Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 21 de octubre de 2019
Pelambres, Zaldívar y Antucoya

Minera de los Luksic endurece negociaciones sindicales en 3 frentes

Lissette Fossa

Este año coincidieron las fechas de negociación de tres sindicatos de las principales tres mineras del grupo minero de la familia Luksic, lo que ha ha llevado a la empresa a proponer negociaciones más difíciles y duras. Antofagasta Minerals en su historia nunca ha enfrentado una huelga legal, pero si las negociaciones fracasan durante septiembre, octubre puede ser su primera vez.

Sólo durante el último mes, Antofagasta Minerals, la compañía minera de la familia Luksic, ha tenido que enfrentar tres negociaciones colectivas con sus trabajadores, en tres operaciones mineras distintas dentro del grupo empresarial.

La semana pasada terminó en acuerdo la negociación con los supervisores de minera Zaldívar, mientras que continúa en proceso de negociación con el sindicato de operarios de minera Antucoya y con la de supervisores de minera Los Pelambres, la operación más grande del grupo.

A pesar del acuerdo que se llegó en Zaldívar, la huelga estuvo cerca de llegar a Antofagasta Minerals, grupo empresarial presidido por Jean-Paul Luksic que no ha tenido nunca una huelga legal en sus dependencias. A horas de iniciarse la paralización por parte de los supervisores, la empresa entregó una última oferta, la cual fue aceptada por los trabajadores en una estrecha votación de 79 a favor y 70 en contra.

"Aún cuando nuestra posición inicial ha sido obtener mejoras sustanciales a los beneficios estructurales, hemos escuchado a los representantes de la administración y la discusión se ha centrado en el desarrollo de incentivos variables", expresaba el sindicato de supervisores de Zaldívar, en un comunicado del 1 de septiembre en el que daba a conocer el fin del conflicto.

Sin embargo, en el comunicado anterior el sindicato definió el proceso como "en extremo complejo" para llegar a un acuerdo.

Para los dirigentes sindicales y trabajadores consultados por INTERFERENCIA, lo ocurrido en Zaldívar refleja un estilo de negociación más duro. "Son duros y porfiados", dicen.

Esto, pese a que 2018 fue un buen año para Antofagasta Minerals, la que anunció una producción récord para ese año de más de 735 mil toneladas de cobre y ganancias por más de 4.560 millones de dólares.

Pelambres

De la producción total de la empresa, 49% proviene de minera Los Pelambres y es justamente ahí donde se está desarrollando la negociación colectiva del sindicato de supervisores, el personal a cargo de supervisar todos los procesos de la producción de cobre, desde la extracción hasta el traslado para exportación del mineral.

Para Waldo Pérez, presidente del sindicato, también ha sido una negociación dura, pero cree que la actitud de la empresa fue aún más compleja en la negociación pasada del año 2016.

"No han sido negociaciones fáciles, en ninguna de las compañías de Antofagasta Minerals. Pero nosotros desde el inicio de la negociación le dijimos a la empresa que no estábamos dispuestos a relacionarnos en ese estilo, y el comportamiento creo que ha sido distinto con nosotros, pues la empresa ha sido colaboradora, ha entregado información, a diferencia de la negociación anterior de 2016, cuando terminamos de negociar a cinco horas de empezar la huelga”, comenta Pérez.

Según Pérez, son el reajuste salarial, la modificación de jornada y la entrega de gratificaciones los elementos más duros de negociar con la empresa, a pesar de que la prensa tiende a destacar los millonarios bonos de término de conflicto como ejes de la negociación, los cuales no son el hueso duro de roer.

En el petitorio de los trabajadores se encuentra un reajuste de salarios real del 5%, la generación de una carrera funcionaria, bonos de cumplimiento de metas, asignaciones por reemplazo, retiros programados, regular las extensas jornadas de trabajo, que llegan a 12 horas durante el día en turnos de siete días trabajados y siete libres, e incluir incentivos asociados a las alzas de los precios del cobre.

Si es que no se llega a acuerdo sobre estos temas para el 24 de septiembre, Pelambres puede irse a huelga en los primeros días de octubre.

Antucoya

Un escenario pantanoso es el que vive el sindicato de operarios de Antucoya, otra de las operaciones mineras de los Luksic. Según cuenta César García, presidente del sindicato de Antucoya, las negociaciones no avanzaron durante varias reuniones a causa de la negativa de Antofagasta Minerals a responder a su petitorio. De tal modo que el 5 de septiembre decidieron salir de la mesa de negociación hasta que la empresa responda.

"A ellos les gusta el ritual de sentarse, mantenerte expectante, entregar un mensaje de tranquilidad, pero lamentablemente no es así. Son muy complejos, intentan cautivar o entregar el mensaje de que la compañía no está en condiciones de negociar, con los resultados tributarios, cuando nosotros usamos los resultados de producción, donde hay notorias ganancias”, afirma García.

El petitorio del sindicato de Antucoya, que representa a 591 trabajadores, incluye un reajuste salarial, plan de desarrollo profesional, bono de producción y gratificación legal. Después del congelamiento de las relaciones, esta semana retomaron las conversaciones. En caso de no llegar a acuerdo hasta el 26 y 27 de septiembre, la huelga de Antucoya podría coincidir con la posible huelga de Los Pelambres, en los primeros días de octubre.

Si bien todas estas negociaciones son distintas -desde la perspectiva de los trabajadores- los líderes sindicales coinciden en cuestionar las prácticas de la empresa de contratación de personal que no ha hecho carrera profesional en Antofgasta Minerals y la negativa de esta en modificar las largas jornadas de trabajo, una demanda que los dirigentes consideran anti-divorcios, dadas las largas ausencias de los hogares que implican estos turnos.

Para efectos de este reportaje, Antofagasta Minerals fue consultada por INTERFERENCIA, pero la empresa comunicó que no se referirá públicamente a negociaciones colectivas en curso.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario