Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 19 de abril de 2021
¿Viene un quiebre?

'Nueva Renovación Nacional': el partido que los díscolos de RN están pensando fundar sin Desbordes

Laura Landaeta
Andrés Almeida

Es una idea tal vez prematura, pues no parece ser este el momento para una escisión, dado el calendario de elecciones nacionales y partidistas. Pero, la idea ya cobra cuerpo, al punto en que tiene un nombre tentativo, el que circula entre los círculos de Carlos Larraín. Esto, en un contexto en que Francisco Chahuán decidió deslucir la nominación de Mario Desbordes como candidato presidencial RN.  

El senador Francisco Chahuán renunció a su precandidatura y dijo que "congelará su militancia" un día antes del Consejo General de Renovación Nacional (RN), en el que el partido tenía que decidir su candidato presidencial: él o Mario Desbordes. Esto, es hoy, sábado 23 de enero de 2021. 

No caben dudas que el candidato será Desbordes, pues las preferencias ya estaban meridianamente claras al momento en que Chahuán presentó su candidatura con 100 firmas entre quienes participaran en el Consejo, como una demostración de fuerzas; y dada la respuesta de Desbordes, quien reunió 350 firmas, un número apabullador, pues son más que los votos que necesita en el Consejo de 500 miembros para ser el candidato presidencial de RN. Cabe mencionar que para inscribir una candidatura solo se necesitaban 30. 

Dos días antes, Chahuán y Desbordes se daban la mano y cada uno prometía aceptar su derrota, si era el caso.

“Lamento lo que pasó (la renuncia de Chahuán) porque nos dimos la mano y acordamos que el que perdía, aceptaba la derrota. Cien apoyos tenía, y yo valoré eso, y yo inscribí la mía con 350; y son 500 consejeros”, comentó Desbordes en La Red el viernes 22 de enero de 2021.

Al final, no fue posible la arremetida de Chahuán -apoyado por Carlos Larraín y Andrés Allamand, dos de los principales líderes no desbordistas de RN- pero era algo que se veía venir. 

El miércoles 19 de enero, Larraín envió una carta a la militancia señalando que “en las últimas 48 horas se desató un ataque para desestabilizar al senador Chahuán en su propia región (Valparaíso). Durante un Consejo Regional, integrantes del grupo controlado por Desbordes u otros precipitados aspirantes, formularon críticas públicas y destempladas contra el senador para hacerlo aparecer carente de apoyo en su propia casa”, dice la misiva que -según el desbordismo- da cuenta de cierto ánimo de empañar el proceso electoral anterior a la renuncia de Chahuán.

Un militante emblemático no desbordista explica el contexto y el ánimo detrás de la carta de Larraín: “Desde la semana pasada los partidarios de Desbordes estaban presionando a los consejeros para que no apoyaran a Chahuán. Nos enteramos por dos de ellos que recibieron llamadas de Cristián Monckeberg y de otros presionándolos para que el partido fuera de una vez por todas eliminando a los viejos estandartes, como Allamand y Larraín. Decían que Chahuán representaba la continuidad de una Renovación Nacional que estaba condenada a la muerte y yo me pregunto. ¿Cómo? Si somos el partido más grande de Chile. Aquí las ansias de poder de este grupo nos están haciendo mucho daño y como ya se tomaron el partido y esto no parece revertirse, no queda más que actuar”.

Consistentemento con lo anterior, Chahuán comentó el viernes 22 que “se ha generado un clima perjudicial y espero que el partido vuelva a ser sensato. Este es el partido en el que he militado toda mi vida”. Chahuán mencionó que el foco del partido debía ser preocuparse de las elecciones de sus alcaldes concejales, cores y constituyentes, "los candidatos están esperando un proyecto constituyente para defender nuestra participación en las constituyentes y no tenemos nada". Según Chahuán "el partido más grande de Chile no tiene una clara línea sobre qué va a defender y con qué argumentos. Acá se ha puesto la carreta delante de los bueyes. La candidatura de Desbordes es apresurada”.

El turno de Larraín

En el desbordismo no hay dudas que la renuncia de Chahuán busca empañar la elección de Desbordes y deslucir el Consejo General en que será ungido, con el propósito de sembrar nuevas instancias futuras donde poder bajar su candidatura presidencial, en favor de cualquier otro candidato de la derecha.  

Desde el ala desbordista consideran que Allamand está tras la renuncia de Chahuán, renuncia que, por lo demás, creen que no es casual que haya sido comunicada en el Patio de Los Naranjos de La Moneda, pues la señal dada es que cuenta con el respaldo presidencial. "Siempre nigunearon a Chahuán, le decían el vendedor de alfombras, el turco... despectivamente, porque no tenía la alcurnia para ser cabeza de Renovación Nacional, y menos para ser Presidente. Lo usaron para desgastar a Mario, a como de lugar, levantando incluso a alguien a quien siempre humillaron, como es el caso de Francisco", dice un desbordista.

El mismo Desbordes hizo una clara alusión a Andrés Allamand en su entrevista en La Red del viernes 22 de enero. “Esto es calcado a lo que hizo en el 2005 la misma persona. Un grupo de RN salió a pegarle con todo a Piñera cuando fue nombrado candidato presidencial del partido. Es la película idéntica. Chiste repetido”.

Sin embargo, la operación de deslucimiento -lo que incluye la renuncia de Chahuán y la carta de Larraín- puede que no haya salido de Allamand. “Andrés no tiene los bonos altos, está alicaído, no quiso ser precandidato y competirle a Desbordes y eso le costó caro en el grupo antiguo del partido, entre fundadores. Además, ¿de verdad crees que Allamand le va a decir a Carlos Larraín qué debe hacer? Es ridículo”, señala uno de los anti desbordistas.

Según esta fuente, los desbordistas creen que es Allamand quien maneja los hilos, pues uno de sus cercanos, Tomás Fuentes -ex jefe de gabinete del ahora canciller y diputado por el Distrito 10- y otros militantes cuyos nombres se asocial al del marido de Marcel Cubillos, se han acercado en los últimos días a Sebastián Sichel.

En esa operación, Fuentes habría tomado peso político propio y distancia de Allamand, y junto con estos militantes, estaría tratado de irse bajo la sombra de Larraín en el partido, con la idea de convencerlo de que se juegue por entero por que RN termine proclamando a Sichel en vez de Desbordes, y -si no es posible- entonces fundar un nuevo partido.

Nueva Renovación Nacional

Nueva Renovación Nacional es el nombre tentativo que nació como un chiste en un whatsapp interno de la disidencia a Desbordes, pero que poco a poco ha ido cuajando como idea, pues expresa un estado de ánimo persistente; es preferible quebrar RN a dejar que Desbordes se salga con la suya.

A Carlos Larraín no le causa tanta gracia el chiste, pero tampoco lo repudia.

Según los militantes disidentes, el factótum de RN no ha dado el vamos para el quiebre, pues vienen elecciones y la ley anti-díscolos castiga a los candidatos y dirigentes que se cambian o renuncian a los partidos durante los procesos eleccionarios, y porque todavia ve posible derribar a Desbordes sin necesidad de cirugía mayor.

Para los militantes, la creación de un nuevo partido se ve como algo necesario, pues el desbordismo ha sido tajante en cerrar la posibilidad de libertad de acción en materia de candidaturas presidenciales. "Lo que corresponde es apoyar al candidato del partido, guardar silencio o irse", dice un desbordista. 

La lógica de los desbordistas es razonable, desde la perspectiva de la disciplina de cualquier partido, por lo cual la disidencia empieza a concluir que hay que adoptar la tercera opción; irse. “La actitud de Desbordes y su camarilla deja mucho que desear, en especial respecto de dejar que los militantes se expresen. Es por ello que es mejor retirarse y refundar Renovación bajo los principios que nos guiaron siempre. Lo hicimos una vez, lo podemos hacer de nuevo. Y lo vamos a hacer”, comenta otro de sus antiguos militantes.

Más allá de la bravata, detrás de Nueva Renovación Nacional está la idea política de largo plazo de que es preferible un partido de menor tamaño, pero de mayor consistencia, influencia y navegabilidad por parte de una elite política y social. Todo lo que no representa Desbordes y sí Larraín.

Alerta temprana

Mario Desbordes tiene conciencia de que es el blanco de los ortodoxos, y que están dispuestos a todo con tratar de bajarlo. “Van a seguir las zancadillas, las declaraciones altisonantes y tratando de bajarme”, declaró a los medios.

Un cercano al pre candidato de RN, consultado a acerca de la posibilidad de que los conservadores intenten dividir el partido y crear un nuevo conglomerado, dijo; "no me sorprendería".

Según esta fuente, empezó una gran operación de "compra" de candidatos RN a alcaldes y cores, al ofrecerles financiamiento a cambio de dar la espalda al que hoy se prefigura como el único candidato presidencial del partido.

Sin embargo, otro desbordista considera que no están dadas las condiciones para quebrar RN. "Después del sábado (hoy), el partido se va a poner en modo elección, lo que va a cambiar el ambiente", asegura.

Además de las elecciones populares de abril, la mesa del partido señaló que habrá elecciones partidistas el sábado 15 de mayo de 2021, y que se nominará a Rodrigo Galilea como uno de los vicepresidentes, un personero que ofrece garantías a los ortodoxos. Ambas cosas "tenderán a descomprimir los ánimos".

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Es cierto que Desborde , no es del mismo círculo social y económico de Chahuán y otros Sres. de la derecha , pero hay que reconocer que es más inteligente que muchos . Saludos.

Añadir nuevo comentario