Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Martes, 7 de abril de 2020
Segunda noche de festival

Festival de Viña se convierte en una pesadilla para Sebastián Piñera

Catalina Mundaca y Francisco Oyarzún (desde Viña del Mar)

Si en la primera noche fue Stefan Kramer quien encendió el rechazo masivo del público hacia el mandatario a través de su imitación, ayer martes fue durante el show de Mon Laferte que el 'monstruo' dejó en claro su manifestación en contra del presidente. Esto mientras en las calles de Viña del Mar la violencia de las protestas complicaba a las autoridades locales.

Ayer lunes el presidente Sebastián Piñera llegó a primera hora a La Moneda después de 20 días de vacaciones. Su primera y principal actividad en la jornada fue el consejo de gabinete tras el cual aseguró que la prioridad número uno para el gobierno es la recuperación del orden público, añadiendo que se necesita con urgencia un “gran acuerdo nacional” que “condene a quienes no condenen la violencia”.

Pero su discurso parece no haber impactado socialmente, si es que se toma como termómetro el Festival de Viña del Mar, el espectáculo más importante de la cultura de masas chilena. Este lunes, durante la segunda jornada de la edición 2020 de este evento, nuevamente el rechazo al mandatario acaparó gran parte del espectáculo.

Si el domingo el show del humorista Stefan Kramer fue un golpe a la popularidad de Piñera, ayer fue el concierto de la cantante Mon Laferte el momento en el cual el público hizo sentir su descontento hacia el presidente como también a Carabineros de Chile, todo esto por el actuar de ambos a partir del 18 de octubre de 2019 hasta ahora.

Mon Laferte se llevó las gaviotas de plata y de oro, las cuales dijo serían donadas a quien las necesite. Aunque el principal reconocimiento fue la efervescencia demostrada por el público durante su presentación, la cual mantuvo una constante complicidad en tono  de protesta. 

“Piñera, conchetumadre, asesino igual que Pinochet”, el ya tradicional grito en contra del mandatario se escuchó por toda la Quinta Vergara en la voz del público y no pasó desapercibido a través de la transmisión televisiva, a cargo de TVN y Canal 13.

“Si me tienen que llevar presa por lo que estoy diciendo, ¡llévenme presa!”, dijo en un momento la cantante, aludiendo a la querella que interpuso Carabineros en su contra, después de que la artista afirmara en noviembre pasado que en distintos incendios ocurridos durante las protestas en Chile hubo uniformados involucrados.

A las 23:22 se cortó abruptamente la transmisión del 'monstruo' exigiendo el retorno de Mon Laferte. María Luisa Godoy y Martín Cárcamo entraron en escena y dieron con rapidez el paso a una tanda comercial.

“Fue un show íntimo, fue un momento especial”, se dijo minutos después en el backstage del festival realizado por TVN y Canal 13. Se domesticó el tenor político de la artista y su sensibilidad con las demandas sociales que el público de la Quinta Vergara no dejó de hacer sentir durante la noche.

En la misma línea, pero quizás con menor efervescencia del público, fueron las rutinas de la humorista Javiera Contador y la cantante Francisca Valenzuela.

La rutina de Contador aludió directamente al plebiscito, diciendo que “el 26 de abril todo va a cambiar, yo apruebo”, además de mencionar la baja aprobación de Piñera.

Por su parte, Valenzuela realizó referencias directas a las violaciones de Derechos Humanos que ocurren actualmente en Chile, esto a través del gesto de taparse un ojo, el cual recuerda a los cientos de heridos oculares que ha dejado Carabineros a partir del 18 de octubre.

Mujeres palpitan el 8M

A solo dos semanas del 8 de marzo, la segunda jornada del festival estuvo a cargo de tres mujeres que realizaron manifestaciones en un escenario que tradicionalmente fue conservador en términos políticos.

El público, principalmente conformado por mujeres, vestía pañoletas verdes y cantaron la obra del colectivo Las Tesis, Un violador en tu camino, convocando así a la huelga general del Día Internacional de la Mujer Trabajadora para los días 8 y 9 de marzo.

Mon Laferte dedicó un espacio de su presentación a más de 30 mujeres que interpretaron dos cuecas compuestas por ellas mismas, acto que según dijo la artista fue motivado por la falta de espacio para las mujeres. 

La rutina humorística de Javiera Contador incluyó su rechazo a los roles de género, a propósito de los juguetes para niños y niñas. “Van a ir todas el 8 de marzo a la Plaza Dignidad. Van a ir porque están cansadas de que un transformer gane lo mismo que cuatro ponies”. Luego fue directa en su mensaje. “Agradezco tanto a las mujeres que han salido a las calles. Agradezco a Las Tesis”, dijo la humorista.

En tanto, Francisca Valenzuela, también llamó directamente a protestar el 8M, momento en que junto al público interpretó un extracto de Un violador en tu camino.

El monstruo dentro y fuera

La Intendencia de Valparaíso adoptó un “plan integral de seguridad” para mantener todo tipo de manifestaciones fuera del perímetro de la Quinta Vergara, el que fue resguardado por Carabineros y la PDI. Al ingresar, todo elemento que tuviera mensajes de la contingencia nacional era requisado. Aún así, cientos de personas en el público lograron entrar con carteles, pañoletas y globos con diversos mensajes de protesta.

En las galerías un cartel reafirmaba la consigna que desde hace unas semanas se ha levantado: “La huelga general feminista el 8 y 9 de marzo, ¡va!”. Otros carteles demandaban la renuncia de Cubillos y acusaban que “en Chile violan, torturan y matan”. También se escuchó, previo al inicio de la segunda noche, la performance Un violador en tu camino del colectivo Las Tesis.

Mientras el 'monstruo' rugía dentro de la Quinta Vergara por Mon Laferte, de igual forma se manifestaba en las inmediaciones del anfiteatro. A pesar del doble círculo de seguridad y el refuerzo del contingente policial en la ciudad que impuso la Intendencia de Valparaíso junto a Carabineros y la PDI, las manifestaciones se desarrollaron con fuerza.

Los buses que se dirigían al terminal de la “ciudad jardín” sólo pudieron llegar hasta la estación Chorrillos, debido a que durante la tarde se registraron diversos incidentes en las cercanías del Terminal Rodoviario, como el estallido de una bomba de ruido. 

Posteriormente, el supermercado Líder ubicado frente al terminal de buses de la comuna fue saqueado, según relataron testigos. 

Distintos viñamarinos dijeron que desde las cuatro de la tarde comenzaron -al igual que el día anterior- las manifestaciones a lo largo de la ciudad. Una de ellas, en la Plaza de Viña, la cual fue objeto de una dura represión por parte de Carabineros, la que incluyó el uso de gas pimienta y lacrimógenas.

Entrada la noche, un grupo de sujetos intentó ingresar al Palacio Rioja y a la automotora Suzuval, entre las calles 4 y 5 Norte. Sin embargo, la acción fue luego impedida por Carabineros. Por esos momentos, la alcaldesa Virginia Reginato estaba reunida en la Prefectura de Viña del Mar con el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, y el intendente de Valparaíso, Jorge Martínez, “monitoreando las calles de la ciudad para verificar la seguridad y el orden”, según publicó en su Twitter la jefa comunal.

Al término de la jornada, según informó Cooperativa, se registraron 29 detenidos por los incidentes ocurridos en los distintos puntos de la ciudad. Estos se sumaron a las 22 personas detenidas el domingo por “desórdenes públicos, agresiones a Carabineros, saqueos y receptación de especies saqueadas”. Luego de pasar ayer a control de detención, dos de ellas quedaron en prisión preventiva por su participación en saqueos.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Acetada vuestra invitacion....

Añadir nuevo comentario