Estamos donde tú estás. Síguenos en:

Facebook Youtube Twitter Spotify Instagram

Acceso suscriptores

Lunes, 21 de octubre de 2019
¿Huelga inédita?

Sindicato minera de Luksic: "La empresa se niega a repartir su riqueza con sus trabajadores"

Lissette Fossa

Esta semana los trabajadores de la minera Antucoya, perteneciente a Antofagasta Minerals, votaron huelga. Para su dirigente, César García, los trabajadores expresaron con su decisión el cansancio que sentirían ante la falta de gratificación y reconocimiento de su labor, en medio del alza de la producción de la empresa. 

Esta semana finalizó el periodo de negociación colectiva reglada entre el sindicato de operarios de minera Antucoya, perteneciente a Antofagasta Minerals, y la empresa cuprífera. Durante los turnos del día jueves y viernes, los trabajadores decidieron, con 520 votos en contra, rechazar la última oferta de la empresa y aprobar así la huelga. Solo hubo un voto a favor. 

Con esto, el lunes 30 se inicia un periodo en que la minera podría solicitar la mediación obligatoria, en donde la Inspección del Trabajo actúa como mediadora por cinco días más de negociación. De no ser así, el próximo 7 de octubre comenzaría la primer huelga legal en dependencias de Antofagasta Minerals, empresa de la familia Luksic.

César García, presidente del sindicato de Antucoya, es enfático en aclarar que aunque ésta podría ser la primera huelga legal de la empresa, no sería la primera paralización. El año pasado habrían paralizado faena durante unas horas, por el derecho a una colación en medio de los turnos de seis horas que realizan los mineros, que finalmente lograron concretar.

INTERFERENCIA conversó con César García sobre las próximas etapas de la negociación y sobre los puntos en que Antofagasta Minerals parece no querer ceder con sus empleados.

¿Qué temas han sido los más complejos de negociar con la minera?

Son los que nosotros denominamos puntos centrales: incremento al sueldo base, modificar el bono mensual, implementar un bono de producción anual y el pago de gratificación, que es un tema muy importante para nosotros. En esos puntos no hemos tenido acercamiento. La empresa propuso una gratificación, pero de acuerdo a las ganancias que Antucoya tiene, no es satisfactorio para nosotros.

¿Por qué para ustedes es importante obtener la gratificación?

Ellos consideran que por los resultados tributarios ellos no pueden ni deberían pagar gratificación. Pero cuando nosotros revisamos los resultados operacionales, estos son positivos. Ellos se excusan con que sus resultados tributarios son negativos, pero son negativos porque hay una estructura de financiamiento de la compañía que paga 100 millones de dólares anuales a los acreedores de préstamos, esos 100 millones de dólares lo suman a los resultados tributarios y por ende da negativo. Pero la empresa no está en pérdida, aporta al grupo Antofagasta Minerals su granito de arena.

Y eso se reclama, que Antofagasta Minerals sale al mundo diciendo que han crecido en metas operacionales, en producción, cada año han incrementado su ganancia, y resulta que el trabajador queda mirando hacia el lado, porque no hay un reconocimiento a los trabajadores, la calidad de vida en faena es básica. Y minera Antucoya es un desafío permanente en su producción diaria. Acá si se detiene un punto de la planta, se detiene todo el proceso.

¿Han sentido cierta presión por llegar a acuerdo? Considerando que la empresa destaca públicamente que no ha tenido huelgas legales en su historia.

Los mineros de Antucoya hemos sido los primeros de Antofagasta Minerals que han paralizado. El año pasado paralizamos, a fines de agosto, por seis horas. Exigimos sentarnos a conversar sobre la gratificación y sobre una colación en terreno, porque pasábamos seis y hasta ocho horas durante los turnos, sin comer. Solo estaban establecidos los desayunos, los almuerzos y cenas, nada entremedio. Logramos el tema de la colación para los trabajadores.

Con respecto a la negociación, la empresa no se ha referido explícitamente a la huelga. Pero sí, en las conversaciones que tuvimos, ellos insistían en que aceptáramos la oferta de la empresa, decían que eso era lo que había para negociar, nada más. Pero una negociación no es para imponer, es para llegar a acuerdo. Ya en las primeras reuniones hablaban de proponer y discutir, pero no veíamos la palabra "resolver". 

Ellos son muy duros en la negociación, no quieren repartir las ganancias tampoco. Si nosotros llegamos a paralizar, va a ser por nuestra dignidad.  Imagina que se niegan a subir un bono que se mantiene en 50 mil pesos, pero ellos ganan millones de dólares ahora que la libra de cobre a ha subido. No han sido capaces de compartir la riqueza y reconocer a los trabajadores y los mineros se cansaron.

Ustedes, incluso, se retiraron en un momento de la mesa negociadora ¿Por qué?

Claro, nos fuimos dos veces de la mesa negociadora. Y porque no avanzábamos, no había propuestas de la empresa. Pero nuestro plan B ya está en ejecución y ese es la huelga.

Incluso, el día miércoles, cuando les presentamos a los trabajadores la última oferta de la empresa, ellos salieron a manifestarse en la mina, en el edificio administrativo. Nuestros "viejos" están concientes que si no es ahora, no es nunca. Esta es la oportunidad para cambiar nuestra realidad.

Ya que estás aquí, te queremos invitar a ser parte de Interferencia. Suscríbete. Gracias a lectores como tú, financiamos un periodismo libre e independiente. Te quedan artículos gratuitos este mes.

Comentarios

Comentarios

Y por qué cresta la empresa tiene que compartir las utilidades? Por definición, son de los dueños de la compañía. A los trabajadores ya se les paga por su trabajo, esa es la contribución a la productividad y su consecuente compensación. Otra cosa es que puedan conversar sobre mejorar sus remuneraciones o aumentar sus beneficios, siempre dentro de los límites de lo que es posible financieramente para mantener rentable a la empresa.

Añadir nuevo comentario