Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 27 de febrero de 2021
Especial Independientes 2021

De un video viral desde Nueva Zelanda a candidata constituyente: El camino de Paola Walker

Joaquín Riffo Burdiles

Esta ingeniera comercial reside desde hace 15 años en suelo neozelandés, pero por su trabajo vinculado al intercambio de estudiantes visita Chile varias veces al año. Un video suyo increpando a Jaime Mañalich se viralizó durante el año pasado y fue el puntapié inicial de una serie de gestiones que terminaron con su candidatura a la Convención Constitucional por el Distrito 10, donde obtuvo la mayor cantidad de firmas de su lista.  

En junio del año pasado, Paola Walker subió un video a su canal de YouTube en donde, mientras se encontraba sentada en su auto, hacía algunas reflexiones sobre el manejo de la pandemia en el país. Eran los tiempos donde el ex ministro de Salud Jaime Mañalich había señalado que el sistema de salud chileno se encontraba entre los mejores del planeta y que incluso había sido “felicitado por autoridades internacionales” por el manejo que había tenido su gestión sanitaria con el Covid-19. 

Walker, quien reside desde hace 15 años en Nueva Zelanda donde es creadora y directora de AIS.Walker -empresa dedicada al intercambio de estudiantes desde Chile al país oceánico-, apuntó sus dardos contra el ex ministro y sus declaraciones. “¿Él cree que somos tontos los que vemos la televisión, que somos tarados? ¿Por qué hace una declaración tan cuerpo suelto, basada en qué? Quedamos como el hazmerreír, porque no tenemos la mejor salud del planeta ni en infraestructura ni en personal ni en educación. ¿Por qué usted hace esa declaración? Yo ese día lo hubiese echado cantando”, expresó en el video, donde también comparaba la situación con el manejo de la pandemia que tenía hasta ese momento el gobierno neozelandés a cargo de Jacinda Ardern, el cual había recibido positivos comentarios desde distintos lugares del globo. 

“Ese video lo subí a pito de nada, mientras iba a buscar a mi hija. El video lo colgué en mis redes sociales que no las veía nadie, no era influencer ni nada por el estilo. Y en 10 minutos me empiezan a llamar desde Chile, de las radios, que yo era el video más visto de ese día y otras cosas. A mí lo que más me impresionó es que no entendía por qué a la gente le gustaba, porque lo veía tanto para hacerlo viral. Eso no lo entendí nunca, porque en el fondo yo estaba diciendo algo que todos sabemos, que todos quienes tenemos sentido común nos dábamos cuenta”, describió en conversación con INTERFERENCIA quien alcanzó la primera mayoría en patrocinios para la lista “Independientes como tú” en el Distrito 10 que aglutina a las comunas de La Granja, Macul, Ñuñoa, Providencia, San Joaquín y Santiago. La candidata niega cualquier relación de parentesco familiar con la histórica familia Walker ligada a la Democracia Cristiana. 

Especializada en temas de educación por su área de trabajo, Walker explica que por su labor empresarial “estoy muy pendiente de lo que pasa en Chile y además viajo al país 2 o 3 veces al año y me quedo un buen rato cada vez que voy. Por ejemplo, ahora debería estar en Chile por estas fechas, pero por el problema de pandemia y porque las fronteras de Nueva Zelanda están cerradas estoy aquí. Pero generalmente estoy harto en Chile. De hecho en marzo del año pasado estaba ahí en pleno estallido social y me pude venir en el último vuelo que había para residentes de Nueva Zelanda y por eso alcancé a entrar”. 

En esa línea, argumenta que “me llama muchísimo la atención cuando la gente me dice “sí, pero es que tú vives en Nueva Zelanda no tienes nada que venir a hacer acá”, y es lo contrario. Yo estoy muy atenta porque como mi empresa está en Chile, debo saber cómo está la economía, cómo se ha manejado la pandemia que es clave para ver si mis alumnos podrán entrar a Nueva Zelanda, entonces estoy siempre muy pendiente de lo que sucede en el país”. 

Algo inusual en una candidatura, pero quizás pueda ser un punto a su favor, es el hecho de que pase tanto tiempo en el extranjero y tenga una visión desde afuera de lo que es Chile. Pensando en el texto constitucional y su experiencia observando el país desde el exterior, ¿qué cosas le gustaría cambiar, mejorar o implementar de acuerdo a lo que ha vivido en otros países? 

Al ser una persona que trabaja y ve a Chile desde afuera como un ciudadano común y corriente, tienes dos opciones. La primera es mirar el país y decir “qué lata, qué pena cómo está” y seguir viviendo en Miami, en Inglaterra o en donde estés. Y la otra alternativa, que es lo que me pasó a mí, es estar fuera pero muy molesta por lo que pasa en Chile. O sea, no me preocupa, trato de ocuparme. Soy bien reclamona, siempre estoy mirando lo que sucede por ejemplo en los campamentos. Por mi trabajo, yo hago charlas de Arica a Punta Arenas en colegios con privilegios o caros porque los programas para viajar a Nueva Zelanda son caros. Pero, como tengo becas mías que me corresponden como directora, yo recorro todas las escuelas buscando alumnos que tengan todas las ganas y capacidades para viajar pero no pueden por temas económicos. Y también recorro los campamentos, por lo que conozco la pobreza, el hacinamiento y la falta de vivienda, que ha existido siempre. Estoy consciente porque mi personalidad es así, me importa que una persona sufra. 

“La gente comenzó a apoyarme, y aproveché la viralización del video para comenzar con causas sociales. Aprovechando esta plataforma apoyamos a Casa de Misericordia, empezamos a hacer rifas, ayudamos a muchas ollas comunes, hicimos el ‘Manos en la masa’ donde repartíamos harina y aceite, todo esto gestionando con las capacidades que teníamos y desde Nueva Zelanda”

Ahí apareció el tema de por qué me quería postular a candidata. Yo acá vivía feliz y trabajando, pero me hice viral por un video que subí a redes sociales que dura 7 minutos, donde yo muy molesta me subo a mi auto y espontáneamente me expreso de lo que estaba sucediendo en Chile en ese minuto, con el señor Mañalich que dijo que teníamos la mejor salud del planeta. Ese video lo subí a pito de nada, mientras iba a buscar a mi hija. El video lo colgué en mis redes sociales que no las veía nadie, no era influencer ni nada por el estilo. Y en 10 minutos me empiezan a llamar desde Chile, de las radios, que yo era el video más visto de ese día y otras cosas. A mí lo que más me impresionó es que no entendía por qué a la gente le gustaba, porque lo veía tanto para hacerlo viral. Eso no lo entendí nunca, porque en el fondo yo estaba diciendo algo que todos sabemos, que todos quienes tenemos sentido común nos dábamos cuenta.

Acá en Nueva Zelanda se trabaja mucho el tema de la conciencia social, es la forma en la que nos miramos los unos a los otros. ¿O sea que porque yo estoy bien no puedo mirar al que no lo está? Tengo que mirar para el lado, para ver cómo aporto. La gente comenzó a apoyarme, y aproveché la viralización para comenzar con causas sociales. Aprovechando esta plataforma apoyamos a Casa de Misericordia, empezamos a hacer rifas, ayudamos a muchas ollas comunes, hicimos el ‘Manos en la masa’ donde repartíamos harina y aceite, todo esto gestionando con las capacidades que teníamos y desde Nueva Zelanda. Fue un trabajo durante cinco meses. Apenas me hice viral entendí que era una plataforma que había que utilizarla para algo productivo, no para salir hablando de mi vida. A partir de eso, la gente me propuso. 

Y terminó siendo la primera mayoría de su lista en cuanto a patrocinios…

Sí, eso también fue impactante. Nunca pensé en hacer regalos para que voten por mí que lo encuentro horrible, aunque sé que es una práctica habitual en la política. La gente tiene que votar por ti porque tiene ganas, porque te cree en ti y en el compromiso que hay detrás de esta persona. Tiene que ser una votación limpia, honesta y sana. Partimos con el tema de la candidatura, y ahí vinieron todos los problemas. 

Porque éramos muy independientes, nos pidieron mucha documentación. Tuve que mandar muchos papeles notariales desde Nueva Zelanda, la cónsul no me quería dar la hora, no habían vuelos, tuve que entregarle los papeles a una persona en el aeropuerto para que llegaran, fue un largo proceso. Afortunadamente la gente me apoyó y saqué la primera mayoría en mi lista. 

“Cuando partí con esto tuve amenazas de las FF.AA., que si seguía hablando mal de mi país me las iba a ver con ellos. Y yo no estoy hablando mal del país, ellos me estaban dando por televisión los tips. O sea, yo tengo que estar de acuerdo con Mañalich y estar de acuerdo con que “tenemos la mejor salud del planeta”, y me tengo que quedar callada. Es importante que levantemos el dedo y que podamos decir ‘disculpa, pero no creo que estemos haciendo las cosas bien’” 

Ahora, sobre por qué me quiero lanzar en esta candidatura, en primer lugar es porque soy chilena. Cómo no voy a querer, si vivo en el otro lado del mundo y tengo la posibilidad de aportar desde mi conocimiento y de mi experiencia de vivir 15 años en un país desarrollado. Hay un millón de cosas que aquí funcionan que a mí me encantaría que funcionaran en Chile, cosas que acá son tan mínimas pero que en suelo chileno serían un cambio tremendo. Voy por el área de educación porque llevo 14 años en esta empresa de intercambio estudiantil donde trabajo desde adentro de la educación, soy agente certificada, y además trabajo con todos los colegios en Chile, entonces conozco perfecto cómo es la educación en el país, cómo son los salarios de los profesores, las mallas curriculares desactualizadas, cómo entre los colegios fiscales y los privados la diferencia es más en infraestructura y roce que la educación misma. Hay tantas cosas que cambiar y todo parte de la base de la educación para crear una sociedad sana, honesta. Para eso nos educamos, para que nuestras profesiones sean un aporte a la sociedad, ese es el fin de las universidades, no lucrar con carreras que no existen, como estas ‘ingenierías en todo’. Son carreras que no tienen ningún futuro en el extranjero y hay muy poco campo laboral. 

Hay ramos que fueron sacados como filosofía y estoy en desacuerdo, es necesario que sepamos pensar. Es importante analizar y criticar las cosas como están pasando, tenemos todo el derecho a disentir con respeto y decir “esto no debiera hacerse así”. ¿Por qué perdimos la capacidad de levantar la mano y de opinar? Porque nos da todo miedo. Porque podemos perder nuestros trabajos o incluso porque nos pueden matar. Cuando partí con esto tuve amenazas de las FF.AA., que si seguía hablando mal de mi país me las iba a ver con ellos. Y yo no estoy hablando mal del país, ellos me estaban dando por televisión los tips. O sea, yo tengo que estar de acuerdo con Mañalich y estar de acuerdo con que “tenemos la mejor salud del planeta”, y me tengo que quedar callada. Es importante que levantemos el dedo y que podamos decir “disculpa, pero no creo que estemos haciendo las cosas bien”. 

Me parece fantástico todo lo que pasó con el estallido social, me siento tremendamente orgullosa de ver esto por televisión. Desde afuera lo miro y digo “guau, grandes cosas están pasando en mi país”. 

Dentro de su candidatura, que es independiente. ¿Hay algún sector político o valórico con el que la identifique o con quien sienta cercanía?

No, ninguno. No me gustaría pertenecer nunca a un partido político. Lo pensé en un minuto y dije “chuta, se está haciendo super difícil” parece que vamos a tener que casarnos con algún partido como lo hicieron algunos independientes para poder entrar. Porque las reglas del juego te llevan a eso, te obligan a tomar esa opción o quedas fuera. En el fondo te dicen “tienes que jugar cómo nosotros te digamos, con nuestras reglas”. Ahí me di cuenta que estábamos corriendo todos por ser candidatos pero ellos iban con zapatos con clavos y yo iba descalza. Voy a llegar, pero hecha pedazos, porque van a poner tantas trabas que te van a agotar. Ese fue el mensaje, y nosotros decidimos ir igual, y finalmente entramos. Estoy contenta, feliz y orgullosa. 

“Hoy cuando uno quiere cambiar algunas leyes, se hace la demanda social, se genera una expectativa, se llega a una instancia decisiva y finalmente no se puede porque es inconstitucional. Ahí es donde hay que acabar con esa base que impide esos cambios, eso es lo que hoy está con problemas”

¿Pero qué pasa en esta segunda venida que nos falta? De nuevo estamos con el mismo tema, nosotros no vamos a tener la misma cantidad de dinero para hacer propaganda que ellos. Estamos recibiendo todo tipo de ayudas en este momento, porque no tenemos ningún apoyo político, estamos trabajando con lo que haya y esperamos hacer maravillas. 

Pensando en el texto constituyente, ¿tiene algún modelo o referencia de constitución que le gustaría aplicar en Chile?

No tengo un modelo de constitución, creo que el texto actual tiene cosas positivas pero lo que me parece que hay cambiar es la base, de todas maneras. Por ejemplo, lo que sucede cuando uno quiere cambiar algunas leyes, se hace la demanda social, se genera una expectativa, se llega a una instancia decisiva y finalmente no se puede porque es inconstitucional. Ahí es donde hay que acabar con esa base que impide esos cambios, eso es lo que hoy está con problemas. Por eso cuando hicieron el tema del ‘apruebo’ y el ‘rechazo’, no entendí por qué la gente podría tener el ‘rechazo’ como opción. Era tan obvio el ‘apruebo’, obvio que hay que cambiarla y si nos están dando la posibilidad de hacerlo, hay que aprovecharla. Además, si quedara mal, está la posibilidad de un plebiscito de salida y de modificarla en el transcurso de los años, como ha pasado con la que tenemos actualmente. Tenemos la opción de una base distinta, de tener directrices diferentes, eso es vital para el mundo que estamos viviendo. Las cosas y los seres humanos vamos cambiando. 

Me parece formidable, y ojalá que así fuera, que dentro de la convención hubiese personas en algunas materias, como abogados constitucionalistas. Hay muchos temas que no manejo y no tengo por qué saberlo todo, soy ingeniera comercial de profesión y tengo un cargo directivo en el tema de educación que es mi área, por lo que encuentro necesaria la inclusión de personas que cumplan funciones más específicas en la configuración del texto. Eso debería haberse dicho desde el día 1 y transparentar un comité de expertos que trabajen en conjunto con las personas comunes. Yo quiero representar a esa gente, a las que se enojaron conmigo cuando dije que Mañalich se había equivocado. 

En esta nueva constitución, ¿cuál considera que debería ser el rol del Estado en materias como salud, educación y recursos naturales?

Un rol primordial. Las bases del país están ahí, y la primera medida sería sacar el lucro. En Chile hay demasiadas empresas privadas a cargo, en los países desarrollados todo eso lo maneja el Estado. En Nueva Zelanda por ejemplo la salud y la educación es gratis para los residentes, y es para todos. Acá no se discute eso de la ‘opción de elegir’ porque los colegios privados son extremadamente caros y generalmente están asociados a alguna línea de educación particular, con programas específicos de estudios. Pero la gran mayoría de los colegios son fiscales. 

“Tener un apellido mapuche en Chile todavía es una vergüenza para mucha gente, al punto en que hay quienes se lo han cambiado porque asumen que en el mundo formal no tienen cabida. Acá tener un apellido maorí es un honor, tienen becas, están en el gobierno” 

El hecho de que se haya establecido en la constitución de que se puede tener una salud pública y una salud privada, nos hace entrar en la dicotomía de tener una salud muy cara y la otra muy mala. ¿Entonces qué opción me estás dando? Operarse en Chile hoy es un lujo, es quedar en la ruina, vender tus bienes. 

También el tema de vivienda, todos debemos poder tener derecho a vivir en un lugar digno. Qué pasa con el salario mínimo, necesitamos tener dignidad. 

¿Cuál considera que debería ser el status que deberían tener los pueblos originarios en el nuevo texto constitucional? 

Esa pregunta me toca la fibra porque vivo en un país donde los maorís son muy importantes. En Nueva Zelanda ser maorí es un honor, son los pueblos originarios y los dueños de la tierra. Hay un tratado fundamental como el Tratado de Waitangi que data de 1840 y es enseñado en todos los colegios porque hace muchos años atrás sucedía lo mismo que en Chile con los pueblos originarios. 

Es una vergüenza para nosotros los chilenos ver cómo la policía civil o Carabineros puedan tomar de esa forma una niñita en un allanamiento hace unos días, esa fue una imagen que impactó. De qué estamos hablando, si no respetamos a un niño, cómo se trata de esa forma a estos pueblos, que han sido basureados, que han sido estafados con sus tierras, cómo les han faltado el respeto a su cultura. Tener un apellido mapuche en Chile todavía es una vergüenza para mucha gente, al punto en que hay quienes se lo han cambiado porque asumen que en el mundo formal no tienen cabida. Acá tener un apellido maorí es un honor, tienen becas, están en el gobierno. 

En cuanto a referentes, ¿qué personaje histórico de Chile le genera admiración?

Más que algún referente histórico en particular, lo que más me llama la atención de mi país son los artistas. Cuando voy a Chile me maravillo de los dones artísticos que tiene mi cultura. Pintores, actrices, escultores, escritores, músicos, diseñadores, artesanos. No puedo creer que sean chilenos y tengan tantos dones, vas caminando por la calle y ves gente haciendo arte que son una maravilla, me sorprende mucho la calidad de recursos humanos que tenemos los chilenos. No me llama mucho la atención nadie que haya estudiado en la universidad, creo que eso se puede desarrollar y aprender, pero el don artístico viene contigo. Es algo que me llena de orgullo y me conmueve mucho cada vez que estoy allá. 

Y de la actualidad, ¿qué personaje político, nacional o internacional, le genera admiración o le parece interesante? 

Admiro mucho a Jacinda Ardern, me encantaría ser como ella. Es encantadora, muy social, muy humana, que tiene los valores muy claros y tiene un carácter fuerte sin ser agresiva. Es una persona que saluda, que da la mano, proyecta algo muy ‘Lady Di’ en sus temas sociales, por eso la gente la quiere mucho.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Apoyo la prensa NO OFICIAL!

Tendrá algún grado de parentesco con la "dinastía" Walker.....Ojala NO...porque seria poco creíble su postura.

Añadir nuevo comentario