Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 19 de febrero de 2020
Comité Central no avanzó en el tema

Los dilemas del Partido Socialista frente al avance de la política independiente

Maximiliano Alarcón G.

El partido apoya la idea de que exista una lista exclusiva para personas sin militancia e invita a independientes dentro de su lista, pero con la condición de que se acomoden a su tradición. Un escenario líquido y potencialmente explosivo para los intereses electorales de la colectividad más compleja del progresismo.

Desde el 18 de octubre de 2019 es que en las incontables protestas de todo Chile, uno de los emblemas que abunda en las calles es el rostro del ex presidente Salvador Allende.

Paradójicamente, el que parece estar escondido en este escenario es el partido en el cual militaba el ex mandatario, el Partido Socialista (PS). Al igual que el resto de colectividades, hoy el PS está acorralado en el Congreso, viendo cómo esta instancia colegiada que representa a los partidos alcanzó apenas un 2% de aprobación en la última encuesta CEP.

Ante este derrumbe de los partidos, y de las instituciones sobre las que estos tienen ingerencia, se vislumbra en Chile un escenario que cada vez más rápido camina hacia una lógica de independientes versus partidos políticos. Y en la histórica tienda de izquierda se ve confusión al respecto, e incluso algo de preocupación sobre el avance del sector apartidista.

Algo que debiese asustar a todos los partidos, pero que en el caso del PS es un temor más aguzado, dada la naturaleza del partido y de los independientes que pueden tener aspiraciones políticas. Esto, pues muchos intuyen que los independientes con perfil político progresista suenan como competencia directa al PS, que es el partido que tradicionalmente trató de representar ese sector.

Ayer sábado se realizó una reunión extraordinaria del Comité Central del PS, en la que se suponía iban a definir -entre otras cosas- los lineamientos de la colectividad en relación al proceso constituyente. Pero más allá de reafirmar ciertos criterios, como que apoyarán la paridad de género, la entrada de pueblos originarios e independientes, no se zanjó en detalle la estrategia para incluir a las personas que no tienen militancia.

Es una papa caliente.

Actualmente el Partido Socialista apoya la idea de que si se conforma una Convención Constituyente para cambiar la Constitución (el escenario más probable), debe existir una lista exclusiva para personas independientes. Además, el PS ofreció un espacio de su tiempo en la franja electoral para los independientes, esto por el rechazo del Consejo Nacional de Televisión a brindar un tiempo para ese sector, lo que beneficia solo a partidos políticos.

Pero más allá de las frases de buena crianza, en el PS es claro que esos principios entrañan varias dificultades.

El ruido comienza cuando se consulta en el PS sobre la posibilidad de que dentro de su lista se integre a personas que no son militantes. La respuesta de varios militantes que fueron consultados por INTERFERENCIA, es que de todas formas entrarán, pero con ciertos requisitos.

El perfil que busca el PS de gente sin partido, es que estos deben compartir las ideas de la colectividad, o incluso, ser simpatizantes. La pregunta inmediata que surge es qué independiente auténtico y electoralmente valioso va a querer prestar su prestigio en aras del PS (o cualquier otro partido progresista) en este contexto de extremo recelo ciudadano hacia los partidos.

Consultado por INTERFERENCIA, Álvaro Elizalde, senador y presidente de la colectividad, dijo: “Vamos a hacer un esfuerzo por que independientes que compartan nuestros principios sean parte de nuestra lista, porque cuando hablamos de un proceso constituyente tiene que ser muy participativo. Creemos que cuando se habla de independientes no se habla de algo uniforme, hay multiplicidad de visiones. En el fondo, lo que nos interesa es dotar de propuestas al debate constituyente. Es fundamental que la elección sea en base a propuestas”, afirmó.

Otro problema asociado a los independientes se sucita cuando se empieza a entrar en detalles respecto de los independientes que orbitan el PS. En medio de las conversaciones para el presente artículo, un alto asesor socialista afirmó fuera de micrófono que no ve con buenos ojos el avance de aquellos independientes que actualmente están organizados en las agrupaciones intermedias de la sociedad (como sindicatos o gremios profesionales), puesto que ello se asemeja al ideal del fundador de la UDI, Jaime Guzmán, de tener un sistema corporativista. Y estos son los independientes -a juicio de este militante- que tienen mayor muñeca política, y por lo tanto más posibilidades de acceder a cupos electorales.

Elizalde de todos modos afirma que no ve temor en que crezca el sector de los sin partido: “Todo lo que contribuya a la profundización de la democracia nosotros lo vamos a apoyar, por ejemplo, a través de este proceso constituyente, a través de la paridad de género, de la integración de pueblo originarios. Esas siempre han sido nuestras ideas”, dice.

De momento el Partido Socialista no ha definido totalmente cómo será su relación con el mundo independiente de cara al cambio a la Constitución ni tampoco en lo que vendrá después, en términos políticos, pero todo parece indicar que lo que haga la colectividad en el proceso constituyente quedará acotado a lo conocido, que no es para nada lo menos riesgoso.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Lo mas probable es que cedan cupos a narco-independientes, de San Ramón y otras comunas "socialistas".

Me interesa el enfoque de sus artículos.

Añadir nuevo comentario