Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 19 de abril de 2021
Incendios en el Amazonas

Ane Alencar: “Bolsonaro tiene que entender que la conservación es clave, incluso para los negocios”

Paula Huenchumil

Ane Alencar. Directora científica de IPAM

Ane Alencar. Directora científica de IPAM
Ane Alencar. Directora científica de IPAM

La directora del Instituto de Pesquisa Ambiental de la Amazonia (IPAM) asegura en conversación con INTERFERENCIA que “los principales intereses detrás de las quemas son personas que quieren especular con las tierras de la Amazonía”.  La investigadora pertenece a una de las ONG que el Presidente de Brasil culpó de manera general de estar detrás de la actual catástrofe ambiental.

Los incendios forestales que en estos días están consumiendo una parte de la selva amazónica de Brasil han generado una preocupación global. Extensas regiones del bosque tropical más grande del mundo, llamado también “el pulmón del planeta”, están cubiertos en llamas. Sólo en lo que va de este mes se han detectado 72 mil focos de incendios.

INTERFERENCIA conversó telefónicamente con Ane Alencar, Directora de Ciencia del Instituto de Pesquisa Ambiental de la Amazonia (IPAM), una organización científica y no gubernamental que desde 1995 trabaja a favor del desarrollo sustentable de la Amazonía brasileña.

Para Alencar es evidente que el Presidente Jair Bolsonaro incentivó la deforestación, la cual sería la principal causa de la actual tragedia ambiental. Además apunta al sector ganadero. “Los principales intereses detrás de las quemas son de personas que quieren especular con tierras en la Amazonía, los llamamos los grileiros, se llaman así porque hacen dinero vendiendo tierras que son apropiadas ilegalmente”.

Si bien la deforestación del Amazonas es un tema que viene preocupando al mundo desde hace varias décadas, la evidencia científica en torno al cambio climático generado por la actividad industrial humana ha catapultado estos incendios a la atención mundial, incluyendo declaraciones de líderes políticos que amenazan con suspender parte del comercio con Brasil si no se toman medidas urgentes. Este fue el caso, por ejemplo, del Presidente Macron de Francia.

Con todo, en Brasil la batalla se libra a nivel local. “Hay amenazas, principalmente para los líderes que viven en el campo y para las personas que trabajan en agencias ambientales. Es una situación muy difícil, pero es necesario que continuemos hablando de estos temas, porque nuestro país necesita de una gobernanza ambiental”, asegura Alencar, doctora en Recursos y Conservación Forestal de la Universidad de Florida.

El principal tema de investigación de Alencar ha sido estudiar los impactos del cambio climático y la fragmentación de los bosques causados por la deforestación, así como el aumento de incendios forestales en la Amazonía brasileña. “Los focos de fuego están completamente asociado a la deforestación, por eso fue destituido el Director del Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil”, asegura.

¿Quién o quiénes son los responsables del aumento de la deforestación

La deforestación es realizada por los ganaderos, por las personas que quieren especular con tierras en la Amazonía, por productores en general. Lo que pasa es que en Brasil para realizar una deforestación legal se debe pedir licencia de supresión de vegetación, pero esto significa un porcentaje muy bajo de forestación con licencia, la mayoría es ilegal.

Al Presidente no le importa el medioambiente, basta con ver sus declaraciones, está contra datos, contra las organizaciones medioambientales, contra el fondo de la Amazonía, y a favor de las mineras en tierras indígenas. Todo este discurso de Bolsonaro acaba por incentivar a las personas en no pedir licencia porque se cree que nada pasará, simplemente que estará todo bien.

¿Cómo ha afectado esto a las comunidades indígenas?

Los indígenas están siendo afectados de muchos maneras. Cuando los incendios se escapan hacia sus territorios, son muy difíciles de apagar, necesitan apoyo del gobierno, de brigadas de incendios que muchas veces no llegan allá. Ahora el gobierno cortó el financiamiento para el combate de los incendios. Hay mucha gente en las regiones centrales de Brasil que quieren especular con tierras, invaden tierras para comprar a precios bajos. Ven en los territorios indígenas una posibilidad de ganar dinero, por eso amenazan a los indígenas, para saquear sus maderas, en fin, para invadir su territorio.

Desde la llegada de Bolsonaro al gobierno ha habido muchas tentativas para cambiar la forma en que las agencias públicas cuidan a los indígenas. Se redujeron los recursos para la Fundación Nacional Indígena, FUNAI, que es la principal agencia que cuida de los sectores indígenas. Ahora es más difícil homologar tierras indígenas que están en proceso de creación pues han ido parando el proceso.

Esta semana estaban votando en el Congreso una medida que permitiría arrendar tierras indígenas, arrendamiento para cualquier tipo de exploración. Esto es una afronta, porque se dice que los indígenas podrían desarrollar alguna actividad económica asociados a empresas o a grupos económicos, lo que permitiría que la minería y grandes empresas de soja tengan la posibilidad de arrendar territorios indígenas, lo cual sería un desastre. Es una amenaza a los territorios y a los derechos indígenas.

¿Cómo cree que aporta la visión indígena al cuidado del medio ambiente en la Amazonía?

Las comunidades indígenas solo por su propio modo de vida ya tienen una relación muy fuerte con el medio ambiente. Las poblaciones indígenas viven de una forma que promueve la conservación de la sociodiversidad en nuestro país.

¿Cómo afectarán la flora y fauna de la Amazonía la actual catástrofe?

Los impactos de los incendios son muy grandes desde el punto de vista ambiental. Primero, la mayor fuente de emisión de gases de efecto invernadero proviene de estos  incendios, es el principal efecto global. Otros efectos ambientales locales son el tema de la fragmentación de los bosques que llevaron a un proceso de degradación de los bordes de los bosques, el cual cambia el microambiente y que tiene un efecto en la biodiversidad.

Además, en un bosque degradado será más fácil que se generen nuevos incendios, porque la Amazonía bien reservada funciona como una barrera contra el fuego, pero cuando está perturbada se crean condiciones adversas. También hay muchos efectos sociales, económicos. Por ejemplo, la salud de las personas que viven en las áreas rurales de la Amazonía: tendrán muchos problemas respiratorios y las personas de las áreas urbanas también se verán perjudicadas.

¿Se han dado a conocer las medidas que se realizarán en las áreas quemadas?

Hasta ahora no sabemos qué pasará, porque el Presidente culpa a las ONG, no sé de dónde sacó eso. Yo creo que la única manera de parar esto es una manifestación pública contundente del Presidente, porque fue él quien incentivó la deforestación.

¿Hay intereses privados detrás de esto?

Los principales intereses detrás de estos son de personas que quieren especular con tierras de la Amazonía, los llamamos los grileiros. Se llaman así porque hacen dinero vendiendo tierras que son apropiadas ilegalmente del Estado. Se trata de personas muy comunes en la Amazonía, y gran parte de deforestación ocurre por causa de ellos.

En contraste, a inicios del gobierno de Lula da Silva tuvimos una reducción de un 80% de la deforestación, y el principal combate fue al comercio de tierras ilegales, y al de madera ilegal, además de la creación de áreas protegidas.

¿El comercio ilegal es particular o son grandes empresas?

Son personas dedicadas al crimen organizado de tierras.

¿Cómo están viviendo esto?

Nosotros estamos muy preocupados por esta la situación, preocupados por Brasil, porque sabemos que la mayor riqueza que tenemos en este tiempo son las exportaciones de agro negocios, sabemos que esta imagen de que no cuidamos del medioambiente es muy mala.

El Presidente parece que no está preocupado por eso, solo está preocupado de que no hablemos, nos dice “están yendo contra el país”. En vez de atacar el problema, ataca a las personas que hablan sobre el problema.

¿Han recibido algún tipo de amenazas los líderes ambientales?

Hay amenazas, principalmente para los líderes que viven en el campo, las personas que trabajan en agencias ambientales también. Es una situación muy difícil, pero es necesario que continuemos hablando de estos temas, porque nuestro país precisa de una gobernanza ambiental. El gobierno necesita entender que necesita de la conservación para sus negocios, que no estamos más en la década de los 90, que el mundo siente hoy la necesidad de vivir en un ambiente sustentable.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Linda entrevista! Tenemos que denunciar, denunciar e denunciar. "Interferencia" hace un grán trabajo ayudando a difundir al undo la explotacíon covarde y el robo del alma brasileña!!

Añadir nuevo comentario