Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 6 de Diciembre de 2021
Newsletter 'Reunión de Pauta'

El gatopardismo chileno

Víctor Herrero A.

el_gatopardo.jpg

'El Gatopardo' de Tomasi de Lampedusa, el clásico del “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”
'El Gatopardo' de Lampedusa, el clásico del “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”

Este artículo es parte del último newsletter exlusivo de INTERFERENCIA para sus suscriptores, el que se ofrece hoy para todo público.

Contrario a lo que uno ve y lee en la prensa tradicional -repleta de los mismos expertos hace años que, con muy pocas excepciones, “no vieron venir” la crisis social- en esta elección presidencial no se presentan dos modelos contrapuestos de país. Están los defensores acérrimos del actual modelo económico y social chileno y aquellos que proponen reformas al capitalismo chileno, el que -como nos recuerdan los casos de colusión que aparecen sin parar- tiene muchos más rasgos de ser una economía de amigotes de una misma clase social, que una economía de mercado competitiva.

Más allá de algunas generalidades, no está claro cuáles serían las reformas más estructurales -estructurales, de verdad- que proponen los candidatos de la centroizquierda. Tal vez su esperanza está puesta en que sea la Convención Constituyente la que conforme un programa de transformación al cual apegarse después. Si así fuera, esta renuncia a ejercer la voluntad política tiene que desembocar en elecciones anticipadas una vez que se apruebe la nueva Constitución.

Todo esto podría explicar por qué, a dos años del estallido social, nadie en la clase política, social y empresarial debate realmente sobre qué país queremos construir. No hay hoja de ruta: sólo defensa cerrada del modelo y reformas menores y poco claras del mismo.

Al igual que con la violencia que se observa en las manifestaciones -donde la clase política e intelectual mide sus credenciales democráticas en función de cuán fuerte es su rechazo a esta, pero sin mostrar el mismo afán condenatorio con la violencia estructural que sufren millones de ciudadanos diariamente-, el debate sobre el futuro de Chile está pauteado por los incumbentes de ese modelo. Ciertamente, una prensa tradicional sorprendentemente uniforme en sus enfoques editoriales, ayuda a proyectar un “consenso” que, en realidad, sólo existe en algunos sectores de la elite.

Todo esto podría explicar por qué, a dos años del estallido social, nadie en la clase política, social y empresarial debate realmente sobre qué país queremos construir. No hay hoja de ruta: sólo defensa cerrada del modelo y reformas menores y poco claras del mismo.

Como he mantenido varias veces en estos newsletter, creo que tendremos por delante unos años 20 llenos de incertidumbre.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Lo interesante es que precisamente la clase económica dirigente, esa que está detrás de la clase política, vemos cómo va cada vez yéndose más a kast precisamente por esa defensa del modelo, a que apuestan? Si es la constituyente el centro del poder hoy, por más que los medios se enfoquen por cronograma a las elecciones de turno. Creo que apuestan a precisamente a través de un gobierno de derecha, trabar el proceso de la CC, lo que es una tesis bastante estúpida, pero acordé a los tiempos

No hay que poner demasiada fe en la constituyente, finalmente es otro pacto, de la clase política, una salida institucional a una crisis, cuyo fundamento era precisamente un rechazo total a ese duopolio, que se aferra con dientes y muelas a un modelo de explotación, y a un sistema político financiado por el mismo empresarido que creció a la sombra de la dictadura, que generó un sistema político de castas que trabaja para ellos y para si mismo.

Añadir nuevo comentario