Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 23 de octubre de 2019
Ecuador y Wikileaks

La batalla entre Lenín Moreno y Julian Assange

Vicente Valdivia

Desde Quito se descarta cualquier tipo de plan para expulsar al creador de Wikileaks de su embajada en Londres. Aun así, tanto el presidente ecuatoriano como la Cancillería han calificado a Assange como “irrespetuoso” y de romper las normativas de su asilo político, el que se ha extendido por siete años. Según Wikileaks, el programador australiano sería una moneda de cambio para Lenin Moreno y su familia, vinculados al caso de cuentas offshore INA Papers.

Continúan las repercusiones por el tweet de Wikileaks de este martes 4 abril, en el que la organización dedicada a filtrar documentos que complican a los poderosos, denunció que un alto funcionario ecuatoriano les había comentado que Julian Assange -fundador de Wikileaks- sería expulsado de la embajada ecuatoriana en Londres, en cuestión de “horas o días”, como parte de una negociación del gobierno del presidente Lenín Moreno con Estados Unidos.

El acuerdo se trataría de un intercambio mediante el cual Moreno obtendría una rebaja de la deuda con Estados Unidos, a cambio de la cabeza de Assange (quien si es expulsado de la embajado sería aprehendido por la policía británica y seguramente extraditado a Estados Unidos), en un contexto en el que se culparía a Wikileaks de la filtración de los llamados INA papers: un caso que muestra que el presidente y su familia poseen una cuenta offshore ilegítima en Panamá.

La cancillería ecuatoriana entregó un comunicado este viernes en el cual desmiente la expulsión de Julian Assange. “[La Cancillería] rechaza de manera tajante las noticias falsas que han circulado en estos días en redes sociales, muchas de ellas difundidas por una organización vinculada al señor Julian Assange, sobre una inminente terminación del asilo diplomático”.

Julian Assange se encuentra bajo asilo político en la embajada ecuatoriana desde 2012. Este activista australiano es el creador de Wikileaks un sitio dedicado a la filtración de documentos y comunicaciones secretas. Uno de sus máximos golpes fue en 2010 al publicar cerca de 250.000 mensajes del Departamento de Estado de los Estados Unidos. La filtración dejó en evidencia una serie de abusos a los derechos humanos en zonas de conflicto, casos de tortura y finalmente cómo opera la política exterior estadounidense.

Tiempo después en 2010 aparecieron dos denuncias contra Assange mientras él estaba en el Reino Unido, por acoso y violación desde Suecia, lo que generó una orden de extradiciòn desde Londres en 2011. Assange se asiló en la embajada ecuatoriana, por orden del presidente de entonces, Rafael Correa. La causa fue archivada en 2017, sin embargo, las autoridades británicas aún lo persiguen por cometer faltas mientras estaba en libertad bajo fianza, antes entrar en su refugio por los últimos siete años. Todo indica que la medida responde a presiones de Estados Unidos, país que tendría una causa secreta contra Assange por la filtración de los documentos del Departamento de Estado.

En la actualidad el gobierno de Lenín Moreno -el que ganó como continuidad del de Correa, pero que se ha alejado diametralmente de eso- dice que la situación ha sido un “problema heredado”. Durante una entrevista radial en Ecuador este martes Moreno dijo que Assange ha violado repetidamente los términos de su asilo, y que no podía meterse en las cuentas y teléfonos privados, ni intervenir en política de los países, según consignó Reuters.

Los dichos de Moreno son a raíz de la filtración de fotografías personales y de su familia, cuando el presidente ecuatoriano residía en Europa como parte de una misión para Naciones Unidas relacionada a la diversidad funcional. Según el mandatario sería Wikileaks el responsable de la filtración de material privado como también de los informes que vinculan a su círculo cercano al caso de corrupción de los INA papers.   

La situación continúa tensa y la Cancillería ecuatoriana señaló que tienen la facultad de terminar el asilo de Assange “cuando lo estime justificado”. Assange fue nacionalizado ecuatoriano en 2017 como un intento para transformarlo en parte del cuerpo diplomático y así trasladarlo a otra sede diplomática, lo que no prosperó por la oposición del Reino Unido a aceptar dicha situación.

 Durante 2018 Assange demandó a Ecuador ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), porque según el creador de Wikileaks los cambios en las condiciones de su asilo propugnados por el gobierno de Moreno pasaban a llevar sus derechos. La denuncia fue negada por parte de la CIDH.

Tras esto, Assange teme ser extraditado a Estados Unidos, donde según The Guardian se habrían presentado casos en secreto en su contra.

La versión es respaldada por el experto en tortura de las Naciones Unidas, Nils Melzer, quien sostuvo que existe preocupación por el estado de salud de Assange y que ante una posible expulsión de la sede diplomática, sería probable que fuese arrestado por la policía Británica para luego ser extraditado a Estados Unidos.

Tal situación dice Melzer, expondrá a Assange a una serie de violaciones a sus derechos. Entre estos, su libertad de expresión, un juicio justo y un trato no inhumano ni denigrante. Por esto, el experto de la ONU hizo un llamado al gobierno de Ecuador a abstenerse de terminar con el asilo de Assange hasta que se puedan garantizar la protección de sus derechos humanos, según consignó The New York Times.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario