Gracias al apoyo de nuestros lectores conseguimos 280 nuevos suscriptores
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 23 de febrero de 2019
México y Estados Unidos

El juicio al Chapo evidencia por qué un muro no detendrá el tráfico de drogas

Luis Gómez Romero (The Conversation)

portada_chapo.jpg

Foto: Jane Rosenberg / EFE
Foto: Jane Rosenberg / EFE

Una valla fronteriza de alta tecnología construida en Arizona mucho antes de la llegada al poder de Trump ha probado que es virtualmente inútil para evitar que las drogas ingresen a Estados Unidos: los contrabandistas mexicanos simplemente usan una catapulta para lanzar pacas de marihuana de 45 kilómgramos hacia el lado estadounidense.

El juicio contra el capo de la droga mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera ha revelado cuán poderosos son realmente los carteles de México.

El juicio ya lleva dos meses. El 15 de enero un narcotraficante colombiano que trabajó para el cártel de Sinaloa de Guzmán, entre 2007 y 2013, testificó que Guzmán pagó al expresidente mexicano Enrique Peña Nieto un soborno de 100 millones de dólares mientras este estaba en el poder, acusación que la oficina de Peña Nieto niega.

Era solo la última denuncia de que los cárteles estaban pagando a políticos de alto rango en México, presumiblemente para ejercer influencia sobre el gobierno.

Guzmán está acusado de narcotráfico, asesinato, secuestro y lavado de dinero, delitos que presuntamente cometió durante el último cuarto de siglo como jefe del cártel de Sinaloa, el grupo del crimen organizado más poderoso del hemisferio occidental.

Con el testimonio de violencia extrema, corrupción política, intriga internacional e innovación empresarial, el juicio de Guzmán es una explicación al estilo de una telenovela sobre por qué es poco probable que un muro detenga el lucrativo comercio de drogas entre Estados Unidos y México.

El cártel de Sinaloa

Fundado en el estado mexicano de Sinaloa en la década de 1990, el cártel de Sinaloa ahora distribuye drogas a unos 50 países, entre ellos Argentina, Filipinas y Rusia.

Determinar la escala del imperio global de Guzmán es difícil, ya que los mafiosos no suelen llevar libros y tablas de contabilidad. Pero la acusación de 2016 contra él en Estados Unidos buscó la confiscación de más de 14 mil millones de dólares en ganancias y ganancias ilícitas de décadas de ventas de narcóticos en Estados Unidos y Canadá.

El cártel de Sinaloa controla quizás la mitad del mercado de drogas de México, con ganancias anuales de alrededor de 3 mil millones de dólares. Las estimaciones mexicanas sugieren que mensualmente este cártel mueve dos toneladas de cocaína y 10 mil toneladas de marihuana, más heroína, metanfetamina y otras sustancias.

El negocio de las drogas

En 2016, el año en que El Chapo fue capturado en México, el precio mayorista de un gramo de cocaína fue de aproximadamente 2,30 dólares en Colombia y 12,50 en México. El mismo gramo tenía un costo mayorista de 28 dólares cuando llegó a los Estados Unidos. En Australia, ese mismo gramo de cocaína se vendió a 176,50 al por mayor.

Los precios de las drogas aumentan significativamente durante el tránsito, ya que los intermediarios exigen una compensación por el riesgo que asumen al llevar el producto a los consumidores.

Los precios minoristas por gramo de cocaína son aún más altos, lo que refleja la adición de aún más intermediarios: 82 dólares en Estados Unidos en 2016 y 400 en Australia.

Esta es una de las razones por las que algunos destacados expertos en políticas e incluso economistas conservadores piden la legalización y regulación de narcóticos ilícitos. Mantener las drogas ilegales es lo que las hace tan rentables para las personas que las trafican.

Sobornos, violencia y amenazas

La ilegalidad es lo que también hace que el negocio de las drogas sea tan violento.

Al llevar a cabo una operación ilícita, los líderes del cártel deben hacer cumplir sus propios acuerdos comerciales y protegerse de las autoridades y los competidores.

Lo hacen por medio de una combinación de violencia, amenazas y sobornos.

Al menos ocho grupos armados trabajaron bajo el mando de Guzmán en México, según informes del gobierno mexicano, atacando a los competidores y matando a los desertores.

Guzmán también sobornó a muchos políticospolicías y guardias de la prisión para que se mantuvieran en el negocio.

Sus complejas fugas de las cárceles mexicanas de alta seguridad son leyenda. En 2015, Guzmán escapó de la cárcel manejando una motocicleta a través de un túnel iluminado y ventilado de 1.6 kilómetros de longitud construido debajo de su celda.

La demanda estadounidense

El cártel de Sinaloa no se convirtió en el mayor proveedor de drogas ilícitas del mundo por coincidencia. Ha florecido porque Estados Unidos es el mayor consumidor de drogas ilícitas del mundo.

Los cárteles mexicanos sirven a la “insaciable demanda de drogas ilegales” de los estadounidenses, como dijo una vez Hillary Clinton.

A pesar del enfoque del presidente Donald Trump en los narcotraficantes mexicanos, su ex jefe de gabinete, John Kellyha admitido que Estados Unidos es parte del problema.

“Ni siquiera lo estamos intentando”, dijo al Congreso en 2017, pidiendo más programas de reducción de la demanda de drogas.

Kelly agregó que los países latinoamericanos regañan a las autoridades estadounidenses por “enseñarles [a ellos] sobre no hacer lo suficiente para detener el flujo de drogas”, mientras que Estados Unidos no hace nada para “detener la demanda”.

El muro de Trump

La continua insistencia de Trump en asegurar la frontera sur con un muro parece ignorar las fuerzas económicas que impulsan el tráfico de drogas y disminuir las innovadoras estrategias de distribución de los cárteles mexicanos.

Una valla fronteriza de alta tecnología construida en Arizona mucho antes de la llegada al poder de Trump ha probado que es virtualmente inútil para evitar que las drogas ingresen a Estados Unidos: los contrabandistas mexicanos simplemente usan una catapulta para lanzar pacas de marihuana de 45 kilogramos hacia el lado estadounidense.

“Tenemos la mejor valla que el dinero puede comprar”, dijo el ex jefe de la DEA Michael Brown a The New York Times en 2012, “y nos responden con una tecnología de 2.500 años”.

Luego está la otra tecnología antigua perfeccionada por Guzmán: el túnel.

Los funcionarios han descubierto cerca de 180 pasajes ilícitos disfrazados inteligentemente bajo la frontera de Estados Unidos y México. Muchos, como el que Guzmán usó para escapar de la prisión, están equipados con electricidad, ventilación y ascensores.

Trump ha admitido que cualquiera podría usar “una soga” para trepar por encima de su muro, pero cree que más guardias fronterizos y tecnología de aviones no tripulados evitarían la infiltración.

Corrupción en Estados Unidos

La corrupción no es un rasgo exclusivamente mexicano.

En la última década, unos 200 empleados y contratistas del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos han aceptado casi 15 millones de dólares en sobornos para hacerse de la vista gorda, ya que las drogas fueron contrabandeadas a través de la frontera hacia los Estados Unidos, informó The New York Times.

Algunos funcionarios de Estados Unidos también han brindado información confidencial sobre las fuerzas policiales a los miembros de los cárteles, según el Times.

“Casi no se ha admitido ninguna evidencia sobre funcionarios estadounidenses corruptos en el juicio de [El Chapo]”, dijo recientemente el reportero del New York Times, Alan Feuer, en Twitter.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario