Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Jueves, 3 de diciembre de 2020
Entrevista a Juan Carlos Riquelme

Líder sindical por despidos: "Mega es un mini Chile, no es ajeno al estallido social"

Lissette Fossa

El Grupo Bethia explica 142 despidos por el derrumbe de los ingresos por publicidad durante la pandemia, pero el presidente del sindicato del canal se pregunta por qué no se responde a la crisis bajando los sueldos de los rostros del canal, siendo que siempre han justificado sus abultados montos en la medida en que atraen avisaje.

Este martes 30 de junio, fue un día más frío y gris de lo habitual en los pasillos de Mega. Durante la mañana, el canal de televisión controlado por el grupo Bethia- dueño de Falabella y con inversiones en Latam, Aguas Andinas y Colmena- anunció el despido de 142 de sus empleados, la mayoría del área dramática de la señal.

Otro golpe para la industria de televisión, la que nuevamente enfrenta pérdidas a través de despidos como una medida para bajar sus costos.

Megamedia reportó en 2019 una caída de su ganancia bruta de 29,8% comparada con el año anterior. Sus resultados, después de impuestos, descendieron de 2.330 millones de pesos en diciembre de 2018 a $183 millones de pesos en 2019.

A pesar de los números azules, raros en el panorama televisivo actual, la empresa acusó un fuerte impacto por el estallido social y la pandemia en sus ingresos por publicidad. Con esta justificación, el canal despidió esta semana a 142 trabajadores, a pesar de que ya se había acogido a ley de protección al empleo y a la rebaja de salarios como medidas para mitigar el impacto de la crisis por el coronavirus. 

“Se trata de una decisión dolorosa que se trató de evitar, pero que se hizo imperiosa ante la violenta caída de los ingresos publicitarios y la urgencia de garantizar la sostenibilidad de la empresa en el futuro”, afirmó la empresa en un comunicado a sus empleados.

Para Juan Carlos Riquelme, presidente del sindicato SIME de Mega, esta decisión no sólo es consecuencia de la crisis de la pandemia, sino que también responde a una gestión errática. “Internamente ha habido una gestión que no ha sido del todo óptima para poder solventar o soportar todo lo malo que viene de afuera del canal”, dice.

Riquelme conversó con INTERFERENCIA sobre el efecto de los despidos en Mega, el alto costo que significa el pago a rostros famosos del canal y la insatisfacción de los trabajadores con la empresa, que ven a su principal sindicato con cerca de cien integrantes menos, ad portas de una negociación colectiva reglada fechada para agosto de este año.

- ¿De qué áreas son las personas despedidas este martes?

- La información oficial que nos llegó por parte del canal es que se despidieron a 142 personas, no está el detalle de área por área, pero sabemos que hay administrativos, de producción, área dramática también. Son variadas áreas. Pero el sector más afectado es el área dramática. Ellos, como trabajadores, porque por cuarentena no se puede grabar, estaban parados desde fines de marzo, más o menos.

- La empresa se había acogido a la ley de protección al empleo.

- Sí, la empresa a finales de marzo ejecutó varias medidas formales, que fueron avisadas a los sindicatos, no en común acuerdo,solo avisadas. Y lo único que nosotros pudimos hacer fue aminorar un poco los efectos de las rebajas de sueldos, cambiamos un poco la escala de rebajas de sueldos. Pero las otras medidas, que tenían que ver con suspensión laboral, teletrabajo, rebaja de jornada, tomarse vacaciones, entre otras, se llevaron a cabo bajo los términos de la empresa y eso partió el 1 de mayo.

Dentro de esas medidas estaba la suspensión laboral, pero se aplicó para algunos trabajadores, en áreas puntuales. Por ejemplo, el área dramática se acogió a sus vacaciones de manera colectiva, no a la suspensión laboral.

- ¿Qué razones les dio la empresa para despedir personas? ¿Todo tiene que ver con la pandemia o venían cifras complicadas de antes?

- Desde hace aproximadamente cinco años el discurso en el canal viene siendo que la industria televisiva está en decadencia, que el avisaje y publicidad han ido en baja, que por ende todos los canales tienen números rojos, etcétera.

Ese ha sido el discurso desde hace cinco años y esa ha sido la excusa para los despidos todos estos años. Desde octubre del año pasado se agregó a este discurso el tema del estallido social, también porque el canal no podía funcionar de manera normal.

En fin, con eso bajaron más los ingresos por publicidad. Y ahora último se agrega el tema de la pandemia, las cuarentenas, etcétera.

Si bien obviamente que afecta el tema de la pandemia, por supuesto, ese es un aspecto más dentro de muchos otros. Uno puede decir que es verdad, ha bajado el ingreso por publicidad, después del estallido cambiaron las condiciones para trabajar, que hay una recesión mundial a raíz del coronavirus. Está bien, es verdad, pero en todo este tiempo, estoy hablando de los últimos cinco años, se han seguido contratando rostros, contratando actores, se siguen haciendo programas. Mega seguía siendo número uno en sintonía, el único canal con números azules y se le seguían pagando sueldos a rostros que no salían en pantalla.

Entonces hay una situación del canal que va más allá de la realidad externa, internamente ha habido una gestión que no ha sido del todo óptima para poder solventar o soportar todo lo malo que viene de afuera del canal.

- Esa gestión ¿Es responsabilidad del directorio del canal o de su gerencia?

- Hay varias directrices que se han tomado que no siempre han sido las mejores. Por ejemplo, aquí el año pasado hubo un programa que se quiso hacer, donde se contrató gente, se armaron equipos de trabajo, se pagó por escenografía, estaba todo el proyecto armado con los gastos que incluía. Y a última hora, supuestamente por los estudios que se hacen de sintonía, se dieron cuenta que no iba a ser viable y se canceló todo. Y todo ese dinero que se gastó fue dinero perdido.

Esto es una de las cosas que uno ve internamente en el canal, el sindicato hace sus descargos de estos temas como responde y cuando corresponde a los directivos. Pero hace pensar que cuando hay que despedir gente, se culpa solo lo que pasa afuera del canal. Pero en la interna se mandan condoros, se ha gastado plata que no se tenía que gastar.

A mí no me gusta hablar de personas particulares, pero por dar un ejemplo, Patricia Maldonado salió de pantalla el año pasado. Y se le pagó, por lo menos hasta diciembre del año pasado, su sueldo, un sueldo que no es menor, no es bajo, sin aparecer en pantalla.

Cuando uno pregunta por los rostros, te dicen que los rostros atraen publicidad, mientras se repite ese discurso de que la publicidad en los canales ha bajado. Y por lo menos en Mega, los rostros siguen ganando sueldos grandes, ¿Y si la publicidad sigue bajando, por qué los rostros siguen llegando con tremendos sueldos?

Asumo yo que esos rostros deberían ganar menos, porque atraen menos publicidad que hace unos años, pero no, siguen ganando los mismo sueldos. 

Supuestamente se aplicó una política de baja de sueldos a rostros, pero yo eso no lo puedo comprobar, yo no le puedo preguntar a los rostros si es verdad que les bajaron los sueldos.

- ¿A ustedes les habían advertido que iba a haber despidos en el canal?

- No, no nos habían avisado. Y hace rato nosotros estábamos pidiendo transparencia al canal. Yo entiendo que si vienen o no despidos es un tema delicado, sería delicado avisar eso con anticipación. 

Pero hay otras cosas que generan inquietud en los trabajadores, donde podría haber transparencia y hasta el día no hemos tenido respuesta.

Por ejemplo, el área dramática, a mediados de mayo se acogió a las vacaciones colectivas y a mediados de mayo se les acabaron las vacaciones, entonces o tenían la opción de acogerse a la suspensión laboral o volvían a trabajar, no había otra opción en términos legales. 

Sin embargo, les llegó un correo donde se les avisaba que independiente de que se les acabaran las vacaciones, no volvieran a trabajar, y los trabajadores se preocuparon en ese momento, porque no entendían por qué el canal tomaba esa decisión.

Nosotros hicimos ver eso a la empresa, hicimos las consultas, y nos costó semanas que nos respondieran, y se nos dijo que no tenían que volver a trabajar aún y que se les iba a seguir pagando su sueldo.

Nosotros le dijimos a la empresa que por un lado, nos parecía excelente que a trabajadores no se les hiciera ir a trabajar y se les mantuviera su sueldo, pero nos parecía que eso tendría que haberse aplicado a todos, y que al ser una medida importante, eso el canal debía avisarlo formalmente.

Y hasta el día de hoy no nos han respondido el correo sobre esto. Y ahora, gran parte de esos trabajadores de esa área fueron despedidos, pero antes cuando consultamos por este tema, no se nos respondió.

Por eso digo que hay un tema con la transparencia.

- Imagino que como sindicato, ustedes ven que esto no genera un buen ambiente laboral en Mega…

- Mira, la verdad es que hace mucho rato que en Mega no hay un buen ambiente laboral. Es complejo… nosotros siempre le hemos hecho ver a la gerencia, desde el año pasado, cuando fue el estallido social, que internamente el canal no estaba ajeno a todo el estallido, a toda esa rabia, al sentimiento de injusticia, el sentimiento de no valoración.

Eso también se vive en el canal, era como si Mega fuese un mini Chile, guardando las proporciones. También había poca valoración de los trabajadores, ciertas injusticias internas, diferencias de sueldos, etcétera. Y eso genera una ebullición interna, no menor. Y cada vez que han ocurrido estos despidos, más que miedo, lo que se instala es más rabia y más incertidumbre, menos ganas de ponerse la camiseta.

Nosotros, además, estamos ad portas de una nueva negociación colectiva. Nos corresponde iniciar esta negociación en agosto. La verdad es que no sé en qué va a terminar eso. Mega no nos ha dicho nada sobre la negociación, así que las fechas deberían cumplirse. Y con todo lo que pasó con los despidos de este martes, y respecto a los ánimos en la empresa, se viene un ambiente complejo para esa negociación.

El miedo está siempre. Miedo a perder el trabajo, eso existe. Pero más queda en el ambiente una sensación de rabia y de incertidumbre. Porque se aplicaron medidas de vacaciones, se bajaron los sueldos, hay suspensión laboral y aún así los trabajadores se pusieron la camiseta de la empresa, y a pesar de eso, se despiden a 142 personas. Entonces esto provoca rabia y decepción.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Mega era el otro Chile,......Como es posible que hayan tenido a los mal llamados rostros con sueldos millonarios y que son cero aporte, Luis Jara, Patricia Maldonado, Diana Bolocco, Joaquin Mendez, cuanto gana cada uno de ellos,...¡¡¡¡¡ Soledad Oneto, por leer noticias más de 25 millones, en que mundo viven. Para ese tipo de Televisión, Radios necesitan que el Mercado funcione a mil, como era antes del 18 de octubre,..... Los mismos dueños actuales de Mega, están en toda Latinoamericana, con Falabella y Homecenter, en Argentina, Perú, Colombia, Brasil, México,... Somos 17 millones a los cuales estos señores han hecho su capital en nuestro Chile querido,.... Hoy con los Malls cerrados, con cada chileno lleno de deudas, abra otro Chile, Vean como Contigo en la Mañana, con Monserrat Alvarez y Julio Cesar los tiene de rodillas al Mucho Gusto,......Esa es la televisión que prefiere la mayoría de los chileno,....

Añadir nuevo comentario