Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 21 de septiembre de 2020
Revela estudio sobre 'zonas rojas'

Grandes empresas de Telecom. descuidan 30% del área urbana de Santiago y de ahí emergen micro proveedores de Internet

Ricardo Martínez

Nicolás Valenzuela Levi, candidato a doctor en Cambridge (Reino Unido) está por publicar un paper en que demuestra cómo importantes segmentos de la población de la capital tienen dificultades para acceder a un bien hoy considerado escencial, bajo argumentos por parte de la industria y del Estado que van desde la seguridad pública al negacionismo. 

Uno de los derechos básicos de conectividad y comunicación en las sociedades del siglo XXI es el acceso a Internet. Este servicio es provisto en Chile por las denominadas empresas ISP (Internet service provider) que mantiene en, por ejemplo, la capital del país, Santiago, acceso sencillo y rápido para aproximadamente un 70% del territorio, según datos de una reciente investigación de Nicolás Valenzuela Levi, candidato a doctor y docente de Cambridge, en el Reino Unido. 

Visto de otro modo, también existen zonas de la capital (30%) que no disponen de dichos servicios, básicamente porque para las empresas disponerlos en dichos lugares no significa una ganancia económica.

De este modo aparecen las llamadas zonas rojas con dificultades graves de acceso y que colaboran, como un sistema de discriminación más, a la segregación y precarización de dichos espacios, conforme detalla el paper que Valenzuela Levi publicará este primer trimestre en la prestigiosa revista académica Information, Communication and Society. 

“Aunque haya familias que pueden pagar por el servicio, quedan excluidas por decisiones unilaterales de las empresas, con la excusa de que alguna vez en el barrio se robaron cables de cobre”, dice el artículo. 

El discurso negacionista de las zonas rojas

En su artículo de investigación, Valenzuela Levi sostiene que, “existe un discurso oficial sobre el origen de las zonas rojas del internet". Este discurso -cuyo origen está en el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones (MTT), y las empresas trasnacionales prestadoras de servicios- dice que las zonas rojas no son un problema industrial -es decir de las telecomunicaciones- sino un problema de orden público o de seguridad (son zonas a las que supuestamente no se puede llegar), según dice reflexiona el académico.

"Hay un discurso que se mueve entre la justificación de la exclusión por razones de fuerza mayor, y la completa negación de la existencia de zonas rojas”, acusa Valenzuela Levi.

Como se muestra en el mapa que se presenta a continuación, solicitado por el autor del estudio a la Subsecretaría de Telecomunicacines (Subtel), existen, por ejemplo, en la comuna de Renca, ciertas zonas sin acceso expedito a Internet marcados como zonas rojas.

mapa_zonas_rojas_subtel_renca.png

Zonas Rojas de Internet en la comuna de Renca. Fuente: Subtel
Zonas Rojas de Internet en la comuna de Renca. Fuente: Subtel

Otras comunas con las denominadas zonas rojas son, Huechuraba, Recoleta y La Pintana.

La explicación y negacionismo para las zonas rojas, corresponde a razonamientos como el siguiente, expresado por una alta autoridad del MTT al autor en una entrevista para fines académicos: “Si hay un barrio tomado por narcos, eso te va a afectar todo. Yo diría que son problemas de seguridad pública mayores. Pero como algo sistemático de que haya zonas que no estén cubiertas, nunca escuché, al menos no en las partes urbanas. Otra cosa es la queja por la calidad, la fluidez del servicio”.

Las iniciativas microempresariales de conectividad

Fréderic Martel cuenta, en Cultura Mainstream (2011), una situación vivida en Dsachang (Camerún), donde el alcalde de la ciudad reprende a uno de los ciudadanos por construir una casa sin permiso, pero al mismo tiempo deja pasar el espagueti, que así se llama a todo un entramado de cables aéreos que conectan poblados enteros con televisión por cable pirata. “Con un abonado que pague, mil familias están servidas”, dice el alcalde en la publicación.

El dato es relevante: gran parte de la industria del entretenimiento en África funciona de dicha manera.

El caso es análogo a otras zonas rojas en el mundo y particularmente en Chile y en la ciudad de Santiago.

Valenzuela Levi muestra, a través de entrevistas semiestructuradas a habitantes y microempresarios de las zonas rojas que ahí donde tanto los ISP de las compañías grandes, como el Estado, han fallado en la provisión de acceso a la red, han empezado a emerger pequeños emprendimientos barriales que contrapesan esta segregación.

Se trata de empresas emergentes como Alcom en Huechuraba, Estoy Conectado en Puente Alto, y Sectorial en La Pintana. “Estos emprendedores tienen entre 300 y 1.000 clientes, y establecen alianzas con el comercio local de almacenes y ferias. En Huechuraba Alcom trabaja con los almacenes de barrio, mientras que en La Pintana los prestadores locales de internet ofrecen sus servicios en la feria”, sostiene el autor.

“Hay una empresa de internet que se llama Alcom, son amigos míos, yo trabajé con ellos, ellos tienen como un monopolio del Internet aquí en la población, que compite con Movistar, con VTR… [Ellos dijeron] el Internet llega muy mal a la comuna, nosotros vamos a hacer Alcom. Yo tengo Internet Alcom hace dos años. Falla, como toda compañía… pero los cabros son super aperrados, dijeron como el negocio ya lo inicié, así que lo voy a mejorar. Pero lo mejoran sin que te cueste. (…) [El servicio de otras compañías] no llegaba bien, o te piden contratos donde te piden liquidaciones de sueldo, o que pagues con tarjeta. Entonces estos cabros no te piden nada. Lo único que te piden es que tengas paciencia porque se demoran como tres semanas. (…) Tu vai al almacén que tú tienes asociado, e ingresai a una lista de espera. Después en el mismo almacén vas y pagas la cuenta”, narra en el estudio un dirigente vecinal de Huechuraba.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario