estados Unidos

Andrés Almeida

wang_yi_y_sebastian_pinera.jpg

Wang Yi y Sebastián Piñera en visita oficial a Chile. Foto: Gobierno chino
Wang Yi y Sebastián Piñera en visita oficial a Chile. Foto: Gobierno chino

Una ronda de prensa y dos visitas a la Cancillería chilena por parte del embajador chino, Niu Quingbao, son la antesala de un conflicto que estaría escalando, pues las principales decisiones del asunto recaerían ya en manos de los poderosos ministros chinos de Asuntos Exteriores, Wang Yi, y Comercio, Chen Deming. Distintos analistas temen importantes represalias, mientras que empresarios lo ven con cautela. 

Una intensa actividad pública desarrolló por estos días el embajador chino Niu Quingbao en el país, algo que no se veía desde los tiempos del inicio de la pandemia, en abril de 2020, cuando su antecesor Xu Bu tuvo que salir a desmentir al entonces ministro de Salud, Jaime Mañalich, por la donación inexistente de 500 ventiladores chinos. (Ver artículo al respecto). 

En concreto, Niu sostuvo anteayer una ronda de entrevistas con distintos medios, en las que manifestó su "preocupación" por la decisión del Registro Civil de Chile de anular la licitación para la fabricación de pasaportes y cédulas de identidad chilenos que había ganado la empresa chino-alemana Aisino, por $205 millones de dólares en diez años. 

Entre los argumentos para dicha anulación se encuentra -y es el que más preocupa a los chinos- que la adjudicación a Aisino pondría en riesgo la continuidad de Chile en el programa de visas waiver de Estados Unidos, el que permite un ingreso expedito a los ciudadanos chilenos a ese país.

Más allá de la anulación de una adjudicación contra una empresa china, el gobierno de China teme perder el respeto hacia su país cuando del otro lado están las presiones de Estados Unidos, en este caso, por la visa waiver.

Una presión de Estados Unidos conocida por la opinión pública y abierta, desde que a principios de este mes una delegación estadounidense viajó a Chile para evaluar la continuidad del pais en el programa de estas visas, ante lo cual la Embajada de Estados Unidos declaró respecto a la licitación ganada por Aisino que "el Departamento de Seguridad del Territorio Nacional (DHS) está evaluando cuidadosamente el impacto que las decisiones del Registro Civil puedan tener sobre la integridad de los datos de los documentos de identificación nacional chilenos, y determinará qué amenazas plantean aquellos riesgos a la seguridad nacional y regional de Estados Unidos, de modo de considerar las medidas necesarias para abordar dichas amenazas”.

Pocas horas antes de la reunión de anteayer con la prensa, el embajador chino se había reunido con el subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales, Rodrigo Yáñez, en la Cancillería, a quien manifestó su "decepción" por el resultado de la licitación de los pasaportes. "Si un proyecto adjudicado puede cancelarse por motivos de terceros, inevitablemente se generan dudas sobre la seriedad de la licitación y puede suscitar preocupaciones a la comunidad empresarial sobre el entorno empresarial internacional en Chile”, dijo Niu a Yáñez, según recoge La Tercera.

Al otro día, es decir ayer, se produjo una nueva cita en Teatinos 180, donde Niu se encontró con el canciller Andrés Allamand y la otra subsecretaria de la cartera, Carolina Valdivia. Ahí se repitieron las quejas y las explicaciones técnicas chilenas que justificarían la anulación de la licitiación, pero también se abordaron las implicancias diplomáticas, como informó La Tercera en el mismo artículo. 

El contenido diplomático de la reunión no es conocido, pero según pudo saber INTERFERENCIA, la preocupación de China rebasa los niveles de las relaciones corporativas de la empresa e incluso el nivel de los embajadores, pues todos los antecedentes estarían ya en los escritorios de los poderosos ministros de Asuntos Exteriores y Comercio de China, Wang Yi y Chen Deming, respectivamente, quienes estarían tomando personalmente las decisiones de este caso.

 "El asunto es serio"

En la Cancillería se han preocupado de mostrar que la agenda bilateral de China y Chile está inalterada, pero varios analistas y ex funcionarios de Cancillería consultados por INTERFERENCIA consideran que el asunto es serio, y que pueden esperarse importantes represalias.

Si bien nadie se atreve a pronosticar algún tipo de medida, algunos de los analistas consideran que lo realizado por Chile es una humillación hacia China que la superpotencia no puede dejar pasar, pues está en juego su prestigio en relación a Estados Unidos y su capacidad de imponer términos.

Pese a que los montos involucrados son relativamente pequeños, comparado con -por ejemplo- el cable submarino de energía solar de $2.000 millones de dólares que iría de Chile a China, proyecto que vale diez veces la licitación de Aisino, se trata de una materia de futuro, esto en el contexto de amplia competencia internacional por desbancar a Huawei en materia de 5G.

Pese a que los montos involucrados son relativamente pequeños, comparado con, por ejemplo, el cable submarino de energía solar de $2.000 millones de dólares que iría de Chile a China -un proyecto que vale diez veces la licitación de Aisino-, se trata de una materia de futuro. Esto en el contexto de amplia competencia internacional por desbancar a Huawei en materia de 5G.

Si bien estos analistas -que hablaron con INTERFERENCIA a condición de mantener su anonimato- no saben exactamente cómo están tomado esto los chinos. uno de ellos estima que pondrán en la balanza la capacidad ejemplificadora de una represalia contra Chile, con la de perturbar una relación comercial y política de larga data, en un país importante para su política hacia América Latina, donde hay grandes proyectos de inversión. 

Un gran empresario consultado por esta redacción, por su parte, apuesta a que China actuará con paciencia en este episodio, aunque le parece normal que el asunto ya esté los escritorios de los altos funcionarios ministeriales y no más abajo en el gigantesco aparato ejecutivo chino. A su juicio, la decisión del gobierno chileno es pragmática, pues la importancia de las visas waiver es evidente, y eso lo terminarán respetando los chinos, por lo que duda que las represalias sean muy fuertes al punto de que pongan en juego las relaciones diplomáticas y comerciales con China, así como cree que el impasse no se hará público ni oficial.   

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Y Pq no hacen los pasaportes en Chile? Y se dejan de hacer negociados con empresas extranjeras.

Añadir nuevo comentario