Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 5 de Diciembre de 2021
Financiamiento electoral

Las suspicacias que genera el rol de BancoEstado en financiar las candidaturas presidenciales

Joaquín Riffo Burdiles

La institución ha sido criticada en el pasado por el poder discrecional que tiene a la hora de otorgar créditos para campañas electorales.  Un escenario que se enrarece al estar en la papeleta su ex presidente Sebastián Sichel, quien dejó a personas clave en altos cargos del banco.

El próximo 21 de noviembre se llevarán a cabo las elecciones presidenciales, parlamentarias y de consejeros regionales. En una siempre reñida contienda electoral, el factor del presupuesto para poder llevar adelante las campañas puede resultar determinante, para lo que el acceso a créditos bancarios termina siendo decidor en muchos casos. 

El año 2016 se promulgó la Ley N° 20.900 que modifica la Ley N° 19.884. Entre los cambios introducidos a esta ley, se encuentra el sistema de financiamiento privado, tanto en su definición, en los posibles aportantes y en el sistema para la realización de aportes. 

En ese contexto, se le pidió a BancoEstado que pusiera a disposición su infraestructura para facilitar la implementación de la ley que regula el financiamiento de las campañas políticas. De esa forma, por ejemplo, el Banco apoyó en la emisión y apertura de las chequeras electrónicas asociadas a cada uno de los candidatos a la Presidencia de la República, a senadores, diputados y Cores, como también de los partidos políticos, en las últimas elecciones de noviembre de 2017 donde resultó electo Sebastián Piñera, en segunda vuelta.

En 2017, Piñera accedió a tres créditos de BancoEstado por $1.130 millones, $350 millones y $780 millones. 

En esa oportunidad, el actual mandatario accedió a tres créditos de BancoEstado: primero uno de $1.130 millones, luego otro de $350 millones y finalmente un tercero de $780 millones, sumando así $2.260 millones sólo en concepto de créditos bancarios para el financiamiento de su campaña.

Esta situación generó la molestia de los otros candidatos a la papeleta en ese momento, en particular del senador Alejandro Guillier quien pasó a segunda vuelta contra Piñera, el cual señaló que “el hombre más rico de Chile tiene el apoyo del BancoEstado y los candidatos no. La mayoría funcionamos sobre créditos y si no hay sistema transparente de acceso al financiamiento, la verdad es que se desequilibra la competencia, y esto afecta a candidatos de todas las coaliciones“.

        Créditos BancoEstado Campaña Presidencial 2017      

Sebastián Piñera

2.260 millones

Alejandro Guillier

1.000 millones

Beatriz Sánchez

250 millones

El propio Guillier también accedió finalmente a un crédito de BancoEstado por un poco más de $1.000 millones -un 70% de lo que había solicitado solicitado originalmente ($1.400 millones)-, luego de sortear un impedimento desde el Servel donde se indicaba que no podía entregarles crédito a parlamentarios por un eventual incumplimiento con lo estipulado en la Constitución, situación que finalmente resolvió el TC.

Junto a ello, al igual cómo sucedió con Beatriz Sánchez -quien también accedió a los créditos de BancoEstado por 250 millones- se acusó una eventual arbitrariedad del Banco por considerar lo que marcaban los candidatos en determinadas encuestas para hacer la evaluación de riesgo de los créditos, en el entendido de que luego se haría la devolución del préstamo con el dinero obtenido por sufragio emitido, que en ese año alcanzó los $ 1.053 por voto. 

En la última elección presidencial se acusó una eventual arbitrariedad del Banco por considerar lo que marcaban los candidatos en determinadas encuestas para hacer la evaluación de riesgo de los créditos.

Todo esto, aún cuando varias de estas mediciones demostraron finalmente entregar resultados poco precisos respecto a la votación final que obtendría cada candidato.  

INTERFERENCIA revisó la Memoria Integrada de 2017 de BancoEstado para observar el ítem del financiamiento a las campañas electorales de ese año. Sin embargo, el reporte sólo ofrece información general, señalando desde el banco que “nuestra participación abarcó el proceso de elecciones presidenciales, parlamentarias y de COREs ocurridas en diciembre de 2017, ya que en las elecciones municipales de alcaldes y concejales de 2016 no hubo solicitudes de financiamiento de partidos. Para este proceso, otorgamos financiamiento a 6 partidos políticos, por un monto total de MM$ 871”, sin detallar ni individualizar cuál fue el monto que obtuvo cada uno de esos partidos.

Anteriormente, Michelle Bachelet también había recibido críticas en su postulación en 2013, cuando todavía no entraba en vigencia la actual legislación. En ese escenario, la ex mandataria recibió un préstamo de $2.506 millones entregado al comando de su campaña. 

En un ámbito más reciente, el proceso eleccionario para elegir candidatos constituyentes tampoco estuvo exento de polémicas. Así lo evidenció la plataforma Contexto en una publicación donde, tras mostró cómo la ex ministra y actual convencional constituyente Marcela Cubillos fue la candidata que recibió más aportes, duplicando el monto recibido por el exministro de Transportes durante el primer gobierno de Michelle Bachelet, René Cortazar, el segundo en la lista de los que más recursos había obtenido. 

Eso sí, como la misma Cubillos públicamente explicó, la holgura económica de su campaña no se debe tanto al apoyo de donantes externos, sino más bien a su capacidad de crédito: el 92% de los $84,8 millones con los que contaba, provenían de dos créditos que ella misma solicitó al BancoEstado, cada uno por $39 millones. Con ello, según Contexto, “al analizar uno a uno los préstamos a los que esos candidatos y candidatas han accedido, no hay uniformidad y queda en evidencia la dispar capacidad crediticia de cada uno. Cubillos es la que ha obtenido los más onerosos”.

En la misma publicación, la cientista política y miembro de la Red de Politólogas, Beatriz Vega, estableció que “las candidaturas de quienes no pertenecen a partidos tradicionales y no son políticos profesionales, tienen todo en contra a la hora de buscar financiamiento”.

Los cargos de Sichel

Entre las personas que llegaron a la entidad bancaria junto al actual candidato presidencial, destacan los nombres de cuatro profesionales a quienes Sebastián Sichel, actual candidato de Chile Vamos, incluso ha agradecido públicamente durante su campaña. Desde el banco, empleados denuncian que de ellos, sólo uno renunció en diciembre junto al abanderado independiente, pese a los cuestionamientos por haber utilizado al Banco como plataforma comunicacional para amplificar su imagen.

La ex ministra y actual convencional constituyente Marcela Cubillos encabezó la lista de aportes para las campañas a la convención. Buena parte de ello correspondió a su capacidad de crédito, por dos préstamos que solicitó a BancoEstado de $39 millones cada uno. 

Estos son Clara Tapia, jefa de Comunicaciones Corporativas y actual jefa de prensa de Sichel, quien renunció a la par del candidato; Victoria Paz, gerenta de Asuntos Públicos; Antonia Cancino, coordinadora de Comunicaciones Estratégicas; y Hernán López, gerente de Comunicaciones. 

De ellos, Victoria Paz ha sido destacada por la prensa cómo ‘la cerebro tras la campaña de Sichel’, aunque su renuncia al Banco se produjo hace pocas semanas, según pudo conocer nuestro medio. Fuentes al interior de la institución, afirman que su cese al cargo habría estado relacionado con su aparición junto a Sichel en un debate televisivo y que la ex gerenta habría llegado con el actual candidato a tomar parte de un cargo que no existía hasta la fecha: una gerencia a cargo de las subgerencias de Sustentabilidad y Asuntos Públicos. 

Por su parte, Antonia Cancino y Hernán López permanecen en la institución, aún cuando en el banco “todos esperaban la renuncia natural y consecuente de todo el equipo que llegó con Sichel, porque todos sabemos que utilizó el banco como plataforma para potenciar su candidatura. Entonces si llegan con él en esas circunstancias, supusimos que se iban a ir con él, porque ya no tenía sentido su presencia en el banco”, mencionó una persona al interior de la entidad que pidió reserva de su nombre.

A ellos se les suma la conocida cercanía de Sichel con Paola Assael, directora de BancoEstado desde 2018, dos años antes del arribo del actual candidato presidencial. Ella es el nombre detrás de la empresa de estudios de mercado y encuestas de opinión pública Black and White, la primera que posicionó al actual candidato en los primeros lugares de las preferencias presidenciales, cuando Sichel aún era su jefe, como presidente del BancoEstado. 

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Demasiado interesantes sus artículos.

Añadir nuevo comentario