Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 16 de junio de 2019
Recoleta

El conflicto por el Cerro Blanco que salpica al alcalde Jadue

Nicolás Massai D.

portada_cerro_blanco.jpeg

El Cerro Blanco es foco de disputa entre grupos de pertenencia indígena.
El Cerro Blanco es foco de disputa entre grupos de pertenencia indígena.

Dos grupos indígenas se enfrentan por el uso que se le está dando a un centro espiritual en este predio ubicado en la comuna dirigida por el militante comunista. Ambas organizaciones están distanciadas del municipio. Una de ellas, el Lof Pillañ Wingkul, acusa que Daniel Jadue no ha sabido intermediar ni tomar decisiones para expulsar a algunos dirigentes que permanecen en el cerro pese a tener serios cuestionamientos en su contra.

En octubre de 2001, José Segovia, dirigente afro aymara, más conocido como ‘Patara’, en compañía de otras organizaciones, logró cerrar un comodato con las autoridades del Serviu Metropolitano por un predio del Cerro Blanco, cuya extensión era de 2.840 metros cuadrados. Un trato que tenía como objetivo que el paño fuera “utilizado como centro de difusión de la cultura indígena y proyección social de las etnias, especialmente en espacios urbanos”.

‘Patara’, líder del Centro de Cultura Indígena de Santiago (Conacin), permaneció en este lugar ubicado en la comuna de Recoleta desde entonces, sin mayores problemas hasta el 22 de abril de 2016, cuando el organismo dependiente del Ministerio de Vivienda y Urbanismo le canceló a Conacin el comodato, luego de una denuncia realizada un año antes en la que se relataban algunas irregularidades.

Esa resolución del Serviu Metropolitano determinó que no se había dado cumplimiento a lo estipulado en el contrato suscrito con la organización liderada por ‘Patara’, adjuntando en un informe antecedentes que daban cuenta de sendas fiestas que poco tenían que ver con las tradiciones indígenas.

“Dado que el inmueble ha sido utilizado con fines distintos a los autorizados por este Servicio, constituyendo falta grave a las condiciones estipuladas en el contrato, no se justifica la vigencia del comodato sobre el inmueble”, indicó el informe.

Con el término de este vínculo con el Serviu, la municipalidad de Recoleta, encabezada por el alcalde Daniel Jadue, se quedó con el comodato del lugar,

Con el término de este vínculo con el Serviu, la municipalidad de Recoleta, encabezada por el alcalde Daniel Jadue, se quedó con el comodato de ese sector del cerro, después de negociar con el Parque Metropolitano, administrador del Cerro Blanco, y el mismo Serviu.

A pesar de que se le solicitó desalojar el predio, ‘Patara’ y otros miembros de la Conacin permanecieron arriba, lo que produjo un conflicto entre otras organizaciones indígenas; un capítulo que se extiende hasta el día de hoy y del que el alcalde Jadue –según relatan algunas fuentes– ha preferido estar al margen.

Conflicto para Jadue

Miriam Millapán es representante del Lof Pillañ Wingkul y del Consejo Indígena Cerro Blanco, grupos que critican constantemente a la Conacin que todavía es liderada por José Segovia. Desde el Lof, por ejemplo, han denunciado supuestos malos usos que ‘Patara’ le da al predio. Por ejemplo, el pasado 15 de abril subieron un video en donde se ve cómo convive un centro ceremonial mapuche con unas carpas que poseen distintos tipos de artesanía.

“La aberración cometida sobre el Rewe y Nguillatuwe de Cerro Blanco es un portazo que cuenta con el amparo de las autoridades y esperamos no cuente con la indiferencia de quienes han conocido nuestro trabajo”, escribieron en el Facebook del Lof Pillañ Wingkul esa vez.

En conversación con INTERFERENCIA, Millapán indicó que cuando se determinó que las comunidades debían bajar del Cerro Blanco, después de la decisión del Serviu Metropolitano en 2016, ellos acataron esa decisión, esperando que el municipio hiciera las gestiones para darle un buen uso al sector, siempre pensando en fines relacionados a la espiritualidad indígena.

“En eso confiamos, e hicimos abandono del cerro. Pero esta falta de voluntad de parte de la municipalidad de Recoleta, permitió que las organizaciones de arriba se declararan en resistencia. Eso implica que ellos siguen viviendo en el cerro, haciendo sus actividades con apoyo de muchas organizaciones. Nos sentimos vulnerados con las autoridades, porque hicieron oídos sordos. La municipalidad no cumplió con los compromisos que se estaban dando”, explicó.

Las acusaciones que hablan de un mal uso del cerro por parte de ‘Patara’, han sido constantemente descartadas por él, quien acusa que el Lof Pillañ Wingkul, encabezado por el mapuche Khano Llaitul, realizó en su momento una alianza con la municipalidad de Recoleta “para apropiarse del nuevo comodato”.

“En Cerro Blanco (Aldea de La Paz y Casa Andina) participamos más de una veintena de organizaciones sociales, culturales, espirituales, muy diversas, y que hemos aprendido a respetarnos y cuidarnos. En ellas hay personas mestizas (champurrias), mapuche, aymara y migrantes. Sin embargo, Khano LLaitul se empecina a descalificarnos por el trabajo realizado, siendo que en todo este tiempo hemos sostenido el lugar, a pesar de las prohibiciones de ingresar”, manifestó ‘Patara’ en su Facebook el pasado 15 de abril.

Las luchas entre las distintas organizaciones, esconde un trasfondo de molestia con el municipio de Recoleta. La misma vocera del Lof Pillañ Wingkul, Miriam Millapán, manifestó que “el alcalde Jadue jamás nos ha venido a conversar.

Las luchas entre las dos organizaciones, esconde un trasfondo de molestia con el municipio de Recoleta. La misma vocera del Lof Pillañ Wingkul, Miriam Millapán, manifestó que “el alcalde Jadue no ha tenido ninguna intención de regularizar, no ha mandado ningún tipo de emisario, no ha realizado gestiones”.

En entrevista con INTERFERENCIA, Fares Jadue, director de Desarrollo Comunitario del municipio, reconoce que no han logrado el desalojo del Cerro Blanco, donde Recoleta posee comodatos vigentes.

“La situación de habitabilidad actual de las zonas 2 y 4 es una situación de incumplimiento de origen al comodato que ellos [Conacin] tenían antes, los que han hecho caso omiso hasta el día de hoy y no han querido dejar de vivir en el cerro. Como esto no ha podido resolverse en manos de la municipalidad, habría cierta intención de que el comodato se le entregue al Parque Metropolitano”, dijo.

Consultado por el papel jugado por el municipio en este problema y que se extiende desde 2016, Jadue indicó que “la autocrítica que podemos hacer es que no hemos querido usar a Carabineros, hasta agotar los diálogos. Hemos esperado que las nuevas autoridades de gobierno se pronuncien, porque esto no puede ser solo una cosa de la alcaldía. La municipalidad es un actor institucional más, y con el cambio de autoridades esto se ha dilatado más de lo prudente. No obstante, de acuerdo con la última conversación que tuvimos con Parque Metropolitano, esperamos prontamente con la dirección de Serviu Metropolitano, que se termine de definir lo que se va a hacer. Esto puede derivar en una situación de desalojo con todas las de la ley, que es lo que hemos evitado todo este tiempo”.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario