Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 26 de noviembre de 2020
Moderna y Pfizer

Epidemiólogo Vivaceta: "Las nuevas vacunas son una apuesta comercial que al final se puede desinflar"

Camilo Solís

El ex miembro de Médicos Sin Fronteras y académico de la Universidad de Valparaíso, plantea una visión crítica sobre la conveniencia de ver a una vacuna como la solución que acabará con la pandemia de Covid-19. Además, asegura que los tiempos de prueba y los estándares para las vacunas han disminuido debido a intereses comerciales de laboratorios sumados a una carrera biotecnológica que responde a la búsqueda de réditos políticos en distintos países. 

Hace una semana, la farmacéutica Pfizer anunció que la vacuna que se encuentra desarrollando contra el Covid-19 es "efectiva en un 90%" luego de las últimas pruebas en personas realizadas en la denominada "fase 3"; la última antes de la aprobación comercial de un medicamento de este tipo.

Pfizer anunció que pretende producir una cantidad de 1.300 millones de vacunas durante el 2021. Incluso, el desarrolllador del proyecto, Ugur Sahín, se atrevió a señalar que gracias a esta vacuna, estima el fin de la pandemia para mediados del próximo año.

El presidente Sebastián Piñera reaccionó rápidamente al anuncio de Pfizer para señalar que esta farmaceútica es una de aquellas con las que el gobierno tiene un acuerdo de compra en caso de que sea aprobada por las autoridades sanitarias estadounidenses. 

INTERFERENCIA conversó sobre las posibilidades de esta vacuna con el epidemiólogo Aníbal Vivaceta, ex miembro de "Médicos Sin Fronteras" y académico en la Universidad de Valparaíso, quien tiene una opinión más bien crítica sobre el anuncio de Pfizer y la implementación de una vacuna en el corto plazo. 

"La vacuna es por el momento un sueño, una aventura. En cualquier momento se puede desinflar"

- ¿Qué sabemos de la vacuna de Pfizer, anunciada con bombos y platillos hace algunos días?

- Lo primero que hay que tener en cuenta es que el anuncio de Pfizer se da en medio de una carrera brutal de los laboratorios que se parece un poco a la carrera espacial; que tiene que ver con batallas políticas importantes. Si China o Estados Unidos llega primero y mejor a una vacuna, son cuestiones relevantes en términos de los equilibrios de poder mundial. 

Cuando uno ve el anuncio con el que publican los buenos resultados que ha tenido la vacuna en el sitio web de Pfizer, una de las primeras cosas que ellos advierten es su índice Nasdaq. Es decir, cómo le ha ido al precio de sus acciones mientras se da este anuncio. Entonces, ellos ponen cuál fue su resultado en la bolsa antes de mencionar los datos más importantes: cuáles fueron los métodos que usaron, qué fue lo que investigaron, entre otras cosas.

- ¿Qué se investigó antes de anunciar la efectividad de la vacuna? ¿Es confiable ese porcentaje?

- Pfizer dice que es del 90%, pero resulta que cuando se hizo el anuncio había solo una semana de estudio. O sea la aplicación de la vacuna se estudió apenas una semana. Con eso tú no puedes saber si la vacuna va a seguir siendo eficaz. No sabes qué va a pasar después de 6 meses, después de un año, ni tampoco puedes saber sobre eventuales efectos adversos que puedan ocurrir a futuro.

Lo único que se hizo en el caso de la vacuna de Pfizer fue que, de casi 44 mil personas, prepararon gente que recibió vacunas y otras que recibieron placebo. De estas personas se encontraron cerca de 100 casos de personas que se enfermaron de Covid-19, y la mayoría de estos enfermos, al cabo de una semana, pertenecían al grupo de placebo y no al grupo vacunado. De ahí sale ese 90% de efectividad. Entonces en realidad es un dato que no te dice nada. Además el anuncio entrega muy pocos datos sobre sus estudios, lo cual deja muchas incógnitas. 

Al cabo de una semana ya no sabes cuál será el efecto de esta vacuna. Más aún, esta es una enfermedad que ha mostrado tener diferencias en la inmunidad respecto de otras. Por ejemplo, a veces se encontró que algunos enfermos no se vuelven a infectar, pero que no tienen niveles altos de anticuerpos, sin embargo parecen estar defendidos por sistemas de inmunidad celular. Esto todavía está en estudio, por lo cual ni siquiera tenemos claro cómo es la defensa del organismo frente a la enfermedad, y por lo tanto ni siquiera sabemos que desarrollar una efectividad de anticuerpos medible durante un corto tiempo va a poder evitar algún efecto posterior. 

- ¿Ves que hay un tema comercial más que científico detrás de este anuncio?

- Por supuesto. Los laboratorios lucran mucho con las vacunas y medicamentos. Piensa que Pfizer anunció que fabricaría 1.300 millones de dosis para el próximo año. Imaginemos que esa empresa solo gane un dólar por vacuna producida, eso les daría ganancias por 1.300 millones de dólares, lo cual son buenísimas noticias para los inversionistas.

Imagina que ahora apareció otra compañía [Moderna] que prácticamente dijo: "Pfizer no es nada, mi vacuna tiene 94,5% de efectividad". Entonces de qué me estás hablando con esos porcentajes, si se trata de pruebas de unas semanas. Toda esa es una apuesta comercial y publicitaria, que además al final se puede desinflar. 

Esto se enmarca claramente en una competencia en los mercados. Y ahí muchos suelen pensar que los proveedores de vacunas son como ángeles o santos, y que buscan el bien de la humanidad y por ende van a hacer todo de buena fe. Por otro lado, hay quienes piensan "estos tipos son unos desgraciados, porque lucran con todo". No es necesariamente ni lo uno ni lo otro, pero lo primero que hay que hacer es plantearse este escenario, y analizar la situación para ver si realmente es necesaria la vacuna para solucionar la pandemia. 

- ¿En qué sentido?

- Hay que pensar: ¿Cuánta gente ya se enfermó en Chile? Ricardo Baeza-Yates, de los académicos más destacados en el estudio de datos, dijo hace poco que estimaba en 2,5 millones los contagiados en Chile. Entonces estamos hablando de que ya tienes una gran proporción de la población que aparentemente ha tenido el virus. Vas a comprar una vacuna en un momento en el que mucha gente ya ha tenido contagio, con lo cual hay que ver cuánta gente necesita realmente esa vacuna, porque muy probablemente esa gente ha desarrollado inmunidad.. 

Por ejemplo, imagina que la vacuna va a estar en abril, ya va a haber aún más gente que no la va a necesitar. Entonces cuando vayas a administrar esta vacuna ya no vas a estar en la situación en la cual estabas inicialmente en la que la población era virgen ante el virus. No es el escenario del comienzo, no es el escenario que se vive ahora cuando se hace todo este anuncio comercial.

Además, estamos hablando de un virus que muta mucho, el escenario que uno podría plantearse es inestable. Pronto va a venir un desajuste entre tu inmunidad y el virus que muta, entonces ese tipo de vacunas no son una vacuna que tú te vayas a vacunar una vez y ya está. Es como la vacuna contra la influencia, que requiere de campañas periódicas. 

- Entonces ¿puede ser probable que se necesite comprar más de una vacuna contra el coronavirus a lo largo del tiempo?

- Hay que considerar también que estos no son los primeros intentos de vacunas contra virus del tipo “coronavirus”. Si tú ves la historia de los intentos de vacunas contra este tipo de virus son sólo intentos fallidos. Ya se sabe que los coronavirus son problemáticos para crear una vacuna que solucione el problema, de hecho son uno de los principales virus que se relacionan con el resfrío común, son muy susceptibles de mutar.

Además, actualmente tienes una infección en mucha gente, lo que genera un efecto de aumentar la cantidad de mutaciones. Cuando tienes una pandemia activa es grande la probabilidad de que el virus mute, porque se va reproduciendo en muchas personas. De hecho el Covid-19 ha mutado, ya hay otras cepas. 

Entonces mi punto es: ¿Nos metemos en un camino de un enorme gasto para una enfermedad que hasta ahora no ha producido un daño tan importante a nivel estadístico? Por supuesto que a nivel humano sí, porque si murió una persona, a su familia no le sirve de nada la estadística que yo le diga, es una tragedia. Pero a nivel estadístico, hablamos de una enfermedad que ha tenido al país patas para arriba, pero que en las cifras la mortalidad, como aumento importante, se produjo entre mediados de mayo y mediados de julio. Posteriormente la mortalidad se ha mostrado bastante parecida a otros años, aparentemente con un efecto de sustitución, es decir, gente que antes moría de influenza, ahora muere por Coronavirus. 

Con estos tiempos tan cortos de fabricación de esta vacuna, ¿va a ser posible ver si esta es efectiva realmente, y con bajo riesgo? Si tú balanceas todo eso, entonces la pregunta final es: ¿Necesitamos la vacuna? Ese es el cálculo que hay que hacer, si privilegiamos una gran inversión en biotecnología, o si privilegiamos la higiene de manos, la interacción al aire libre, el acostumbrarnos a vivir con un virus más que se integró a la cantidad de virus que conviven con los seres humanos. 

La vacuna mostró una efectividad del 90% una semana, pero perfectamente después de unos meses puede no ser tan efectiva, empezar a caer, o también pueden aparecer los efectos adversos; y sin embargo tú ya anunciaste un enorme gasto en comprar muchas vacunas y ya tienes todas las cadenas de producción montadas y toda la logística, que en el caso de esta vacuna es muy problemática. 

- ¿Te refieres a la necesidad de que la vacuna se conserve a muy baja temperatura?

- Claro, esta vacuna por su mecanismo de producción requiere transportarse a 80 grados bajo cero. Es decir, se trata de una solución de los laboratorios que es ultra tecnológica, basada en un lucro super importante y que en la práctica no es accesible a todo el mundo, porque tengo la impresión de que los laboratorios no van a estar de acuerdo con bajar sus precios. 

Una vacuna que se transporte a 80 grados bajo cero solo lo pueden conseguir los países más ricos de Europa, o Japón. Yo he trabajado en África, Brasil, lugares super remotos donde la logística es fundamental. Uno va de aldea en aldea vacunando personas, entonces esta solución va a salir mucho más cara, más difícil, las zonas rurales no accederán. No es una buena solución logísticamente

- ¿Qué alternativas hay a la vacuna para solucionar la pandemia?

- Es mejorar la vigilancia epidemiológica. Hoy en Chile hay muchas ciudades grandes que están con una circulación muy baja del virus. Sería el momento perfecto para ordenar la vigilancia epidemiológica. Si tienes muy buena vigilancia, muy buena contención de los casos y tienes higiene de manos, distancia física y ventilación, eso es ahora. Si tú tienes la vigilancia epidemiológica en la mano, estás haciendo cosas para bajar la transmisión del virus ahora. La vacuna es por el momento un sueño, una aventura. En cualquier momento se puede desinflar.

Hay historia de pandemias con medicamentos desinflados. Piensa en el Oseltamivir (Tamiflú) que se empezó a utilizar para la pandemia de influenza del 2009. Hay países que se llenaron de este medicamento, de hecho Chile tuvo problemas, porque los países más grandes empezaron a chupar toda la producción.

Y al final resulta que el Oseltamivir acortaba por menos de un día la evolución de la enfermedad. Y, sin embargo, estamos hablando de un producto que se vendió como locos. Al laboratorio al final le interesa dar beneficios a sus accionistas. Así es como funciona esta industria, después de todo, son millones y millones de dólares

Obviamente las vacunas sirven. Muchas vacunas sí sirven, evidentemente, pero eso no quiere decir que todas las vacunas sirven, y menos aún si no hay tiempo para probarlas. 

- ¿Cuánto debería tardar entonces en estar lista una vacuna considerando un tiempo de prueba adecuado?

- Tradicionalmente con las vacunas, las pruebas se demoran años. Esos son los tiempos que se manejan con las vacunas: varios años. Aquí se habla de unos cuantos meses y ha habido enormes presiones de parte de los laboratorios para rebajar los estándares de seguridad y de prueba. Pero si yo quiero ver si una vacuna protege a la gente al cabo de un año, la única manera es probarla un año entero. Si quiero ver si la gente sigue protegida al cabo de cinco años, entonces tengo que probarla cinco años. 

Pero en este contexto hay una presión muy grande por bajar estos estándares, y pasar por alto estos tiempos y procesos. No es la primera vez que ocurre. La primera vez fue con la vacuna del virus de papiloma humano (VPH). Se aprobó con mucho bombo por parte de las autoridades, pero cuando se revisó la evidencia, hubo muchos datos que no eran fidedignos, se ocultaron varias reacciones adversas de la vacuna y se hizo pruebas mucho más rápidas. Su nivel de evidencia respecto de la efectividad que tiene es muchísimo más bajo que el de las vacunas anteriores.

Hay una enorme presión por parte de los laboratorios que ahora son más fuertes y, sobre todo, más fuertes que la OMS, la cual está completamente desfinanciada. Por lo tanto hay presiones para relajar o cambiar las políticas de regulación de los tiempos, mecanismos y acuciosidad con que se prueban las vacunas. Entonces estas vacunas de nueva generación, van a salir con estándares de prueba mucho más bajos. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Excelente reflexiòn. No sólo el indice Nasdaq nos informa de la interferencia del mercado, sino también le sugirió al Director ejecutivo de Pfizer lbert Bourla - de vender inmediatamente una parte significativa de sus acciones (62% por un valor de 5.6 milones de dólares) en la compañía realizando una consistente ganancia millonaria inmediata. Y tuvo que hacer la maniobra de manera inmediata y sorpresiva para evitar que la empresa Moderna llegara primero con su anuncio, y aque en ese caso la maniobra financiera no le habría resultado! ¿No serà que el anuncio si hizo justo con ese proposito? Por otro lado vender acciones de la compañía que dirige indica la escasa confianza que tiene en sus resultados futuros !!!

Añadir nuevo comentario