Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Miércoles, 20 de Octubre de 2021
U. de Chile abrirá sumario administrativo

Ministro de Ciencia es coautor de uno: Comité encontró graves faltas a la integridad de proceso científico en estudios de Dr. Hetz

Diego Ortiz

De izquierda a derecha: Claudio Hetz y Andrés Couve

De izquierda a derecha: Claudio Hetz y Andrés Couve
De izquierda a derecha: Claudio Hetz y Andrés Couve

Después de que múltiples estudios fueran denunciados en internet –incluyendo uno donde participa el ministro Couve–, la Universidad de Chile ordenó revisar el trabajo de Hetz. Se comprobó la manipulación de imágenes, pero se descartó “fraude científico”; algo que según un denunciante es lógico al ser “imposible probar la intención de defraudar”.

El biólogo e investigador, Claudio Hetz, se ha asegurado de que en prensa se entregue un mensaje: en sus múltiples estudios denunciados por irregularidades y manipulación de evidencia en la plataforma de revisión científica, PubPeer, no hubo "fraude científico" - aunque sí graves "errores". Claudio Hetz y supuestas irregularidades de sus estudios: Investigación de la U. de Chile concluye que “no se detectaron acciones constitutivas de fraude científico” fue el titular de La Tercera para referirse a su caso después de que una comisión encargada por la Universidad de Chile revisara las denuncias.

Sin embargo, el informe final del Comité Asesor de la Comisión de Ética de la Facultad de Medicina es categórico: las irregularidades no son supuestas, como tituló el medio de Copesa, sino comprobadas.

El informe indica que “el Dr. Hetz muestra una total falta de autocrítica respecto de acciones que entonces y ahora violan principios éticos básicos en una publicación científica. Más aún, con la última explicación, el Dr. Hetz parece más bien lamentar no haber tenido mejores herramientas de edición de las figuras, de modo que las intervenciones no declaradas hubiesen pasado desapercibidas.”.

Manipulación de imágenes sin declarar y presentadas como evidencia científica, además de una “total falta de autocrítica” para asumir errores y “desprolijidades” fueron parte de las conclusiones; las cuales fueron halladas también en un estudio donde el ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación; Andrés Couve, es coautor. (Revise acá el artículo sobre irregularidades en el estudio de Hetz y Couve).

Incluso, el informe llega a indicar que “el Dr. Hetz muestra una total falta de autocrítica respecto de acciones que entonces y ahora violan principios éticos básicos en una publicación científica. Más aún, con la última explicación, el Dr. Hetz parece más bien lamentar no haber tenido mejores herramientas de edición de las figuras, de modo que las intervenciones no declaradas hubiesen pasado desapercibidas.”. En línea con los hallazgos, la universidad, a través de una carta enviada por el decano de la facultad de Medicina, anunció la apertura de un sumario para determinar “la responsabilidad administrativas que por los hechos relatados le corresponda como funcionario de la Universidad [a Hetz]”.

Sin embargo es cierto el mensaje que se ha difundido en prensa nacional, en la cual también Hetz dio una entrevista reconociendo errores y mostrándose "avergonzado", pero asegurando nuevamente lo mismo: el informe descarta fraude científico, algo que el comité asesor define “como un acto deliberado de creación de datos falsos para apoyar o demostrar una determinada tesis científica”.

“Es imposible comprobar que estas manipulaciones fueron un acto deliberado para defraudar, ya que para eso tendría que admitirlo él. No se puede demostrar esa intención salvo con una confesión, sólo se puede probar que hay errores y manipulación”, explica.

¿Cómo se explica entonces que no haya fraude si el propio Hetz, de acuerdo con el informe, reconoce manipular imágenes? Leonid Schneider, el biólogo que denunció inicialmente a través de un extenso artículo las múltiples irregularidades cometidas por Hetz –y, por extensión, Couve en uno de los estudios donde es coautor– entrega una explicación. (Revise acá el artículo de Schneider para ForBetterScience, “The Ballad of Claudio Hetz”).

“Es imposible comprobar que estas manipulaciones fueron un acto deliberado para defraudar, ya que para eso tendría que admitirlo él. No se puede demostrar esa intención salvo con una confesión, sólo se puede probar que hay errores y manipulación”, explica en conversación con INTERFERENCIA.

De acuerdo con Schneider, el informe resulta demoledor, y se comprueba gran parte de las denuncias que hizo, aunque hubo otras que el comité de especialistas no pudo siquiera revisar. En el inicio del documento, la comisión reconoce que “no todas las observaciones o cuestionamientos fueron validados por el Comité, porque en algunos casos no se tenía los originales debido al tiempo transcurrido”.

Este medio tomó contacto con Hetz para consultar por los hallazgos del comité de “patrones de comportamiento censurables y reñidos con la ética científica”, pero el científico –y a diferencia de lo ocurrido con La Tercera– no quiso referirse a los estudios y las irregularidades detectadas; pese a haber asegurado a esta redacción de forma previa a la realización del informe de la comisión que en sus estudios no existía manipulación de imágenes.

Esto último fue reconocido ante la comisión por Claudio Hetz.

Extracto de informe del comité, donde Hetz reconoce manipulación de figuras

Extracto de informe del comité, donde Hetz reconoce manipulación de figuras
Extracto de informe del comité, donde Hetz reconoce manipulación de figuras

Schneider, en tanto, como conocedor de la exitosa carrera de Hetz, no se convence. “Es un científico muy inteligente y de larga trayectoria, y por lo mismo no creo que pueda tratarse de errores”, comenta.

Durante la entrevista con La Tercera –titulada El mea culpa de Claudio Hetz: “Fallé en mi rol como académico” pero “se demostró que no existía fraude, ningún artículo ha sido retractado”- el científico asegura sentirse avergonzado y reconoce haber cometido errores y desprolijidades, pero asegura no hubo intención.

Schneider, en tanto, como conocedor de la exitosa carrera de Hetz, no se convence. “Es un científico muy inteligente y de larga trayectoria, y por lo mismo no creo que pueda tratarse de errores”, comenta.

Con las irregularidades comprobadas y un sumario próximo, la carrera de Claudio Hetz se ve manchada, pero, ¿qué ocurre con el actual ministro de Ciencia y colega de Hetz, Andrés Couve? El propio informe se refiere también a la responsabilidad de los coautores.

La responsabilidad del ministro

“Respecto de los errores que dieron origen a las observaciones y cuestionamientos publicados en PubPeer, no cabe duda que la implementación de una revisión crítica y rigurosa de un manuscrito en la fase previa a su publicación, constituye una actividad en la cual todos los co-autores deben asumir su responsabilidad, así como también los pares evaluadores y la instancia editorial de la revista respectiva durante la fase de publicación”, indica el comité asesor en el informe final, aunque reconocen que es el autor principal “quien debe asumir la mayor cuota de responsabilidad en el aseguramiento de la calidad y rigurosidad”.

"El Comité reitera su opinión en el sentido que, si bien el Dr. Hetz debe asumir cabalmente su responsabilidad principal en los errores o desprolijidades denunciados en publicaciones donde participó como autor correspondiente, esta responsabilidad también es compartida con los coautores".

La responsabilidad de los coautores, aunque en menor medida que el autor, es reiterada en los comentarios finales del informe: “El Comité reitera su opinión en el sentido que, si bien el Dr. Hetz debe asumir cabalmente su responsabilidad principal en los errores o desprolijidades denunciados en publicaciones donde participó como autor correspondiente, esta responsabilidad también es compartida con los coautores, así como con las revistas que las publicaron”.

Esto último es algo en lo que difiere sutilmente el decano de Medicina, Manuel Arturo Kukuljan Padilla, en la carta que envía al propio Hetz, donde indica que la responsabilidad de los coautores se limita más bien en la ejecución de tareas con irregularidades detectadas.

“Las anomalías reveladas no son resultado de condiciones accidentales o del azar, y pueden atribuirse a falta de prolijidad, descuido o intencionalidad para alterar la presentación de resultados”, indica, algo que entendida la dinámica del “proceso de generación de resultados científicos y su publicación, la responsabilidad de lo descrito es atribuible al autor principal y director del laboratorio, sin perjuicio de eventuales responsabilidades de coautores en la ejecución de las maniobras detectadas”, asevera Kukuljan en la misiva.

INTERFERENCIA, en el artículo Ministro de Ciencias es coautor de estudio que presenta claras señales de manipulación de evidencia, explica las irregularidades presentes en el estudio de Hetz y Couve, titulado La IRE1α gobierna la modelación y la migración celular citoesqueletal a través de la interacción directa con la filamina A.

Según lo informado por Leonid Schneider en su artículo, ambos son acusados de presentar como evidencia científica dos fotografías de experimentos supuestamente distintos, pero que luego de observarlas resultaron ser exactamente iguales, con la diferencia que una tiene cuatro bandas de gel extra en su interior y la otra no. “Los resultados no pueden ser iguales después de experimentos distintos”, explicó a este medio Schneider.

La denuncia de Schneider fue contrastada con la microbióloga holandesa especializada en peritajes forenses en la ciencia, Elisabeth Bik. La científica fue investigadora de la Universidad de Stanford, fundó los blogs de divulgación y análisis de ciencia, Microbiome Digest y Science Integrity y ganó del premio Peter Wildy 2020 a la divulgación de la ciencia, entregado por la Sociedad de Microbiología.

“Encuentro que las explicaciones de Hetz [a las denuncias de Schneider y las anónimas presentes en PubPeer] no son convincentes”, aseguró. Sobre Couve, Bik opinó que “parecería ser una coautoría desafortunada para él”, puesto que el problema principal en términos de integridad científica no es el actual ministro, sino Hetz.

“Encuentro que las explicaciones de Hetz [a las denuncias de Schneider y las anónimas presentes en PubPeer] no son convincentes”, aseguró. Sobre Couve, Bik opinó que “parecería ser una coautoría desafortunada para él”, puesto que el problema principal en términos de integridad científica no es el actual ministro, sino Hetz, quien al momento de la entrevista registraba 27 investigaciones cuestionadas.

Después de analizar tres de estas denuncias, Bik concluyó que en al menos tres investigaciones distintas hay sugerencias de que existió “intención de engañar", “duplicación de fotos” y "posible utilización de Photoshop".

Este medio tomó contacto con comunicaciones del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovación y Conocimiento para saber las impresiones del ministro sobre las irregularidades y faltas a la ética detectadas en un estudio donde firma como coautor. Desde la cartera indicaron que no tenían comentarios al respecto.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

El gobierno, Piñera, couve y sus ministros al igual que su lema, “siempre pueden +, robos, fraudes, estafas, etc, etc …el número de la papeleta al centro los representa más, robando para todos lados, izquierda y derecha, hasta donde alcancen los brazos…

Añadir nuevo comentario