Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Domingo, 24 de Octubre de 2021
Newsletter 'La Semana'

Pedro Castillo entra a Lima

Andrés Almeida

plaza_2_de_mayo_lima.jpg

Plaza 2 de mayo, Lima. Foto de la ex candidata Verónika Mendoza
Plaza 2 de mayo, Lima. Foto de la ex candidata Verónika Mendoza

Aunque el órgano electoral peruano se tomará tres semanas en resolver las impugnaciones, las acusaciones de fraude de Keiko Fujimori no tienen sustento. En la espera, el virtual presidente electo comienza a palpitar la política limeña.

Este artículo es parte del newsletter exclusivo La Semana del pasado viernes 11 de junio, y ahora se comparte para todos los lectores y fue actualizado con información del 14 de junio de 2021.

Al cierre de la edición el órgano electoral peruano ya había contado el 100% de los votos y anunció que resolverá las reclamaciones de actas impugnadas y sus apelaciones en un plazo de tres semanas, según estimó el diario limeño El Comercio, las cuales -pese a la espera- difícilmente revertirán la ventaja de 48.220 votos del candidato y virtual presidente electo, Pedro Castillo.    

Según Ojo Público, los Jurados Especiales Electorales rechazaron casi el 60% de las nulidades de Fuerza Popular [el partido de Fujimori] ingresadas en el plazo de ley. Según el conteo del medio, al domingo pasado, "sólo 134 solicitudes de nulidad se ajustan al plazo y, de estas, 79 han sido resueltas en su contra. Solo quedan 55 por resolver en primera instancia".

A lo Donald Trump, Keiko Fujimori -la candidata derrotada e hija del ex presidente y ex dictador peruano, Alberto Fujimori- está buscando ensuciar el triunfo de su contendor mediante acusaciones de fraude, las cuales han sido descartadas por los observadores internacionales, y una misión de la OEA recién llegada a Lima descartó "graves irregularidades". Al respecto, conviene leer este artículo de Aramís Castro también en Ojo PúblicoDesinformación y falsas acusaciones de fraude en la recta final de las elecciones en Perú

En paralelo, las fuerzas anti fujimoristas (no necesariamente cercanas a Castillo), reactivaron la batalla judicial en contra de Fujimori, por lo que un fiscal limeño solicitó su prisión preventiva para enfrentar un juicio por corrupción, en una de las aristas del caso Lava Jato en el cual la empresa brasileña Odebrecht financió la política de varios países latinoamericanos, incluido Perú, donde hay antecedentes de aportes a la campaña presidencial de la candidata en 2011 y 2016.

Castillo, por su parte, ya está en Lima esperando poder hacer su proclamación, y palpita ya el escenario de la capital desde donde tendrá que ejercer el oficio de alto riesgo que es ser presidente del Perú.

Castillo, por su parte, ya está en Lima esperando poder hacer su proclamación, y palpita ya el escenario de la capital desde donde tendrá que ejercer el oficio de alto riesgo que es ser presidente del Perú.

Entre las bajas asociadas la cargo, se encuentran Alejandro Toledo (prófugo por el caso Lava Jato, residiendo en Estados Unidos), Alan García (imputado por el mismo caso y suicidado), Ollanta Humala (imputado por el mismo caso), Pedro Pablo Kuczynski (renunciado por el mismo caso), Martín Vizcarra (destituido en el marco de un escándalo conocido como El Club de la Construcción) y Manuel Merino (renunciado dado su manejo de las protestas de noviembre 2020 que dejó dos muertos y 41 desaparecidos). Todos limeños, salvo Toledo que es de la provincia de Áncash.

Buena parte de la dificultad de gobernar estriba en que el escenario capitalino implica que los presidentes hayan debido enfrentar -además de su ilegitimidad por corrupción- a un Congreso agresivo y fragmentado. Algo en lo que Castillo no tiene experiencia, dado que ha hecho su carrera política desde el magisterio de profesores y en las provincias andinas, a diferencia de Toledo, quien tempranamente estudió en San Francisco Estados Unidos, para incorporarse luego a la elite limeña. 

Respecto de este escenario hostil, es interesante este artículo de opinión de Diego Salazar en The Washington Post (en español): Perú, un país víctima de irresponsables, en el cual ejemplifica esta irresponsabilidad con el caso del reputado analista Juan Carlos Tafur, quien llama a un "golpe restaurador" en caso de que Castillo se desvíe de la Constitución.

También Salazar menciona el grave despido previo a la segunda vuelta de la colombiana Clara Elvira Ospina, directora periodística de América TV y Canal N -dos de los más importantes canales de TV que pertenecen a los grupos La República y El Comercio, siendo este el principal dueño- quien daba garantías de una cobertura imparcial. Conforme este artículo: Despido de directora periodística de principal televisora del Perú agudiza crisis de credibilidad en la prensa durante polarizadas elecciones, publicado en Knight Center -una entidad académica enfocada en el periodismo de la Universidad de Texas, Austin- por Paula Nalvarte, el despido de Ospina responde a su negativa frente a las presiones que recibió para favorecer a Fujimori en la cobertura.

Es en ese clima donde Castillo ha de intentar sobrevivir y realizar un cambio al modelo y una nueva constitución, contando solo con más o menos un tercio de los congresistas a su favor, el respaldo de Verónika Mendoza, una candidata de izquierda sin mucha votación ni congresistas, pero que puede servirle de cabeza de avanzada para instalarse en Lima, con los cuadros técnicos necesarios para gobernar. 

Al respecto, es interesante la entrevista que hizo Felipe Aldunate, en El Mercurio Inversiones a Pedro Francke, uno de los aliados de Mendoza: Principal asesor económico de Pedro Castillo: "Las inversiones chilenas han sido positivas para Perú". Más allá de lo que pase con las empresas chilenas, Francke asegura; “No vamos a hacer estatizaciones, ni vamos a hacer control de cambios, es decir, el movimiento de capitales va a seguir siendo libre. El régimen de estabilidad monetaria y cambiaria vamos a mantenerlo igual. En Perú hay una amplia libertad del movimiento de capitales y eso va a seguir así. En el último tiempo es verdad que la gente ha sacado bastante plata, porque en Perú si alguien quiere sacar 100 millones de dólares los puede sacar, con restricciones por temas de inteligencia financiera para ver temas de narcotráfico y esas cosas, pero es libre. Y va a seguir siendo así. El régimen de estabilidad monetaria y cambiaria, vamos a mantenerlo igual [lo que incluye la autonomía del Banco Central]".

De todos modos, pese a esta moderación, sigue siendo complicada la gestión de Castillo. Al respecto, entrevisté para INTERFERENCIA a Omar Awapara: "Castillo puede acumular fuerzas, pero lo esencial hoy es la desarticulación social", en donde este politólogo analiza desde la perspectiva social las posibilidades de navegar del virtual presidente electo. Awapara considera que existe un fuerte malestar social, que las elites han ignorado, pero que -ha diferencia de Chile- las fuerzas sociales peruanas no han desperado, pues se encuentran fragmentadas ¿Podrá Castillo darles estructura?  

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Añadir nuevo comentario