Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 27 de octubre de 2020
Brasil

El papel de los 'grileiros' en la venta ilegal de tierras e incendios en la Amazonía

Paula Huenchumil

The Intercept Brasil

The Intercept Brasil
The Intercept Brasil

Prácticamente desconocidos fuera de Brasil, estos delincuentes han tenido un silencioso pero fundamental rol en dar apariencia legal a una serie de ocupaciones ilícitas de tierras por parte de agricultores, madereros, ganaderos y mineros en la selva. Con Jair Bolsonaro, no han tenido atajo, lo que explica en parte el incremento de la desforestación y la intensidad de los incendios.

El término grileiros proviene de en una antigua práctica de falsificación de documentos en la zona amazónoca brasileña. Esta consistía en poner papeles en una caja con grillos, para que de esta forma los insectos le dieran a los documentos un aspecto viejo y desgastado. El objetivo del fraude era obtener la propiedad de cierta área de tierra (por lo general estatal y agreste), aludiendo a antiguos títulos de propiedad que nunca existieron. 

Al presente, las técnicas no son las mismas, pero los grileiros siguen existiendo; y su papel es el mismo: generar documentación falsa o coimas a funcionarios locales, para obtener títulos de propiedad de tierra donde nunca hubo derechos privados, los que son proporcionados a agricultores, madereros o mineros.

"Se llaman así porque hacen dinero vendiendo tierras que son apropiadas ilegalmente del Estado. Se trata de personas muy comunes en la Amazonía, y gran parte de la deforestación ocurre por causa de ellos". asegura Ane Alencar a INTERFERENCIA, directora de ciencia del Instituto de Pesquisa Ambiental de la Amazonia (IPAM) y doctora en recursos y conservación forestal de la Universidad de Florida, Estados Unidos.

Al ser una actividad ilícita y muy extendida, no es posible saber cuántos grileiros operan ni el impacto real de su accionar ilícito. Sin embargo, según Alencar el gobierno de Lula da Silva logró reducir la velocidad de la desforestación en un 80% atacando fuertemente el comercio ilegal de tierras y madera, además de la creación de áreas protegidas. Una situación diametralmente inversa a lo que ocurre con Jair Bolsonaro, el actual presidente, con una deforestación que va también en torno al 80% más rápido. En otras palabras, los grileiros con Bolsonaro, no han tenido atajo, lo que explica -en parte- el incremento de la deforestación y -consecuentemente- de los incendios.

El impacto más allá del fuego

Actualmente la ocupación ilegal de tierras públicas se ha convertido en un poderoso medio de dominación de la tierra en la Amazonía, afectando especialmente a distintos pueblos indígenas y comunidades tradicionales del territorio, quienes son expulsados habitualmente a través de la violencia.

Según una publicación de Green Peace en Brasil, la tierra es utilizada a menudo por “madereros, criadores de ganado y especuladores de tierras para confiscar tierras públicas para su explotación. Los terratenientes cuentan con la complicidad de tarjetas de registro de propiedad para apoderarse de áreas públicas”. Además, la ONG plantea que esto ocurre al día de hoy debido a las deficiencias en el sistema de control de tierras en el Brasil.

La investigación de Green Peace también plantea que en la década de los 60, durante la dictadura militar de Brasil, se impulsaron planes de desarrollo para la Amazonia, como carreteras, ferrocarriles, represas, entre otros proyectos. “Esto causó una demanda tierra y una corriente de empresarios interesados ​​en explotar las riquezas de la Amazonía, quienes usaron préstamos y subvenciones del gobierno para financiar sus negocios. También atrajo un intensa migración de personas pobres de otras partes del país a quienes se les prometió pequeñas propiedades bajo el lema: ‘una tierra sin gente para la gente sin tierra’”, dice el documento.

En el artículo "Cómo Bolsonaro priorizó el sector agrario en detrimento de la Amazonía" de El Confidencial se recoge las palabras de la activista Neidinha Bandeira, fundadora de la Asociación Kanindé de la reserva indígena del pueblo Uru-eu-wau-wau, localizada en el Estado amazónico de Rondonia, uno de los más devastado por el fuego, quien aseguró que a los pocos días después que asumiera Bolsonaro, la tierra fue invadida por grileiros

"El discurso agresivo de Bolsonaro está empoderando a los invasores que penetran en las reservas indígenas y en los parques naturales para cortar madera, buscar metales preciosos e incluso robar tierras, que revenden con documentos falsos. Si el discurso oficial no cambia, preveo en un futuro próximo muchos conflictos ambientales y etnocidios", decía Bandeira en febrero de 2019.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario