Suscríbete y obtén entre 20% y 25% de descuento en los cursos de inglés del Instituto Chileno-Británico de Cultura. Válido hasta el 26 de septiembre.
Ya sumamos
de 1000 suscriptores | meta septiembre
Suscríbete recomiéndanos,
compártenos

Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Sábado, 21 de septiembre de 2019
El caso de autodenuncia

Frei vs Frei: Firmas de Sanhattan en alerta por pérdidas millonarias

Nicolás Massai D.

El caso revelado por INTERFERENCIA no se reduce sólo al ámbito familiar. Decenas de acreedores de Francisco Frei están calculando sus pérdidas y pensando en acciones legales. 

La autodenuncia ante el Ministerio Público en la que Francisco Frei reconoció haber obtenido más de 500 millones de pesos a nombre de la sociedad de su hermano, el ex Presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle, ha remecido el ambiente político.

No obstante, este hecho revelado en exclusiva por INTERFERENCIA hace unos días no se reduce sólo a una posible estafa entre hermanos. Según antecedentes que maneja la Fiscalía, Francisco Frei habría defraudado, o estaría debiendo, casi 9 millones de dólares (unos 6.000 millones de pesos) a distintos socios y acreedores. Con ello, el posible desfalco a su hermano sería menos del 10% del total de los montos involucrados.

Lo llamativo de la autodenuncia del hermano menor del ex mandatario, que durante años se ha encargado de administrar lo bienes de Eduardo Frei, es que sólo se inculpa por las posibles malversaciones cometidas en su calidad de apoderado de Inversiones Saturno, la empresa que su hermano y cuñada, Marta Larraechea, constituyeron en octubre de 1988, pocos días después del triunfo del No en el plebiscito.

Sin embargo, el menor de los hijos de Eduardo Frei Montalva se mantiene en silencio sobre otras operaciones financieras de su empresa Almacenes de Depósitos Nacionales S.A. (Almadena), a dónde habrían llegado a parar los capitales que levantó a nombre de Saturno.

En la industria del factoring, a la cual recurrió Francisco Frei, cunde actualmente el pánico. Todas las firmas que han hecho negocios con él están revisando sus libros para saber cuán expuestos están.

Esta rama del mundo de las finanzas, que en esencia se dedica a comprar deuda de empresas a precios descontados, suele ser una fuente de refinanciamiento atractiva para compañías que se encuentran en apuros o que no pueden acceder al mercado más formal del dinero, como los bancos.

En este mundo hay de todo, desde prestamistas en el mundo del fútbol, a firmas de factoring de Sanhattan que apalancan a grandes empresas. Como Inversiones Saturno está encabezada por lo que en el mundo financiero se conoce como una Persona Políticamente Expuesta (PEP), en este caso el ex Presidente, la vía de financiamiento más adecuada era precisamente el factoring, que exige menos requisitos pero que, a cambio, pide retornos más altos.

En nombre del Presidente

Varios representantes de firmas de factoring, así como otras empresas que hicieron negocios con Francisco Frei y Almadena, conversaron con nuestro medio a cambio de permanecer de momento en el anonimato. El cuadro que emerge de esas conversaciones hace pensar que las dimensiones del desfalco son mucho mayores a lo que se ha conocido hasta ahora.

Uno de ellos, representante de una importante empresa de factoring, afirmó que su firma ingresó, pocos días antes de que nuestro medio revelara esta historia, una demanda civil en contra de Francisco Frei y de su hijo Nicolás Frei Parada, que  ha trabajado desde 2007 en Almadena, siendo su último cargo el de subgerente general.

Otro acreedor aseguró a nuestro medio que Almadena tiene una deuda de 140 millones de pesos con su empresa que le arrienda bodegas en San Bernardo, a sólo unos pocos cientos de metros del grave incendio que afectó a un almacenaje de productos chinos hace unos días. Sin embargo, este ex socio de Almadena todavía no interpone acciones judiciales en contra de la empresa de Francisco Frei.

Ambos ejecutivos aseguraron a nuestro medio que confiaban plenamente en hacer negocios con Almadena y con Inversiones Saturno, ya que estaban ligadas de una u otra manera a un ex Presidente de la República.

Es más, otro ejecutivo de una firma de factoring aseguró que, viendo el escrito de autodenuncia de Francisco Frei, este habría mentido sobre su relación contractual. “Le presté plata a modo personal, porque estaba el nombre de la familia Frei como respaldo, jamás a nombre de mi empresa”.

Una de las grandes incógnitas y motivo de copucha en ese mundo financiero es cuánto sabía, o no, el propio ex Presidente de todas estas operaciones de su hermano de confianza.

De momento todo indica que Eduardo Frei es una víctima más. Después de todo, el martes de la semana pasada –antes de que estallara el escándalo- interpuso una querella en contra de su propio hermano, tal como reveló El Mercurio en su edición de ayer.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario